¡TROPA DEL

CARALLO!

 

 

 

El haber colgado en mi “web” un QRX sobre el fascismo en la URE ya, para alguno que otro, es motivo de expulsión. De los que así se expresan, sin añadir en qué fundamentan su pretensión, diré que son expeditivos en los métodos, tanto como desinformados.

Que en la URE hubiese un presidente, en los tiempos más duros del franquismo, que tuviese los cojones de exigir a todo un director general de Telecomunicaciones que nos diese una disculpa por unas palabras de menosprecio hacia nuestra afición, es algo que supone un plus de dignidad; que el colectivo se dividiese entre los que, jugándose la licencia, lo apoyaron; los que, adecuándose al “poder”, priorizaron la licencia a la dignidad; y, los “otros”, que ni sufren ni padecen y miran para otro lado, entró –pues ya es historia- en la vergüenza colectiva de la que ya pocos se acuerdan, y alguno que otro, la oculta interesadamente en sus repetitivas narraciones.

El presidente con dignidad soportaba la Dictadura, como muchos más, pero no comerciaba con su dignidad. Supongo que era un republicano, que, a mi, me enseñaron de niño, que como los socialistas, los anarquistas, los comunistas, los nacionalistas… y los monárquicos, eran todos “rojos”.

Se fue, y tras bastantes meses de zozobra, vino otro, y la URE aparece representada en todos los escenarios de Protección Civil, Cruz Roja y demás parafernalia inútil, refugio de generales en la reserva y de políticos acabados, y todos felices y contentos, perfumados y desinfectados con Ozono-Pino, como las salas de cines de la época, los dormitorios de los acuartelamientos, hospitales… Ya se sabe: el que a buen árbol se arrima…

Pues Pardeiro y González, estimados y veloces lectores de mi “web”, por más que pretendan lo contrario y pese a no estar escrita en inglés, se han escandalizado de mi relato sobre el fascismo en la URE, sin pararse a informarse si tal relato es veraz o inveraz. El despliegue justificador del expediente de expulsión, de Pardeiro, se contradice con otros alardes de jurista en los que razona medianamente bien sobre algo, para luego terminar con la “justicia del linchamiento”, que salvo él, todo el que ha leído algo de la historia de los EE. UU., sabe que consistió en que el fin justificaba los medios, y por lo tanto, no era necesario un juicio sino directamente colgar de un árbol al sospechoso. (Ya lo estoy "viendo" tirando de la cuerda...)

Oculta que los dictámenes recabados por la JD y pagados por todos los socios, dejan claro que la AG carece de atribuciones para tomar el acuerdo que tomó, y que los acuerdos que conculcan la LODA son nulos de pleno derecho. Además, intenta responsabilizar a la JD de que ejecute ese acuerdo, cuando la JD carece, como la AG, de atribuciones para ordenar la apertura de un expediente disciplinario. Es el presidente el que tiene que ordenar al SG que inicie ese expediente, y es preceptivo que antes de pronunciarse, se escuche al expedientado, que en este caso y por una chorrada formal provocada por el ansia de joder al prójimo que le cerró el acceso que casi tocaba con las yemas de los dedos, a la SG de la URE, la AG se pronuncia sin entrar en las imputaciones ni en quiénes ni cuántos ex directivos quedan afectados por ese acuerdo. Un acuerdo genérico en cuestiones disciplinarias conculca las garantías jurídicas más elementales. ¡Burro!

Claro que, con el espíritu del Juez Lynch, eso importa poco: se abre expediente (no a todos) al infrascrito, se tira al cesto de la basura su defensa, se acuerda la expulsión, mientras, ya se van cambiando a los miembros de la CG que no sean “afectos al régimen”, y si tiene dinero y tiempo de vida para esperar un par de años, que vaya al juzgado a reclamar. Lo más lógico es que, dada su avanzada edad, palme en el empeño.

Y, a esto, yo le llamo fascismo.

El otro (acabo de inscribirme en un curso de inglés en 4 días para estar a su nivel) dice que no es su tarea fijar los motivos por los que se me expulse; a él, le basta con estar convencido de que “hay que echarme”. Es más: hay que acudir a un abogado diferente del que ahora lleva las cosas de la JD para que me lleven al juzgado de guardia por decir que en la URE hubo fascismo. ¡Burro! Lo primero que tiene que hacer es enterarse de si mi relato es veraz, y no seguir en la línea expeditiva de liquidar todo lo que, según sus consignas, estorba.

Y, a eso, yo le llamo fascismo.

Si no he puesto nombres en el relato es porque el protagonista de la historia ha cumplido la condena que los jueces estimaron que mereció, y, ahora, es un ciudadano libre, con todos sus derechos, entre ellos el de trabajar y percibir por su trabajo y específicos conocimientos, los honorarios que vengan al caso. Y trabajar, como cualquier otro español, para aquellos clientes que se acerquen a la puerta de su negocio, requieran sus servicios y se los pueda prestar. Nunca perdió su condición de radioaficionado, y siempre conservó su indicativo. ¿Se van enterando -¡burros!- o le digo al "rana" que le ponga música de fondo?

Así que, González (curioso: González significa “hijo” de Gonzalo… jejeje) métase la lengua donde mejor le quepa, y no le marque el camino del juzgado a la JD: ¡vaya usted, si además de verborrea barata tiene cojones! Allí le espero, con las pruebas de que mi relato es veraz, incluso igual el protagonista acude de testigo.

Así que, Pardeiro, vaya olvidándose de sus particulares odios y de sus frustrados intentos de ser secretario general, no busque tumultos que le apoyen en su revancha, que me está haciendo dudar de si he de seguir deseando que la JD dimita antes de terminar el año 2013 o mejor espero a comprobar cómo, una vez más, usted proclama que hará una cosa y luego se caga por la pernera y no tiene cojones de cumplir su palabra: ya sabe que me refiero a eso que prometió de que el 31 de diciembre de este año causaría baja voluntaria si esta JD siguiese en las poltronas. ¿A que su palabra vale lo que sus conocimientos de Derecho, o sea: nada?

Pues ya lo tenemos claro: Pardeiro y González son el futuro de la URE.

 

DOS NOTAS A VUELAPLUMA RECOGIDAS EN "GOOGLE":

Por si a alguien le queda duda de la doctrina Pardeiro/González, de muestra, un par de botones:

Un linchamiento es la ejecución sin proceso por parte de una multitud, de un sospechoso o de un reo. El origen de la palabra viene del apellido de Charles Lynch, juez del estado estadounidense de Virginia en el siglo XVIII, quien en 1780 ordenó la ejecución de una banda de conservadores (tories) sin dar lugar a juicio.

Buscando en el diccionario esta palabra, encontramos que linchar es matar a una persona, sea este culpable o no, sin la debida investigación o juicio anterior, y si esa ejecución la llevan a cabo un grupo de personas o una turba furiosa.

Y yo, insisto: Este tipo de acciones, aunque no mediase tumulto, fueron habituales en las dictaturas del tipo que fuesen; sin duda, en las fascistas. Si alguien, en un colectivo y en el Siglo XXI, busca apoyos para alcanzar un fin obviando los trámites estatutarios y legales, para, desde el "tumulto sediento de sangre" (como dice González) pretender ejecutar a otro miembro de ese colectivo, en el sentido de lograr su expulsión, ese tipo además de ser un indeseable, es un fascista.

 

(Volver a QRX...)

.