JUAN CARLOS Y PARDEIRO

 

G. Belay.- EA1RF.

12/06/14

 

Dentro de unos muy pocos días S. M. Don Juan Carlos de Borbón y Borbón dejará de ser Rey de España. Una vez que deje de serlo no podrá (según la normativa) seguir teniendo el prefijo EA0 y tendrá que buscar otro que, como al parecer seguirá viviendo en “La Zarzuela”, tiene que ser un EA4. O dejar la radio.

¿Le importa a alguien esta circunstancia? Aprovechando la abdicación se ha puesto de moda eso de Monarquía o República. Estoy pensando en el secretario general de la URE, en su camión y en su grúa, que a lo que se ha empezado a comprobar se la ha llevado a Monte Igueldo 102, pretende aparcarla en la segunda planta y ya está repartiendo gruazos, porque era visto que sería incapaz de asumir un mínimo reproche aunque fuese uno entre el pequeñito aluvión de felicitaciones que le han llegado de sus pretorianos/palmeros. Y digo que estoy pensando en él porque no sé si es monárquico o republicano (estamos todos en nuestro derecho a ser de un lado o del otro o como yo “monarpúblico”) y si fuese lo segundo y aprovechando ese vacío legal que dicen que hay en la sucesión, igual Pardeiro pone en movimiento el camión y la grúa y recolecta firmas para retirarle la Presidencia de Honor. No porque la tenga tomada con él, sino porque como es un hombre muy reflexivo puede llegar a la conclusión de que esa Presidencia de Honor no se la otorgamos a Juan Carlos de Borbón y Borbón, sino al Rey de España.

Si Juan Carlos pierde la condición de Rey pierde el derecho a que antes de que ninguna institución lo proponga para algún tipo de honor o distinción, haya que consultar si el Rey autoriza ser propuesto. Si autoriza, como ocurrió en el caso de la URE, entonces la JD redacta la propuesta para que la Asamblea General se pronuncie, lógicamente, a favor.

Juan Carlos dejará de ser Rey, motivo por el que es Presidente de Honor de la URE, y dejará de ser EA0JC, salvo que introduzcan alguna variación en las normas de los indicativos.

Pero aún quedan más flecos: ¿Juan Carlos de Borbón y Borbón, es socio de la URE? He repasado mis archivos y nunca ha figurado como socio. Igual ahora sí. Pero no es lo mismo que aparezca su indicativo entre los de los demás socios, que como tal aparezca… por ejemplo en las relaciones de recibos que se envían a los bancos para percibir las cuotas. ¡Ah, que no paga cuota! Entonces, no es socio. El Estatuto y el RRI son muy precisos a la hora de determinar las condiciones que tiene que cumplir un socio. No hay (o había) más excepciones que los fundadores y los exentos por la modestia de sus ingresos, y no es el caso de Juan Carlos.

En cuanto a Felipe de Borbón y Grecia y en lo que ahora recuerdo, estuvo muy simpático en la recepción que nos concedió, pero de radioafición “na de ná”.

Volviendo a Pardeiro, convengamos en que o mucho cambia o acabará mal. Incluso considero en sus aspiraciones y desde la edad que tiene, un grave error subirse al tren con el personal que lo maneja. Hace unos meses negociaba con Pedro (una indecencia) la posibilidad de sustituir al secretario general en la candidatura del 1012. Ahora se tiene que sentar en una directiva donde aquel a quien pretendía sustituir es el vicepresidente, y con el que negociaba la sustitución es el presidente. Ellos saben perfectamente en qué fundamentaban la necesidad de la sustitución, y no caben disimulos. Porque es otra de las cagadas de estos dirigentes a los que les va esto de ponerse guantes de lija gruesa. Llegar a un cargo al precio que sea dice poco de las personas que en ello andan. Lo dicho: una indecencia que tiene entidad suficiente para que, el que fue objeto de ella, jamás se sentase con ninguno de los otros dos. Pero claro... vista la mochila...

Pardeiro es incapaz de soportar el más mínimo reproche. Máximo le ha dicho públicamente que fue víctima de su incontinencia verbal. Salieron los pretorianos de turno a poner fino a Máximo, y finalmente salió él. Ni más ni menos que acusa a Máximo de exhibicionismo en RADIOAFICIONADOS, porque se ha hecho cargo de una sección y en la “mancheta” incluye a todos los que con él colaboran a darle más categoría a los contenidos. ¡Increíble! Porque me parece todo lo contrario: podría decir “esta sección la hago yo sólo” y lejos de ello, publicita a todo el equipo de colaboradores; además lo están haciendo bien; además sigue el ejemplo de lo que en la revista se publicita, donde aparecen los nombres de los vocales técnicos y de los que con ellos colaboran; además, en la revista aparecen llamadas para que aquellos socios que tengan capacidad para redactar y divulgar artículos técnicos se incorporen a la redacción. Y esta tarea de buscar colaboradores, que no es nada fácil, cuando el que ahora dirige el cotarro va llenando de calidad esas páginas, en menos que canta un gallo, viene Pardeiro con el camión y la grúa a tumbarlo todo. ¿Cómo se puede ser tan zafio? Está claro: si lo de este hombre es manejar un camión y una grúa alguien tiene que hacerle comprender que no puede aparcarlo en la segunda planta de Monte Igueldo. Zapatero a tus zapatos.

Será interesante ir comprobando cómo se junta el hambre con las ganas de comer. Toca esperar por si el “caso honores” se reabre y afecta al no socio Juan Carlos y a alguno más; y está el “caso contratos” que se despedirá la empleada sea cuál sea el resultado del recurso ¡ojo! y sin indemnizarle los 10.000 € (o sea: otro pleito, más abogados, más dinero, menos radio).

Y termino: Máximo se limitó a recordarle su incontinencia verbal y ha recibido el previsible gruazo; yo podría recordarle que cuando puso en marcha el “caso honores” y el asesor jurídico de la URE entregó el dictamen por escrito a la directiva, Pardeiro tuvo el privilegio de sostener una conversación con algunos directivos y el abogado, buscando la manera de joderme. Para que nos entendamos: a él le permitieron que un abogado que pagamos entre todos le asesorase en el camino que tenía que seguir para, repito, joderme. Llegada la AG, a mí no me dejó el presidente defenderme, pues apenas leídos los dos primeros párrafos no hizo otra cosa que interrumpirme hasta que desistí. ¿Por qué, con el dinero de todos, se paga a un abogado para que asesore a la directiva y acaba asesorando en una cuestión personal a Pardeiro? ¿Por qué a mí no se me pagaron los honorarios de ese abogado, o simplemente, no se me avisó a fin de que estuviese presente en esa reunión en igualdad de condiciones con los que querían joderme?

¿Por qué no dejó que me defendiese en la AG, el tal Enrique? ¿Alguien sabe por qué dimitió, el tal Enrique? ¿Y su hubiese, el tal Enrique, sufrido un ataque de pánico? ¿Había algo raro debajo del “caso langostinos”?

(Volver a QRX...)