ESTÁN MUERTOS y

APESTAN

G. Belay.- EA1RF.

25/06/14

 

Cuando yo me muera, no le voy a volver hablar a nadie, ni a escribir. Y cuando palmemos todos, el silencio será sepulcral. Porque el aforismo ya lo dice: “la muerte todo lo soluciona” y acabaremos todos en Parla. Además, se muere lo mismo con dignidad que sin dignidad. Rico que pobre. Es falso eso “su muerte, aunque esperada, nos ha sorprendido a todos; lo vamos a echar mucho de menos”. Para nada: te mueres y al día siguiente nadie se acuerda de ti. Tu hueco lo ocupa otro. ¿Quién se acuerda de Tito Vilanova? ¿O de Di Stéfano? Como mucho su gente más cercana, un par de meses...

Los políticos mueren cuando dejan la política; o cuando se la hacen dejar otros; o cuando las urnas le dan la espalda. Es igual que se agiten en donde quiera que se han ido a refugiar: Están muertos. O están muertos para la función política, han sido sustituidos por otros, no eran imprescindibles y raro es que se les recuerde por lo positivo que hayan hecho, sino y de ser recordados, será por lo negativo. Si encima te has metido en una pocilga nadie te irá a poner flores a la sepultura, porque olerás eternamente a mierda. Yo quiero que me incineren, así nadie dirá que huelo mal; y no quiero flores, ni coronas, ni oraciones, ni plañideras. Si Dios existe no necesito intermediarios para entenderme con Él. Si no existe, no pasa nada porque no sientes nada porque estás muerto. Esta es la cuestión: ¿qué me tiene que preocupar, si estoy muerto? Nada.

El debate más intenso y constante con Ella a lo largo de los 56 años de convivencia, fue el de la economía. Como buena madre y ama de casa y siempre con el recuerdo de la niñez de aquella postguerra que nos tocó vivir a nuestra generación, el ahorro privó sobre todo lo que significó el bienestar social. Para Ella, el día de mañana era la idea permanente, mientras para mí sólo el presente y las necesidades de cada momento, ya que el día de mañana estaba asegurado por las cotizaciones a la SS, y cualquier incidencia de salud, también. ¿Acumular riqueza? ¿Privarse? ¿Patrimonio? Siempre pensé que con lo necesario era suficiente, y logrado un techo, tener para vestir y comer y formar a los hijos, lo demás es superfluo. A Parla nada te llevas y nadie te espera. Esa es mi baza: nada quiero porque nada necesito; y lo que puedo comprar con dinero o ya lo tengo o no me motiva. Es la ventaja de no ser ambicioso, pero sobre todo, de estar muerto.

Ahora resulta que, otra vez, quieren cargarse a los miembros de la Comisión de Garantías para poner a personas más dóciles. El motivo es el mismo de la “otra” vez: Parece que un socio expedientado, inteligente y desconfiando que el secretario general o alguien de la JD pueda manipular la documentación, ha enviado simultáneamente el recurso además de por el conducto reglamentario, al QTH de los miembros de la Comisión, y esto es motivo, según se dice, para que sean removidos de sus puestos. ¡Venga ya!

Es que no tienen ni puta idea. ¿Qué responsabilidad tienen los miembros de la Comisión, si alguien les envía una carta y la abren? ¿O si los llaman por teléfono? ¿Cuántos jueces reciben correo en su domicilio y lo abren y es de un imputado? ¿Dónde está prohibido eso? ¿Destituirían al juez? El problema no es que reciban información paralela sino que tengan claro que esa información, o está en el sumario o no existe. Si es la misma... servirá para comprobar si está o no manipulada. Y para mayor demostración de que estamos en una dictadura bananera, no hay nada que impida a un socio expedientado, enviar copia de sus alegaciones a los miembros de la Comisión, como no hay nada que impida que un imputado envíe copia de sus alegaciones al domicilio de un juez. O al Jefe del Estado, o al presidente del colectivo. ¿Qué pasa si llega una carta al QTH del presidente del colectivo? ¿Lo destituimos?

Están, políticamente, muertos. Huelen que apestan porque han hecho del hábitat de todos, una pocilga. Chapotean en la mierda que generan y cada pisada una cagada. ¿Qué está pasando con el de Ceuta? A estas alturas de la película todos los miembros de la directiva saben perfectamente a qué me refiero, y no es precisamente al "caso nazis", ni al "caso twits", ambos suficientes para que a este individuo lo expedienten y destituyan por transgresión de los artículos 5-d y 8-d del Estatuto, y si nos atenemos al artículo 8-c, tiene asegurada la expulsión. Saben que es reincidente. ¿Por qué tanta diligencia para expedientar a unos y tanta calma para expedientar a otros. Ser o no ser. Querer o no querer. Democracia o dictadura.

Los que negaban en la candidatura del 2012 que hubiesen estado tramando sustituir al secretario general, por cuestiones de salud, se fotografían sin ningún tipo de pudor juntos y abrazados. Y ya lo han sustituido. “Mi dignidad por una poltrona”. No saben cómo resolver el cisco armado con los “twits” por el lameculos oficial del colectivo al firmar con sus indicativos diversos insultos y desprecios hacia terceros, porque al “retuitearlos” aparece el indicativo del presidente de la URE, Pedro Fernández Rey y el del presidente del Pleno, José L. Méndez. El insensato que “retuitea”, para rematar la faena, es miembro de la Asamblea General. (Bueno, aquí corresponde que aplaudan los palmeros). Y como todo el monte es orégano y regalan cargos (y cruceros) el presidente del Pleno va más allá con el video de gaseamiento de un ratón. ¡Presuntos nazis de mierda! Y vuelvo a preguntar: ¿Qué está pasando con el de Ceuta? Sí, por si no lo entienden: con el presidente del Pleno.

A los miembros de la Comisión de Garantías no pueden tocarlos, de entrada porque son electos y sólo los que los eligieron pueden censurar su trabajo, luego porque son (a nivel del colectivo, jueces) independientes y están fuera de las atribuciones de la directiva y del presidente, finalmente, porque es un estamento superior (en términos de cuestiones disciplinarias) a la Junta Directiva y al presidente. ¡No tenéis ni puta idea!

En la reforma del Estatuto esa es la clave: separar los tres poderes y establecer un sistema claro de incompatibilidades. El presidente y el secretario general no pueden formar parte de ninguna comisión, su tarea es dirigir y administrar el colectivo, la AG legislar y aprobar o no aprobar cuentas y presupuesto, y las comisiones controlar y juzgar.

Para rizar el rizo de las charlotadas, los correos electrónicos del nuevo secretario general llevan un apéndice que trata de impedir que el destinatario pueda hacer uso de la información que le compete y se le comunica. ¡Inaudito! Si no quieres que divulgue algo no me lo comuniques. Si se comunica una sanción y se necesita un abogado o simplemente pedirle consejo a otro colega, el destinatario está en su derecho a informar del contenido del correo. Porque una vez que un correo se envía, el propietario es el destinatario y está en su derecho a darle el uso que quiera. En términos de periodismo los políticos utilizan fundamentalmente tres sistemas: Información para su difusión, que se utiliza sin mayores cortapisas; información embargada hasta una fecha determinada, que el que la recibe no la puede utilizar hasta que se cumpla esa fecha; información "of the record", que se puede utilizar si bien el que la facilita negará que él es el origen. Al paso que va este circo ya estoy viendo a todos los socios firmando el "contrato secreto de confidencialidad". Sería cojonudo.

Son cadáveres apestosos. La maldición sigue en pie y ya está claro que ninguno de los que pretenden fundamentar su prestigio en la estrategia de “matar al padre” no culminan los mandatos y se van por el agujero del retrete de la sede social, mientras el sucesor tira de la cadena para que se deslicen con fluidez. Y con ellos los que les acompañan.

Cuando me muera, decía al principio, no le voy a hablar a nadie, ni a escribir, y no volveré a preguntar quién acompañaba a "Piter" en la "nuit" alicantina. Cada cual es libre de ir o venir por esta calle o por la otra; pero si se anda por hí adelante con el dinero del colectivo... es una imprudencia, aunque para ciertos servicios se pague con dinero propio, que nadie pueda señalar con el dedo a nadie. Ni en Alicante ni en ningún otro sitio. Porque ya está bien de decir eso de "la mujer del César" y hay que empezar a decir que "el César, además de honrado, tiene que parecerlo".

(Volver a QRX...)