MORIR DE TONTERÍA

 

 

G. Belay.- EA1RF.

3/08/15

 

 

Tengo que comprar un libro de instrucciones para tratar de entender a más de un tonto de los que pululan por la radioafición. Son como los hongos: aparecen de repente y pretenden imponer un certificado de buena conducta, que evidentemente, expiden ellos. Saben de todo, conocen los antecedentes de todo el que se “mueve” fuera de su control, y determinan quién construye y quién destruye dentro y fuera de la Unión de Radioaficionados Españoles. Digo que “conocen”, pero hay que entender que los antecedentes que conocen son los típicos “me dijo fulano que le contó perengano que zutano era…” porque para colmo de gilipolleces, es que no existían hace nada

No hay muchos casos, dentro del entorno de la URE, de tíos que se hagan presentes en los foros que nos brindan las nuevas tecnologías, que firmen con su nombre y apellidos o con su indicativo, de manera que aquello que expresan se sepa siempre quién lo expresa. Yo lo vengo haciendo y lo que tengo que decir en un foro de radioaficionados o aquí en esta página, lo hago a cara descubierta porque no tengo nada que ocultar y me preocupa menos lo que esos tipos, habitualmente cobardes, puedan decir sobre mi gestión al frente de la URE como presidente que he sido, o antes, como dirigente local o autonómico, o productor y director de la revista. Mi trabajo y mi gestión está ahí, a disposición de los socios que quieran conocer los logros (y los fracasos, que también hubo) y lo que esa gestión costó a los socios, y lo que esa gestión supuso de ingresos atípicos para los socios.

Ahora, al frente de la URE hay más de un analfabeto digital, al que desde mis comentarios críticos “voy enseñando” a escribir correctamente documentos oficiales, algo que queda claro que por mucho que saque la cresta del gallinero, dejó bien acreditado que no sabía hacer. Analfabetos digitales cuya imagen difundida por ellos mismos indica su escaso valor social. Se supone que en otras áreas, las propias de sus actividades laborales, serán medianamente competentes, pero en esto de la URE, la torpeza es tan manifiesta que avergüenza a quienes amamos esta afición.

El último espécimen de esta promoción de impresentables, no se sabe por qué, dejó su “residencia” en la capital del Reino y se instaló en Galicia, donde carece de oficio ni beneficio conocido, como desconocidas son las razones de su salida de Madrid. Dicen que si está en el paro y vive a cuenta de la suegra. También se publicita en el foro de asuntos secretos de la URE, como diseñador de QSL y representante en España de otro colega búlgaro que dice tener una imprenta. Bueno, sabrá él sus cuitas laborales y los recursos para sobrevivir a esta racha llamada “crisis”.

No cuadra tanto, el que cada cual se busque la vida como pueda, con la absurda torpeza de meterse en avisperos, uno detrás de otro, dando lecciones (y pretendiendo dar certificados) de conductas a los demás desde su propio y particular código ético, si, como de forma profusa le están restregando por las narices que está, presuntamente, llevando a cabo una actividad empresarial ilícita, en competencia desleal con otras empresas que pagan sus licencias fiscales y sus impuestos. Porque metido en los avisperos, lo inmediato es que las avispas se revuelvan y te piquen. Y no digamos, si aquellos que sí disponen de licencia fiscal y pagan a la URE por anunciarse en sus medios de difusión, comprueban como, impune y gratuitamente, este sujeto se promociona en la firma de todos los “post” que sube en los foros de la URE. A eso se llama morir de tontería.

El moderador de los foros guarda silencio.


(Volver a QRX...)