¡QUÉ BARBARIDAD!

 

 

 

G. Belay.- EA1RF.

29/08/2014

 

Tras “El guardia de la porra” me había tomado un respiro para perderme unos días por las formidables playas del norte de Galicia, las de la provincia de Lugo también conocidas como “A Mariña”, entre ellas la más famosa de “As Catedrais”. Cuando baja la marea se pueden caminar varios kilómetros pisando una arena fina en unas lenguas de agua interminables. Y cuando sube, la arena desaparece y la mar rompe con fuerza contra los acantilados en un espectáculo extraordinario, fenómeno que en estas fechas se acentúa por lo que se conoce como “mareas vivas”, pues igual que el agua llega a los acantilados, cuando se retira deja una franja enorme y plana. Cosas de la naturaleza.

Lo que no son “cosas de la naturaleza” es que el QRX dedicado al guardia de la porra tuviese el mérito (las desventuras de su protagonista) de alcanzar el número 21.000 de visitantes, que sí que me sorprendió el interés de mis amables lectores por tan ruin como vulgar personajillo, y para mayor sorpresa y cuando esperaba un descenso de visitas, me encuentro con que este deshecho de tienta, vergüenza para sus compañeros de profesión, trepa y torpe en grado superlativo, ha seguido cosechando entradas hasta alcanzar las 22.000 y camino de las 23.000. ¡Qué barbaridad: más de 1.500 entradas! Lástima que cuando se presenta a unas elecciones no tenga tantos curiosos interesados por sus proyectos, y no logre siquiera el 100% de los votos del colectivo que preside en su pueblo. Ni mucho menos, de la provincia. Ya, del importante censo de los colegas de su comunidad, parece que lo ignoran. Del resto de España lo conocen y para mal, unos diez, de entre ocho mil.

Cuentan que un día, un pobre desgraciado loco por significarse, se metió en el mar en una playa de las del sur de la península, en pelotas, pensando que así todo el mundo lo miraría… pero nadie le hizo el menor caso, hasta que, de pronto, un pez se le metió por el culo, y, entonces, pegando un respingo, salió eufórico de entre las olas cantando:

Soy la reina de los mares…

Y tú no lo puedes ser...

Tiro mi pañuelo al suelo...

Y lo vuelvo a recoger."

 

 

 

 

 

 

(Volver a QRX...)