CABREO JUSTIFICADO

 

 

 

C

Son paradojas del destino: Salvador Bernal Gordillo denuncia a la Unión de Radioaficionados Españoles por presunta estafa a la Diputación de Cádiz, para tomarse la revancha contra los que lo removieron de sus cargos y expulsaron de la asociación, y cuando llega el momento de que se celebra el juicio contencioso, resulta que es de nuevo socio, y, además, componente de la Junta Directiva, y, como tal, se persona en el juicio en nombre de la URE, para, esa es la primera paradoja, defender los intereses de la URE, cuando, ahora, se descubre que fue, entre otros, denunciante.

Igual paradoja sería que la Diputación de Alicante hubiese llevado a la URE a otro contencioso por motivos similares, hecho que no se produce porque, antes del traspaso de funciones, la JD presidida por Trujillo liquida la reclamación de ese organismo, precisamente, como consecuencia de la denuncia presentada por Enrique Herrera Arce, ayer expulsado de la URE y hoy presidente. Hubiese sido la segunda paradoja.

En breve (en junio) se celebrará otro juicio, esta vez por reclamación de una empresa hotelera de Albacete, de parte del importe de la celebración del Congreso de la URE del año 2010. La paradoja, ahora, es que el que era presidente de la Sección anfitriona, ya no es socio, y dado que es a él (según parece) a quién demanda el hotel, él, desde la lógica aparente, desvía la responsabilidad a la entidad organizadora, que fue la URE, ya que, él, no era otra cosa que el representante comarcal de esta asociación, y, por lo tanto, obraba por delegación de funciones del que era presidente, Trujillo, que, otra novedad, ahora, tampoco es socio de la URE…

A la URE, la citan al juicio, no sé si como testigo o como demandada, pero lo cierto es que la citan, y, en nombre de la URE, sólo puede asistir una persona estatutariamente legitimada, que es el presidente Enrique Herrera Arce, hasta hace poco, intimísimo de su antecesor el ya citado Trujillo. Al decir “hasta hace poco” ya hay que entender que desde ese “hace poco” para acá las cosas no son lo mismo, y, Herrera, se ve en la necesidad de suplicarle al antes intimísimo, que acuda a testificar a favor de la URE, recordando que fue presidente y socio. Claro que, y esta es la tercera paradoja, además de presidente y socio, hay que añadir que Trujillo y otros tres miembros de su JD, son, al día de hoy, represaliados por el otrora intimísimo Herrera.

Parece que la URE (o sea sus socios) se juega en este envite el IVA de la factura del hospedaje, alimentación y alquiler de salas, que puede ser un pequeño o no tan pequeño, pastizal.

Cuando en vez de presidir se dedican a represaliar a todo aquel que tiene la osadía de contar la historia de cada dirigente, o se montan pitostios que no vienen a cuento, se dilapida el escaso crédito que personajes con pesadas mochilas aportan al colectivo, y no se atienden los problemas que están ahí, y acumulan pasivo. Por eso todo apunta a que se han perdido más de 800 socios que suponen un lucro cesante sobre el presupuesto aprobado en la pasada AG de más de 60.000 €. Si a la Diputación de Cádiz hay que devolverle como mínimo 11.548 €, más minutas de abogados, desplazamientos y otras minucias, y la historia se repite en Albacete donde pueden “caer” otros 10.000 €, y desde Magistratura del Trabajo se nos irá otro pico en abogados… y todo lo que se arrastra, que puede rondar los 200.000 € a repartir entre unos 7.000 socios de los que pasamos por taquilla, no es utópico deducir que tocaremos a 30 € por socio.

Claro que, antes de que nos comuniquen tan desagradable noticia, no por los 30 €, que también, sino por la nefasta administración y mala imagen que están dando estos dirigentes, tienen que proponer al Pleno y a la AG, un Presupuesto extraordinario, tal cual imponen los artículos 26-b y 37 del Estatuto y 40 del RRI. Ya en la asamblea, y en el caso de que se apruebe, la cuota extraordinaria será de obligado pago para todos los asociados, pero… Eso, siempre hay un pero. Estos directivos se han prodigado en malos modos, represalias, humillaciones y “trágalas”, y pueden encontrarse con decenas de socios que se nieguen a pagar esa cuota. ¿Qué hacemos con ellos? Aquí no caben dudas: incumplen un acuerdo de AG, no satisfacen el recibo extraordinario, y son directamente bajas en la URE. ¿Cuántos? ¡Esa es la clave del problema!

Porque más o menos estamos encima de la AG ordinaria y ahí se presenta el Presupuesto del 2014, y para desarrollar un presupuesto tenemos que saber, como siempre, cuántos somos y a cuánto tocamos. Volviendo al recibo no pagado, las bajas que estos rechazos provocaron no estarán en el 2014 para aportar el recibo ordinario; y, de una u otra forma, siempre, al redactar un presupuesto, hay que contar con los recibos que se pueden devolver, a sumar a los fallidos del recibo extraordinario. ¿En qué cantidad de socios se presume, por lo expertos ilicitanos, que estaremos en el 2014?

Paliar con un recibo extraordinario una situación tan crítica en lo económico, y tan lamentable en lo ético, no es siquiera eso que se dice de pan para hoy y hambre para mañana: es directamente un fracaso que puede desembocar en un desastre para la plantilla administrativa y para los servicios básicos. ¿Con qué jeta, Herrera, puede exigir sacrificios a los empleados y a los socios, cuando está pagando un contable en Elche? ¿Qué sabe ese contable de la economía y de la idiosincrasia de los asociados de la URE? ¿Lo que le cuenta Galiana? Si es su “hombre de confianza”, seguro que estará especializado en despidos. Pero hay más: ¿Cuánto nos cuesta este servicio? Porque si el contable de la URE sigue estando ahí y percibiendo su salario, estamos pagando dos veces el mismo servicio por el capricho de un niñato. ¿Sabe, y a estas alturas todos los que pasamos por la JD ya lo teníamos claro, cuál será el importe de la cuota básica del 2014? ¿Quizás 100 €? ¿Quizás 110 €? ¿Quizás, y más seguro, 120 €?

No estoy pidiendo elecciones, que tampoco sería una mala solución; sugiero que se vayan y se aplique el artículo 30-i del Estatuto y temporalmente se haga cargo de la presidencia de la URE el presidente del Pleno. Como elemento neutral, conocerá en directo la situación real de la asociación y, tras un informe a todos los asociados, convocaría elecciones a las que los candidatos (si los hubiese) acudirían con conocimiento de causa. Es evidente que la respuesta de los socios ante un recibo extraordinario puesto en marcha por el presidente del Pleno, sería diferente a la que se puede producir si quien lo plantea fuese el actual.

MIentras unos y otros lo piensan, José Luque, EA7NR, presidente del CT de Andalucía, ha hecho público el siguiente comunicado al presidente de la URE:

 

 

 

 

¡JODER: QUÉ CALOR!

(Volver a QRX...)