EL CADÁVER PARLANTE (II)

 

 

 

“Creo también que uno de los males crónicos de la U.R.E., han sido los enfrentamientos y rencillas de socios con socios, de directivos con directivos y de estos con aquellos; este mal ha de ser superado. (…) Lucharemos especialmente porque las asambleas, juntas generales y demás manifestaciones colectivas de la Sociedad, sean ocasión de trabajo en común y convivencia fraternal entre colegas; nunca un espectáculo bochornoso de enfrentamiento, y hasta de insultos. (…) La U.R.E. es hoy una sociedad, una “empresa” de carácter no lucrativo, pero empresa al fin y con esta mentalidad ha de ser dirigida. (…) El saneamiento económico de la Sociedad, con una actuación transparente en este sentido, es imprescindible.”

Estas ideas, escritas con bastante claridad, están recogidas de la primera declaración de intenciones del presidente de la URE, de entre otras que omito para no aburrir en exceso a los lectores. Están en la página 7 de la revista de junio de 1979, en la que se informa de que Fernando Fernández Martín, ea8ak, ha sido elegido presidente de la URE. En ese momento, este joven radioaficionado se había convertido casi de la noche para la mañana en la “gran esperanza blanca” de la Asociación.

Siete meses más tarde, en diciembre del mismo año, en la página 5 de la revista bajo el título de “sumario” se puede leer:

“La JD nos remite un editorial, que, después de exponer con crudeza nuestra realidad social, reafirma su intención de seguir trabajando por todos y por actualizar una URE todavía anclada en un pasado nostálgico.

Se puede apreciar que en apenas tres líneas se plasma un compromiso de todos los miembros de la JD, y se apunta a una realidad que no es otra que una URE anclada en un pasado nostálgico; ¿nostalgia de qué pasado? La respuesta era: de la Dictadura franquista.

Pero mientras a la redacción se nos enviaba ese “editorial”, consensuado por el núcleo duro de aquella JD, en el avión de regreso a Tenerife, el presidente Fernando Fernández Martín, ea8ak, redactaba su última “Carta del Presidente” en la que traicionaba a todos sus compañeros de directiva, rompiendo el compromiso que estaba escrito en el “editorial”, y dimitía de su cargo porque “se había comprometido a elaborar un nuevo estatuto de la URE en el plazo de seis meses” y ese plazo “va a ser incumplido (…) y fiel a lo que dije y ratifiqué con mi firma (…) creo que debo irme.”

Y se fue.

Fernando Fernández Martín, ea8ak, fue el presidente más veloz de los que accedieron a la presidencia de la URE. Detrás de él no quedó nada, ni bueno ni malo. Si acaso, la notable traición al resto de sus compañeros (presuntamente amigos) de JD, con los que mantuvo un duro intercambio de reproches a lo largo de una interminable reunión de la que salió el compromiso al que se alude en el “sumario”, y que luego se reflejaba en el “editorial”. ¿Qué ocurrió, de verdad?

Pensemos que esta directiva se basaba en colegas especializados en DX y en grandes concursos internacionales. La mayoría estaban en el Cuadro de Honor de países confirmados. Como siempre que en un equipo dirigente dominan especialistas, los celos y las envidias, el conocimiento de las trampas para escalar posiciones, terminan por agriar las relaciones y siempre en perjuicio de la Asociación. Lo que transcendió fue que un grupo, dentro de la directiva, al no estar conformes con la política narcisista del presidente, se plantó y presentaron la dimisión; o, alternativamente un “o tú o nosotros”. Recordemos que se acababa de llevar a cabo la expedición a Guinea Ecuatorial en la que habían estado el presidente ea8ak, tres vicepresidentes: EA4LH, EA5TD y EA9EO, un vocal EA3WZ, un delegado regional EA1RF, y un delegado comarcal EA1QT, y las relaciones humanas no fueron lo que se esperaba de unos dirigentes de tan alta cualificación en temas de DX.

El “editorial” venía a recoger la realidad del día a día de la URE, como siempre, problemas que planteaban algunos socios que se consideraban por encima del bien y del mal, y, caso de que no fuesen atendidas sus exigencias amenazaban con la vía judicial… o, esto hay que leerlo entre líneas, otras “vías” más subterráneas olvidando que esas vías entraron en desuso con la llegada de los gobiernos de la Democracia. Pero entre aquellos dirigentes no faltaban los que mantenían algo más que lazos nostálgicos con el régimen franquista.

El editorial se titulaba “FIRME DECISIÓN de CONTINUAR ADELANTE.” Está en la página 9 de la misma revista de diciembre de 1979, y cualquiera que haya pasado por la presidencia de la URE, o por las diferentes directivas, se partirá de risa ante las enormes dificultades que enumeran, y me voy a limitar al último párrafo:

“¿Dónde? –preguntan los editorialistas- La pregonada unión de los radioaficionados españoles. Actitudes agrias, violencia, agresividad mal contenida o ni siquiera contenida, personalismos las más de las veces. Todo esto no es obstáculo que haga cambiar nuestra firme decisión de continuar adelante.”

Pues ese era el panorama, ese era el compromiso, y ese fue el gran ridículo en el que Fernando Fernández Martín, ea8ak, dejó a sus compañeros de directiva, al ordenar directamente a la imprenta que incluyesen su “carta de despedida” por delante del editorial.

Si damos un salto en el tiempo y nos venimos al 2005/2013, con un vistazo al foro, o espabilando la oreja a lo que se escuchó y se escucha por las bandas (el predicador del Sur), o por el centro (el peludo de Parla), o por la costa (el guardamuelles de Gandía), o por Málaga (el jamonero ibérico), o por más al norte (el hombre del saco de León)… es para acojonarse. Y, si lo que emerge de las mochilas de los actuales dirigentes, llegaremos a la conclusión de que lo que apuntaba Fernando Fernández Martín, ea8ak, en su primera “carta”, o lo que se refleja en el editorial comentado, no difiere en nada de lo que hoy ocurre en nuestra asociación; si acaso que aquellos dirigentes eran gente absolutamente honrada y sin mochila. Bueno, sin mochila los otros, porque Fernando Fernández Martín, ea8ak, lejos de terminar con todos aquellos malos modos, insultos e incluso agresiones, y aunque edite sus soflamas en el foro de la URE, sí que insulta, desprecia y agrede. Si, en sí, estas cosas son impropias de narsicistas que presumen de estudios y multitud de titulaciones, no digamos si quien las propala es un ex presidente de un gobierno autonómico y ex diputado al que entre todos le pagamos su dedicación.

 

 

 

 

 

(Volver a QRX...)