URE ESTA EN CAIDA LIBRE SIN FRENOS

 

 

G. Belay.- EA1RF.

14/01/2016

 

 

 

Torrente”, en el foro alternativo en el que los censores de la Unión de Radioaficionados Españoles no pueden manipular la información ni la opinión, hacía estas consideraciones sobre las bajas que se podrían estar produciendo en los primeros días de enero, fechas claves para el cobro del recibo anual y, también, críticas en las cuentas corrientes de los asociados tras las fiestas navideñas y los reyes y toda la parafernalia.

----------


He repasado escrupulosamente esas dos listas del mismo periodo anual, la del 7 de Enero del 2015 y la del 7 de Enero de este año. El resultado es ESCALOFRIANTE.

Primero recordemos que hablamos de indicativos, segundo que esta forma de cotejar no diferencia al socio que ha cambiado de indicativo y que si bien es fácil que, por ejemplo, se deseche su “EC”, constando como baja y su antiguo “EA se mantenga, entra como alta el nuevo indicativo.

Pues tenemos ni más ni menos que 896 indicativos que han sido baja en ese periodo, contra 588 altas, que arroja una diferencia, a la baja, de 308 indicativos.

Desglosemos un poco más.

En cuanto a las altas tenemos: 16 DX y 206 SWL, por lo que si estos suman 222 restan 366 indicativos para llegar a los 588 dichos anteriormente.

De las bajas tenemos 16 DX y 225 SWL. De señalar la baja del andorrano C31CA que ha descubierto, tras los pactos de esta JDURE con “la URE andorrana” que le sale más económico tener un mánager en León, EA1PO, y por buro a usa a la Sección de URE, EA1URB, Unión de Radioaficionados Españoles del Bierzo… sacad vosotros mismos vuestras conclusiones que yo me estoy mondando de risa. Hasta el total de 896 bajas echad las cuentas.

Una buena carrera al abismo lleva esa asociación teniendo en cuenta que faltan las bajas de Marzo, donde aflora la realidad, con el poco deseado RE-torno de RE-cibos, que jamás ha compensado con las altas de principio de año que YA están incluidas en esta lista que acabamos de contrastar del 7 de Enero.

----------


Tras leer estos datos que no cuestiono porque están extraídos de los que aparecen en la información de la “web” de la URE, hice mi particular reflexión, en estos términos:

----------


"Pues me duele.

Pero la tendencia es progresiva desde hace unos años, y la competencia de las nuevas tecnologías y la eficaz publicidad de las multinacionales, incide de manera imparable en el escaso interés que despierta nuestra afición. A los niños se les "inyecta" en vena un teléfono y se le inculca una adicción lamentable.

Imaginemos un chaval o una chavala de 14 o 16 años que se interesa por la radioafición, los problemas que ha de superar, y cuando los supera y se reúne con el resto de colegas de su entorno se encuentra con personas de 50 años en adelante... Imaginemos que está en su estación de radio un fin de semana, aislado para que no le molesten y empieza a recorrer la banda de 40 metros... ¿Qué encuentra? Lo más habitual y lo que está "salvando" la clara decadencia, son las activaciones, y todo lo que saca en limpio es que unos cuantos se dicen entre sí algo como "5,9". Y si sintoniza una rueda como la de 7.110, tiene grandes posibilidades de escuchar cómo, un desnortado/a que se creen dueños de la radio, la lían con los que allí están...

Y a todo esto, la URE ahíta de ideas, de imaginación, de proyecto. Lo suyo es perseguir al discrepante y liquidarlo, sin acabar de entender que fuera hay vida. Para que no falte nada, entre los posibles relevos no se vislumbra nada que merezca la pena apoyar."

----------


La primera vez que alguien, hace más de 15 años, me advirtió sobre si la URE tenía algo pensado sobre el avance de las nuevas tecnologías, fue en Zaragoza, durante la asistencia a unos actos sociales, cuando José Doblas, EA2AFU, era presidente de aquella sección. Contesté que estábamos equipando a nuestros administrativos de todo aquello que suponían avances informáticos… pero Doblas me corrigió y me puso delante el panorama que se nos venía encima en apenas un par de años en lo que era sustancialmente nuestra afición. Y así fue, en un plis-plas las multinacionales comenzaron con sus agresivas campañas de publicidad, diseñadas por expertos, y en parte dirigidas a los más jóvenes como futuros masivos usuarios de sus modernos y poderosos artilugios. Como todo tiene fecha de caducidad, mi gestión al frente de la URE también la tenía, incluso pensé prudente anticiparla porque los tiempos que venían me parecieron más adecuados para aquellos dirigentes que estuviesen en la frontera de los 50 años, y no en los 70 como era mi caso, además de otras prioridades familiares que me acuciaban.

Ahora han pasado los años, aquellos que estaban en la frontera de los 50 años fueron relevados por otros más o menos del mismo corte, y otros más, y nada de lo que era nuestra afición y de lo que supone la administración de la URE ha variado desde aquel año 2002 a este que ahora arranca de 2016. La tendencia a la baja en el censo social (y en general en la afición) y la nula aportación de ideas que supongan un relanzamiento que despierte el interés siquiera de aquellos que, por cariño, mantenemos nuestros respectivos indicativos y, hasta en algunos casos, nuestras emisoras. Pensar en que terceros se interesen por complicarse la vida con las comunidades de vecinos, ya es casi un delirio; y esto de hacer campaña en las escuelas resulta patético. No es que no haya que valorar el esfuerzo, sino que la evidencia nos apabulla: ¿Quién, si tiene trabajo y obligaciones, puede estar libre para acudir en horas lectivas a un colegio a dar una charla con demostración a un colegio? Entonces, o recurrimos a alguien que está en el paro o a colegas jubilados. Las diferencias de edades entre alumnos y profesores, de por sí y sin llegar a ser extremas, son para los alumnos importantes; si quienes tienen que impartir las charlas son jubilados el salto de edad es para ellos abismal. Mientras, las multinacionales utilizan medios, como dejo dicho, diseñados por expertos que “llegan” sin tantas trabas ni parafernalia y se ganan usuarios, clientes, adictos…

Uno de los ejemplos que nos sitúa en la dinámica de lo patético, es algo tan elemental como el correo electrónico. Cada día son más las operaciones que podemos hacer desde nuestro QTH valiéndonos de este sistema. Los radioaficionados venimos presumiendo de que nuestra afición está en la vanguardia tecnológica de la investigación. Desde siempre, nuestros contactos radioeléctricos se han confirmado mediante el correo postal. Los avances tecnológicos están sustituyendo el correo postal por el electrónico, pero resulta que entre nosotros no son válidas las confirmaciones de correo electrónico, sino que necesariamente ha de ser el postal. Así que, presumimos de estar a la cabeza de los avances tecnológicos y nos regimos por normas de principios del Siglo XX. ¡Acojonante! Porque esto durará hasta que algunos encuentren un medio de percibir el “green stamp” del que “viven”, o simplemente algo sustancial por lo que merezca la pena satisfacer una cuota a la asociación de referencia.

Por ahora, en la URE se sigue viviendo de la “herencia” recibida. Hoy, no hay problema para abonar las nóminas; ni tampoco en los inmediatos meses. Veremos qué ocurre a partir de octubre.

 

(Volver a QRX...)