SEIS AÑOS DE CARCEL POR EL TEMA DE LAS AYUDAS A PAISES EN VIAS DE DESARROLLO

 

 

 

G. Belay.- EA1RF.

15/06/14

 

La noticia está en los medios informativos: Rafael Blasco, otrora poderoso político valenciano del PP, entra en la cárcel para cumplir seis años de condena por apropiarse de dinero de los fondos para ayuda a países en vías de desarrollo. Casi exactamente el mismo delito en el que casi incurriesen aquellos que hace no mucho y en nombre de la Unión de Radioaficionados Españoles, hicieron lo mismo, se beneficiaron, viajaron, adquirieron equipos nuevos a precio de ganga, firmaron recibos de cantidades que no recibieron y presumieron de ser expedicionarios.

El “casi” que les ha librado de ir a la cárcel, pero nunca de la vergonzosa conducta en la que incurrieron que debiera de señalarles de por vida en la Asociación, consiste en que en ningún caso la cantidad “desviada” alcanzó los 120.000 € que marcarían la línea del delito. Salvo las diputaciones de Alicante y Cádiz que exigieron la devolución de parte de las cantidades percibidas, más intereses y gastos (más de 30.000 €) el resto de las instituciones no se molestaron en reclamar nada, posiblemente por la línea citada de los120.000 €, pero también por la militancia en el PP del muñidor del invento (ahora fallecido), o cómo no, porque en esas corruptelas menores vaya usted a saber cuántos otros estarán pringados.

Es sintomático que la actual directiva de la URE se muestre hiperactiva expedientando y expulsando a todo el que discrepe públicamente con la coartada del “desdoro”, y a los que firmaron los recibos a sabiendas de que eran para justificar gastos inexistentes, o se dejaron pagar los viajes sin preguntar de dónde procedía el dinero, y en más de un caso repitieron viaje y repitieron firmas de recibos de dinero a sabiendas del fin perseguido, o tuvieron la desfachatez de entregar equipos viejos a cambio de pírricas cantidades y equipos a estrenar de última generación, todos ellos para mayor escarnio protagonizando portadas y reportajes de esa revista ahora reconvertida en secreta, a todos esos impresentables cuyas pruebas de su conducta no ofrecen duda alguna, tanto por las denuncias documentadas iniciadas en esta “web”, como por el posterior informe presentado en aquella casi olvidada asamblea celebrada en Zaragoza, insisto: a todos esos nadie los acusa de causar desdoro a la URE y sus fines, ni de los demostrados quebrantos económicos, pese a lo que el resto de los socios han tenido que devolver a las ya mentadas diputaciones de Alicante y Cádiz, así como las minutas de los abogados y los desplazamientos de los dirigentes a los actos judiciales.

El esperpento es glorioso cuando resulta que uno de los beneficiados en viajes y adquisición de un equipo a precio de “amiguete” era el anterior presidente, que inició los expedientes disciplinarios contra sus antecesores, que terminaron en expulsión, sin que el “heredero” sea capaz de recordarle que está entre los que cimentaron el desdoro y el desprestigio de la asociación; él y algunos de los que presumen de ser radioaficionados de pro.

Claro que el “heredero” tiene el “chupa-chup” en su poder, y el rumor que circula de que si se le averió seriamente el coche (a saber qué “medalla” tendría) y no le quedó otra que cambiarlo por uno nuevo, y que el cargo por kilómetro supera el euro, y que en 6 meses ya ha justificado unos 10.000 €, es como para “meterse” con su antecesor. Inquietante rumor que debería estar siendo explicado, o desmentido, como explicación necesita que los socios conozcan qué tipo de ocupación tiene que le permite la libertad de ir de aquí para allá y “quemar” (si el rumor fuese cierto) 10.000 € de la URE en seis meses. Porque eso de “profesor” de FP no casa con tanta libertad de movimientos; algo así como estar en la procesión y repicando las campanas al mismo tiempo. Y no es que no “case”, es que todavía casa menos con la actitud mostrada en la última asamblea ante preguntas de los asistentes, con contestaciones poco “amables” y cierto grado de prepotencia.

NOTA: Por si no ha quedado claro, el desdoro provocado por los protagonistas de estas "aventuras", además de la verguenza y el desprestigio para la asociación, a la URE le han costado los viajes de todos estos elementos, la friolera de 30.000 € más los gastos de abogados y desplazamientos de los dirigentes a los juicios. ¿Por qué no han sido expedientados y expulsados, y por qué no se les han reclamado daños y perjuicios como se pretendió con los exdirectivos?

(Volver a QRX...)