SOBRE LOS SOCIOS COLECTIVOS DE LA URE

G. Belay.- EA1RF.

14/12/14

 

Ahora que la “mesa redonda” se ha quemado en el fracaso, aparecen algunos socios en el foro pretendiendo debatir sobre la estructura de la URE, y observo un error de partida en la interpretación o en la lectura del actual Estatuto. No voy a citar ni artículos de la normativa ni de la LODA, sino directamente explicar lo que ha sido explicado decenas de veces, pero es posible que los que ahora debaten en el foro no conociesen por no estar interesados en estos asuntos.

CUASI FEDERACION

La URE es un híbrido, una cuasi federación como la estructura del Estado español es otro híbrido, ya que se establecen unas autonomías asimétricas en cuanto a autogobierno. La URE nunca previó que sus componentes territoriales tuviesen patrimonio ni responsabilidades, y por lo tanto, con una asamblea general y un ejecutivo, más los oportunos delegados provinciales, comarcales y locales, estaba todo resuelto. Como existían los fundadores, se trató de formar un órgano consultivo, no vinculante en sus acuerdos, llamado Cámara de Consejeros. Este era el esquema hasta 1985 en que entra en vigor el estatuto actual.

En el nuevo estatuto se establecen unas normas básicas a modo de constitución, que se desarrollarán en un RRI y otros que se puedan derivar. El máximo órgano (¡ojo con esta cuestión!) de la asociación es la Asamblea General, que la forman los socios, y que es soberana en las materias que la Ley y el Estatuto determinan. Por lo tanto, es falso que esa pretendida soberanía sea absoluta: la AG no puede abrir un expediente disciplinario ni controlar unas elecciones ni redactar un presupuesto ni pagar facturas ni contratar empleados ni abogados ni representar a la asociación en sede judicial ni ante los estamentos de la Administración ni siquiera ante la IARU. Porque esas son atribuciones que la LODA y el Estatuto reserva al ejecutivo, a la Junta Directiva.

Otra premisa a la hora de establecer las normas de composición de los dos principales y básicos órganos de gobierno, AG y JD, es que tiene que ser posible su funcionamiento. Por eso, con el estatuto de 1985 a la hora de establecer la composición de la AG, se determina que la formarán los presidentes de Sección y Consejo, y según el número de socios de cada Sección un número de compromisarios, pues en esa época la URE tenía alrededor de 12.000 socios y creció en dos años hasta 21.000, y es fácil de entender que una AG de tal número de personas, es inviable. No importa si asisten todos o parte; importa que varios miles de personas no pueden componer un órgano de gobierno. Imaginemos un Congreso de los Diputados con 46 millones de españoles debatiendo. La norma dice "los socios" no "todos los socios".

UN POCO DE HISTORIA

El ejecutivo lo componían un presidente y 12 directivos, más un vocal nato representando a cada Región. A partir de 1985 la JD la componen 5 miembros. Con el fin de evitar cabreos, los que eran llamados “delegados regionales vocales natos de la JD” pasan a componer el Pleno de la URE, que es una especie de sustituto de la Cámara de Consejeros que por ser fundadores, y por imperativo biológico, cada vez son menos y de mayor edad y por ello poco operativos; al igual que la referida Cámara emiten dictámenes que no son vinculantes.

También se reestructura la división territorial, y aparecen con el nombre de Consejos aquellos territorios que constituyen las nuevas autonomías del Estado. La Región Vasco-Navarra, por ejemplo, antes era una delegación y ahora son dos consejos; surgen Cantabria, La Rioja, Madrid, Murcia y Extremadura. Ceuta y Melilla pertenecían a las delegaciones de Andalucía occidental y a la de Andalucía oriental, y primero se hacen una sola Delegación Regional, y a partir de 1985 tienen estatus de Consejo. En Canarias se hace imposible pasar del estatus de Delegación Regional a Consejo, y no queda otra que crear dos Consejos de carácter provincial. Finalmente, los 20 presidentes de estos Consejos forman, como se indica al principio de este párrafo, el Pleno.

Se puede apreciar que algunas de las reformas de la estructura que incorpora el estatuto de 1985 son lógicas, porque el estatuto establece que la estructura será similar, en lo posible, a la del Estado; y, otras, inconcebibles, por un lado por el exceso de partición, por la peculiaridad de Ceuta y Melilla, y por (no sé cómo calificarlo) el encono de Las Palmas y Tenerife. Es de tal manera imposible de poner más orden, que pasados unos cuantos años tenemos consejos con menos de 50 socios que tienen la misma representación en el Pleno que otros con 1.000, además de la imposibilidad de hacer nada práctico por falta de financiación.

LA MOCIÓN DE CENSURA

La existencia de los Consejos viene dada por la necesidad de disponer de un órgano representativo en cada Comunidad Autónoma. Más allá, de poco o nada han servido sus dirigentes, ni como consejos ni como miembros del Pleno.

Los sistemas de remoción de los cargos electos están perfectamente establecidos, pero en los últimos 30 años no se ha llegado a finalizar ninguna moción de censura, y las dos que se intentaron fueron paradas ilegalmente por el ejecutivo censurado, de manera que los censuradores no tuvieron cuajo de acudir a sede judicial para poner contra las cuerdas a los censurados. ¿Falla el estatuto o fallan las personas? Sin duda las personas. Por un lado los dirigentes censurados “paran” la moción a sabiendas de que carecen de atribuciones para pronunciarse en un documento que va dirigido a la AG, y que el que la presenta no irá adelante gastándose el dinero y el tiempo en sede judicial. Casi todos los socios que se han visto atropellados en sus derechos claudican a la hora de defenderse, y abandonan la asociación ante la pasividad del resto que no quiere saber nada de política. La insolidaridad es evidente. Fallan las personas.

A la hora de entrar en un debate se tienen que tener en cuenta dos cuestiones históricas.

SOBRE EL ORIGEN

La primera es que antes de que el Estatuto reconociese la posibilidad de que una sección tuviese personalidad jurídica propia, en Ourense, y como me propusiesen como delegado, condicioné que en vez de tres secciones, hubiese una sola de ámbito provincial, ya que teníamos la posibilidad de que el Gobierno Civil nos cediese en propiedad unos terrenos donde teníamos instalado un repetidor, y no queríamos que ese patrimonio estuviese a nombre de la URE sino de una entidad jurídica diferente que controlásemos nosotros directamente. Así que constituimos la Unión de Radioaficionados de Ourense, que es la propietaria actual de ese terreno. Todos éramos socios de la URE y de la nueva URO. Por mi parte, al ser baja en la URE también lo soy en la URO, aunque a efectos prácticos me siguen tratando como ideólogo que fui cuando se fundó la URO, y como expresidente de la URE. Con respeto y con afecto.

La otra es que las delegaciones que existían en Vizcaya, también y siguiendo mis ideas, se refundaron en una de carácter provincial, y así se mantienen aun a pesar de darse la paradoja de que siendo la provincia de las tres de Euskadi que más socios tiene, por ser una sola sección, es la que menos representación tiene en la AG de la URE.

Vaya este ejemplo por delante para EA8AK, que dijo en la “mesa redonda” del congreso de Mojácar, que pretender refundir varias secciones pequeñas en una provocaría que los socios afectados prendiesen fuego a no se sabe qué. Eso será así en Canarias, donde de forma increíble hay dos consejos y por lo tanto dos representantes en el Pleno y en la AG.

Una vez que soy presidente de la URE y pese a que Ourense ya tenía personalidad jurídica propia, introdujimos la norma que permitía a las demás secciones hacer lo mismo, pues cuando se aprobó el nuevo Estatuto, el presidente que era EA5TD, se negó a tal cuestión alegando un informe de un abogado en el que se decía que era ilegal esa pretensión. Así que se aprobó el borrador con esa corrección.

Por lo tanto y a partir de 1986 (creo recordar) ya todas las secciones pueden reconvertirse en asociaciones y seguir manteniendo el estatus de sección, siempre que cumplan unas condiciones que están claras en la normativa del RRI. Por lo tanto, no confundamos: si los socios de la nueva asociación que se funda quieren mantener el estatus de sección de la URE, han de cumplir esas condiciones a modo de convenio; si no quieren, no tienen por qué hacerlo, pero claro, dejarían de ser sección de la URE, que estaría en su derecho a crear una nueva o a distribuir sus socios entre otras cercanas. Las que acordaron seguir los pasos de la URO, que fue el ejemplo y de su estatuto se derivaron el resto de estatutos de sección y consejo, se mantuvieron con las condiciones que determina el RRI de la URE, no por imposición, sino por conveniencia. Sólo si no se quiere ver, no se ve, que si una sección o un consejo se refunda en una asociación y quiere salirse de la URE (casos de la Unión de Radioaficionados de Galicia, URG; de la Unión de Radioaficionados de Catalunya, URC; y de la Unión de Radioaficionados de Cantabria, URCA) lo hace cuando a la AG de sus socios le venga en gana, toma ese acuerdo, y la URE, como es natural y una vez rotos los lazos de unión, deja de prestarle los servicios básicos y vuelve, con los socios que no entren en el cisma, a la estructura inicial.

RADIOCLUBES

Sobre los radioclubes, es otra visión. Pretender una guerra con ellos como ocurriese en años pretéritos fue una estupidez. En la URE se llegó a afirmar (inercia de dictadura) que los radioclubes eran asociaciones fuera de la Ley, que la única autorizada era la URE. Esta afirmación la escuché en una reunión de directiva y en una asamblea cuando me inicié como vocal nato de la JD de EA5AX (q.e.p.d.). Para demostrar el error, no me pareció otra cosa mejor que fundar uno, el Radio Club Manzaneda, y una vez registrado le presenté la documentación al reacionario, y se acabó el debate… allí, pero el resto de los socios bastantes pensaban lo mismo que el equivocado. Así que existía cierta estúpida animadversión hacia los radioclubes.

Había que buscar una fórmula que permitiese incorporar a los radioclubes al entorno de la URE, y se hizo una normativa específica mediante la cual, y pagando una cuota colectiva según el número de socios, se le tramitaban las QSL de la estación oficial, si la tuviesen, el seguro de daños a terceros de las antenas de la emisora oficial del radioclube, también otros servicios como los de divulgación de sus actividades en RADIOAFICIONADOS, y algunos otros que ahora no recuerdo. Se daba el caso de que había socios de varios de estos clubes que eran a la vez socios de la URE, y por lo tanto recibían los servicios básicos. Pero no por ser socios del radioclube sino por ser socios de la URE.

Las condiciones para poder ingresar como socios colectivos (radioclubes) como es lógico las impone la URE, y las tiene que cumplir, como no es menos lógico, el club aspirante, de la misma manera que al aspirante persona física a entrar en la URE se le ponen condiciones, que tiene que cumplir, si quiere ingresar como socio. Si las condiciones no le interesan, nadie obliga a ser socio ni a una persona física ni jurídica. Es bastante fácil de entender aunque parece que algunos pretenden decir que estas normas son ilegales. Vamos, que si alguien quiere entrar en mi casa ha de cumplir las normas que yo imponga, no las que imponga el que quiera entrar, y, si no le conviene, se queda en la calle.

Una de las normas para los aspirantes tanto personas físicas como jurídicas, es el visto bueno del presidente de la Sección de residencia del aspirante. Y está dentro de la lógica: si es una asociación enfrentada a la sección de la URE, lo lógico es que no se admita como socio colectivo pues sería darle cuartelillo para reforzar el enfrentamiento.

A través de estas normas la URE es cierto que se convirtió en una asociación híbrida, con aspectos genuinos de una federación, sin dejar de ser una asociación y siempre desde la legalidad. Tanto las secciones con personalidad jurídica como los radioclubes, es falso, como afirman algunos en el debate del foro, que sean obligados a pertenecer a la URE. Nadie puede obligar a otros, si no lo desean, a asociarse y por lo tanto verse obligado a pertenecer a ninguna asociación. El primer borrador que se envió al Registro fue devuelto porque tras la AG se situaba al Pleno en el orden representativo de los órganos de gobierno, y nos obligaron a poner primero la AG, luego la JD y finalmente el Pleno. Si hubierse alguna norma ilegal en el texto del actual estatuto, no admitirían ese texto en el Registro.

SECCION SACO

La Sección Saco se creó para dar cobijo a los disidentes. Los enfrentamientos entre socios con los dirigentes locales son más frecuentes de lo que nos podemos imaginar, y cuando se constituye una sección en entidad jurídica, puede ocurrir y ocurre que algún socio no acepte pertenecer a esa nueva entidad, ni tampoco a otra sección cercana, así que para solventar estas situaciones se creó la Sección Saco, de manera que desde Monte Igueldo se facilitan todos los servicios directamente a estos socios, con cargo a sus respectivas cuotas complementarias.

La estructura actual de la URE sigue siendo perfectamente válida y operativa, y si hay algo que modificar son la separación de poderes y la composición de la AG, haciéndola más operativa, al tiempo que se elimina el Pleno. Está claro que soy poco amigo de especular, y que mientras ejercí cargos de responsabilidad en la URE lo hice desde esa premisa: No especular y ser pragmático. Por lo tanto el que quiera, que vaya leyendo y tomando nota de cómo se diseñó el estatuto en 1985 y qué es lo que se tiene que añadir y quitar en la actualidad. Al fin y al cabo sólo tiene 30 años y en todo ese tiempo no parece existir alguien con ideas para mejorarlo. Para especular, sí.

Espero, con esta información, que les quede claro a todos la estructura de la URE en cuanto a los socios colectivos que en ella se integran, voluntariamente. Y que en su normativa puede que haya obligaciones imposibles de cumplir o mandatos disparatados (como lo de que los dirigentes tienen que anticipar los gastos de sus viajes) pero nunca cuestiones que se puedan considerar ilegales. Al menos en lo que mientras fue mi responsabilidad, era la URE.

 

(Volver a QRX...)