DESPEDIDA

 

 

 

Al presidente de la URE:

Desde que hace ahora más de dos años, que había reingresado en la URE, mi difunta esposa venía pidiéndome que dejase la Asociación, ya que los servicios que de ella podría obtener eran mínimos y los disgustos continuos. A veces, reconozco que ella acababa soportado esos disgustos y mis alteraciones del carácter. Previamente me había convencido de que nos diésemos de baja en el Club Campista Ourensano, pues ya no “salíamos” a las acampadas. Siempre pensé que era una cuestión del instinto ahorrador de las mujeres, que se acentúa a ciertas edades.

Ahora, desaparecida ella, es mi hija la que insiste en que, si quiero superar la situación de bajo ánimo en que me encuentro, deje la URE. Y, por si no fuese suficiente, mi hijo se ha unido a ese consejo.

Llevo cambiando impresiones con varios socios y no socios, y unos me piden que lo piense mejor y espere a fin de año, y otros, dado el estado de ánimo (en momentos cercano a la depresión) por el que atravieso, que siga el consejo de mi fallecida esposa y de mis hijos. Finalmente, he consultado al médico de cabecera que me remite a un psicólogo y el consejo es el mismo: “Deje la URE”. Es algo así como: “Muerto el perro, se acabó la rabia”. Me caben dudas de que esta sea la solución, pero obedezco. En mi fuero interno pienso que no seré capaz de remontar.

Es fácil concluir que a la JD le vengo resultando incómodo; y que esta decisión resuelve en parte esa incomodidad; sería normal, dado mi sentido crítico. Pero basta repasar el foro oficial de la URE para comprobar que aquellos que se conducen como el futuro de la Asociación, están en la misma línea argumental que la JD: Liquidación del mensajero, en el mejor estilo de las dictaduras. Los 3 actos de conciliación del pasado 20 instados por 3 de los directivos de esa Junta, son sumamente explícitos. Pero lo que más me ha alarmado es un post de EA4RE, donde, sin prueba alguna y contra lo que en la AG ordinaria del 18 de junio del 2011 se informa por parte del técnico contable y del interventor y así se recoge en acta, precisamente a petición del citado EA4RE, no duda en difamar y mentir atribuyéndome irregularidades y posibles actos delictivos, sin que este tipo de “post” se considere que incumple el Estatuto. También, en el mismo post, se refiere a un expediente disciplinario que, según informa, me ha sido abierto, por lo que la connivencia con alguien de la JD, raya en los mismos vergonzosos parámetros de aquellas conversaciones que no pudieron ser negadas, en las que especulando con la delicada salud del secretario señor Bernal, se ofrecía al interventor señor Fernández, para sustituirlo. No entraré en más precisiones: simplemente, decido que mi pertenencia a la URE es innecesaria y mi salud prioritaria, y por eso y a partir de este momento causo baja como socio.

En esta segunda y posiblemente definitiva despedida, quiero hacer constar mi aprecio a todos los miembros de la plantilla administrativa, cuya lealtad a la URE ha sido siempre incuestionable; lo hago, expresamente, porque los mismos que se postulan como “el futuro de la URE han cuestionado su honradez públicamente. Afirmo, que gracias a ellos, mi gestión como presidente que he sido y la de mis compañeros de directiva, con todos los altibajos que se quieran añadir, puedo presumir que ha sido un éxito. Mención especial para Juan Martín Martínez, cuya vida profesional se desarrolló íntegramente en la URE, y deseo de que esa jubilación a la que está a punto de llegar, sea la culminación de tantos años dedicado a nosotros. A todos ellos, gracias.

Dado que esa JD acepta que algunos socios abonen la cuota por semestres, supondría una discriminación que, al no haberme acogido a esa posibilidad, ahora me viese obligado a satisfacer el 100% de los servicios que no recibiré; por lo tanto y como quiera que he aportado la cuota íntegra en enero, espero que se proceda a la devolución de la parte alícuota correspondiente al día de la fecha.

Pereiro de Aguiar, a 21 de mayo de 2013.

Gonzalo Belay Pumares
EA1RF.

 

Esta fue la carta en la que me despedía de la URE. Fiel a mi estilo, dejaba el correspondiente caramelo envenenado, al final, poniendo en práctica y a la vista, el error que supuso la opción de fragmentar el pago del recibo, teóricamente anual, y la evidente discriminación que supone cuando, como es mi caso, alguien se da de baja en mayo, tras haber satisfecho en enero el 100% del recibo, al considerar que el que lo paga en dos semestres, si se diese de baja en esas mismas fechas no sólo se ahorraría el importe del segundo semestre sino que la URE cargaría con los gastos de emisión y devolución.

Reconocer el error, ante un caso que lo evidencia, sería una buena práctica de lo que se considera "correctamente político"; la contestación que a esa pretensión ordena que se me haga la JD, evidencia lo contrario: Mala baba.

"Buenos días Gonzalo, tomamos nota de tu baja y en relación con la petición de devolución de cuota del tiempo que resta hasta final de año, consultada la JDURE, esta considera que no procede hacer excepción alguna con el resto de socios que piden la baja a mitad de año y no desean prolongar su afiliación hasta final de año a pesar de que no se les devuelve cantidad alguna. Saludos."

Si consideramos que la cuota social es la consecuencia de un contrato en el que se paga por recibir unos servicios, y la primera parte contratante se queda con el 50% del importe, asumida la baja (es voluntad subjetiva) y por lo tanto la no pertenencia, quedan los servicios que sí están pagados. ¿Deberían de ser prestados? No afirmo nada, pero trato de hacer constar una discriminación manifiesta, ya que el acuerdo de "apropiarse" del 100% de la cuota es unilateral, por lo que se modifican las condiciones sin que la otra parte contratante puede alegar nada.

¿Cuántos casos se pueden producir en cada año? ¿Vale la pena esta falta de elegancia? ¿Mejora la economía de la URE?

En cualquier caso y una vez más, no se trata del "huevo" sino del "fuero". Porque tal exhibición de cicatería no resuelve nada, ni a mi economía ni a la de la URE. Pero la imagen..

Sobre mi salud mirada desde el exterior, más o menos, como siempre; de puertas adentro y cuando mi ánimo decae siento que soy vulnerable. Me dicen que tenga paciencia, que poco a poco superaré este trauma que, a determinadas edades y sólo los que lo vivimos, tenemos conciencia de su alcance. "Poco a poco" quiere decir (pienso) que tendrán que pasar días, semanas, meses... y, eso también quiere decir (pienso) que cada día que pasa, cada semana, cada mes... me acerca a la superación de este trauma y a la proximidad de la muerte.

Siendo más positivo y para aliviarme de este principio de depresión que se puede colegir de mis palabras, en esos días, semanas o meses... que puedan ir pasando, me pregunto cuánto tiempo me quedará de vida y cuántos de los que vienen por detrás, nunca pasarán por este trauma porque destrozaron sus familas y abandonaron a sus esposas, o, incluso, cuántos irán palmando.

 

 


 

 



(Volver a QRX...)