¡¡¡DIEZ AÑOS LAMIENDO CULOS!!!
¿Fe ciega o conveniencia?

 

 

 

Seis renglones y medio dedicados al “escuálido body” en el último QRX, han sido suficientes para provocar un ladrillazo descomunal en el que nada dice que sea ilícito (como siempre) y nada desmiente de lo que los seis renglones se afirma. Sí queda claro que durante diez años ha lamido los culos de todos los dirigentes de la URE, dice que por tener “fe ciega” en ellos… aunque, tal cual lo explica, fue un ejercicio de conveniencia.

Comienza su relato en el año 2000, en el que yo era presidente, que Padín lo incorpora a la Junta Directiva como vocal. Por aquellas datas su residencia era Madrid y su indicativo “EA4”. Mi criterio en lo que a los vocales técnicos se refiere, es que trabajan por la URE y, al menos, deben de ser invitados preferentes en asambleas y congresos. Creo que este criterio se mantuvo cuando dejé la Presidencia, e imagino que se sigue manteniendo. Dejó de colaborar como vocal si mi memoria no falla, en el año 2010, cuando se percató de que a Trujillo y su junta no les quedaba otra alternativa que dimitir y se irían de mala manera. Durante estos diez años estuvo “entregado” a la labor de lamerle el culo a los presidentes y al resto de directivos, siempre acudiendo a todos los eventos por la patilla (criterio que me parece, ya dejo dicho, correcto) pero ahora resulta que no, que él se pagaba todos los gastos… incluso cuando “le endosaran" (a Padín) para compartir habitación en uno de esos congresos, que hasta la fecha (dice) "nadie ha podido acreditar que yo fuera gratis”.

¡Enorme! Ahora resulta que él se pagaba sus gastos en los congresos, y viene no se sabe bien quién, y le “endosa” a otro en su habitación. ¡Venga ya, lameculos!

Pero no se conforma con soltar ese cuento chino, sino que pretende difuminar su flagrante traición a quien lo había traído a la vocalía técnica (el “endosado” Padín. Sí, Rafa: ¡qué solos se quedan los muertos!), con eso de que “tenía la habitación empapelada hasta el techo”, entiéndase que de documentos relacionados con las subvenciones… y añade no se sabe bien qué, del lugar de los chequeos de los diplomas. Es un impresentable:

Cuando se “bajó” del barco y empezó a urdir su traición a quienes llevaba años lamiéndoles el culo (tres años después del congreso de Asturias) inventó un cuento chino: Al parecer, en la misma estancia que en el hotel estaba destinada a la secretaría del congreso, había un rincón con unos biombos reservado para los chequeadores de diplomas (de los que él formaba parte) que, casualmente, disponía de una segunda puerta de acceso a la estancia. En un momento en que se encontraba chequeando, sólo y tras los biombos, por la puerta principal entraron Padín y Buendía (apoderado), estuvieron un rato hablando y estudiando documentos que estaban preparados para pedir una subvención al gobierno del Principado de Asturias, sin reparar en que el lameculos estaba tras los biombos, callado como una puta y sin perder ni una palabra de lo que trataron. Al irse, cerraron con llave la estancia y dejaron sobre la mesa los documentos. El lameculos no perdió un instante en ir a ver el expediente y fotografiarlo… Pero este relato es falso. Donde recoge toda la información es en la habitación que comparte con su amigo Padín y que paga la URE. Además, y ya de cuando Padín era presidente, el lameculos, amigo íntimo suyo, conoce perfectamente toda la trama, y se va haciendo con copias de aquellos documentos que pueden ser comprometedores. Esa es la asquerosa realidad.

Ya he comentado cómo, a la altura del congreso de San Fernando, al que acude como siempre por la patilla, colabora ardorosamente con Trujillo en las tareas de intendencia, para, más adelante, cuando se baja del barco, venir con el asunto de los “ibéricos”. Es cierto que en un almacén de Algeciras se compran jamones para servirlos en el congreso de San Fernando como aperitivo en los vinos previos a las comidas. El lameculos conoce perfectamente el almacén donde se compran y quién acude a recogerlos… y el coche, la marca, el modelo y el color. Tanto y tan profundo conocimiento sólo tiene una explicación: Que hubiese presenciado tales hechos… pero ¿desde dónde los presenció: desde Málaga (su QTH) o desde san Fernando (congreso)? ¿No será más cierto que estaba allí, en Algeciras, ayudando en tales tareas… lamiendo el culo a Trujillo?

De cómo, en su afán de embarrar el terreno, nos deja clara su tarea de lameculos, se aprecia en este extraño párrafo de su ladrillazo:

“Supo y aprendió a mantener un licito y alto nivel de vida habanera e ibérica, y no había hotel de “5” estrellas que no se privará de su visita, o el vagón de clase “CLUB” que visitaba habitualmente, por no decir la acumulación de galletas de las que se nutria cada vez que pasaba por la sala VIP del AVE y del que el que suscribe era testigo en alguna ocasión, proveyéndose de las mismas según decía para su prole.”

Primero, acusa a Trujillo de hospedarse en hoteles de 5 estrellas, de viajar en el AVE en clase “club” y de “acumular galletas de las que se nutría” en la sala VIP… ¡ojo! de lo que “era testigo en alguna ocasión”. Lo que añade de la prole sólo un ser repugnante como este impresentable lameculos puede llegar a tanto: La prole de Trujillo, que se sepa, no son para nada niños pequeños… pero vamos con lo de los hoteles de 5 estrellas y el AVE clase club, la sala VIP… de la que "era testigo en alguna ocasión…"

O sea, que el lameculos, por la patilla y en funciones de asistente de Trujillo, se hospedaba (en alguna ocasión) en hoteles de 5 estrellas y viajaba (en alguna ocasión) en el AVE en clase Club y trincaba (en alguna ocasión) galletas en la sala VIP, para poder ser testigo de lo que hacía Trujillo. Todo por la patilla, pagado por la URE. (¡Joder con la fe ciega!)

¡País de tipos indeseables y pegajosos, traidores, desagradecidos, mentirosos… sanguijuelas!

También, el de San Fernando, asoma la cresta, en plan palmero, pero con discreción. Porque no puede negar que ha sido expedientado y expulsado, y luego “indultado. En la tesis de “Gus”, EA1YG, es uno de los ejemplos de socios que están deslegitimados para ejercer cargos dirigentes. No puede negar lo de las soflamas en 40 metros. No puede negar que protagonizó un “crowdfunding” en internet, que no ha dado explicaciones del dinero reunido, en qué lo gastó y qué resultados obtuvo… a excepción de lo que salta a la vista: el “indulto”. Mejor callado, y ¡cuidado con el lameculos! que no pille papeles, nada de confidencias, porque pasado mañana las estará divulgando. Como en toda revolución, siempre hay un exaltado que piensa que poniéndose el primero en la manifestación y gritando más que los demás, será el primero que llegue a la poltrona; y ocurre que son carne de cañón, como se comprobó en las últimas elecciones.

Y, para ir terminando, este párrafo es antológico:

“En fin Gustavo, como se suele decir, tuvimos lo que nos merecimos, y yo, sin saberlo, fui uno de los culpables de lo acontecido por tener la fe ciega que tuve en cada uno de ellos, bueno en alguno más. El tiempo y la razón me ha venido a demostrar que no, que los que tuvimos, fue eso, una pandilla de…, una pandilla de… no, lo siguiente.”

Enorme: fue uno de los culpables por “tener fe ciega en cada uno de ellos” de lo que se deduce, como vengo afirmando, que estaba en la cresta de la ola trincando con ellos, lamiéndoles el culo, compartiendo hoteles de 5 estrellas, cuchipandas y viajes en AVE en clase Club, comiendo galletas en la sala VIP y lonchas de jamón ibérico. “Ellos”, en los que confió ciegamente, eran los malos. “Él”, el bueno. Y de todo esto tardó en en enterarse ¡¡¡ DIEZ AÑOS!!!

¡Hay que joderse con el lameculos!

 

NOTA: Sobre la alusión a Parla (me está deseando la muerte), también conocida como "el más allá", y la posibilidad de que en fechas próximas pueda pasar por allí, y "quedarme", una reflexión:

Voy camino de los 83 años, edad importante. Es evidente que en términos de estadistica mi vida toca a su fin; igual me da que pueda ser un accidente o algún infarto como los que acabo de superar. Cuando ocurra lo inevitable, me voy y punto pelota: pero lo vivido vivido queda. Preocupación, pues, ninguna. Otra cosa es que, para que la estadística cuadre y elementos como yo la estemos rebasando, otros elementos más jóvenes tengan que (dicho para que nos entendamos todos) palmar a edades más tempranas. Por ejemplo: Ayer nos enteramos que murió Paco de Lucía, a los 66 años, el mejor guitarrista de la historia y casi me atrevo a decir que del mundo mundial... Lo tenía todo, menos el control de su vida. También, salvando distancias y en nuestro entorno, Padín, un muchacho que a los 40 años tenía todas las características y conocimientos para ser un excelente presidente de la URE, salvo la salud, pese a lo cual, su vida se prolongó diez o doce años más. Bueno, la precaria salud era lo que motivaba que a los 40 años pudiese dedicarse a la URE. Optó por el camino equivocado bajo aquel lema de "para lo que me queda en el convento..." y terminó como terminó; en cualquier caso, murió joven. Cuando un elemento (relativamente joven) pierde 40 o 50 kilos, por mucha publicidad que en las TV nos endosen de regímenes de adelgazamiento, hay que tocar madera. El "bicho" puede andar cerca y cuando menos lo podamos pensar, acabamos siendo candidatos a conformar la estadística.

Así que, señor lameculos, veremos quién de los dos llega primero a Parla.

(Volver a QRX...)