¿QUIÉN SE EQUIVOCA?

 

 

 

A raíz de un comentario en uno de los últimos QRX, alguien me llama y me muestra su desacuerdo en cuanto a mi criterio sobre una determinada conducta, consistente en, para evitar, me dice, un desprestigio de la imagen de la URE, no denunciar la falsificación de su firma en diversos documentos, la simulación de percepción de determinadas cantidades de dinero para justificar gastos inexistentes ante organismos públicos en nombre de la URE… y todo formando una maraña de trampas de las que, como queda dicho, la responsable final ha sido la URE y la perjudicada, su imagen.

¿Quién se equivoca: el que denuncia o el que oculta? La cuestión ética, a mi criterio, no tiene otra contestación que se equivoca el que oculta los hechos a los radioaficionados que componen la URE. La otra postura, la que me dice el que me llama que eligió para evitar hacer daño a la imagen de la URE, hubiese supuesto que quien había urdido toda la tramposa y presuntamente delictiva maraña, hubiese seguido siendo presidente de la URE, los organismos públicos hubiesen seguido siendo espoliados, con el dinero de las subvenciones se hubiesen seguido adquiriendo equipos para revenderlos luego a precio de “amigo” (EA5AD) y enviado chatarra a terceros como si fuese material nuevo… Y la “visa” saqueando la caja registradora. Pero este tipo de situaciones tarde o temprano acaban siendo descubiertas, como así ha ocurrido. Llegado ese momento ¿qué se le dice al socio?

En mayo del 2005 los miembros de aquella JD de la URE se plantan ante el presidente para decirle “hasta aquí has llegado pero ni un paso más”. Cometen, siempre a mi criterio, el error de forzar la dimisión y pactar el relevo, sin informar al socio de lo que estaba ocurriendo, al tiempo que tratan de “recuperar” lo imposible permitiendo que se sigan solicitando subvenciones y haciendo trapicheos en nombre de la URE; incluso dos de los directivos más cercanos al forzado a dimitir, aportan parte de sus dietas en un intento para “tapar” el estropicio de la “visa”.

Cinco años después aquella JD tiene que dimitir y salir por la puerta de atrás, cuando el escándalo es un clamor y la AG se postula en contra de aprobar nada. Hay un pacto con los miembros del Pleno (varones de la URE) y de resultas del mismo se aprueba todo a condición de que se convoquen elecciones.

En todo este tiempo, y prácticamente desde el año 2003, cuando todos estaban callados y contentos, me tocó vivir toda esta basura en un exilio voluntario desde el que traté de informar sobre lo que casi toda la URE pensaba que no era cierto, y miraba para otro lado… Me hicieron objeto de todo tipo de vejaciones, descalificaciones, humillaciones y desprecios, pero. al final, toda aquella información resultó ser cierta. Algunos que no pasan de ser unos “jiñatintas” aunque formen parte de la AG como compromisarios, no dudaron en traicionar a quienes les habían estado lamiendo el culo con descaro infinito, y, con ese mismo infinito descaro, facilitarme información (EA7LS y EA5AD, por vía de ejemplo) para, superado aquel pacto llevado a cabo en Zaragoza, volverse ahora contra mi persona, ya que, una vez más, no han podido manejarme a su antojo.

Vuelvo a estar en ese exilio voluntario para poder decir aquello que pienso y pruebo que es cierto. Y me dicen que no es justo que “esté” fuera, pero que me equivoco en recordar la situación que afecta al que me llama, que todo lo que hizo fue por no dañar la imagen de la URE, y me pone el ejemplo de la frase pronunciada por el (en aquel momento presidente de la URE, EA5AD) y recogida en los informes del CT de Andalucía, al referirse a la denuncia que presentó ante la Diputación de Alicante: “Reconozco que fue un error haber denunciado a la URE.” Raro, sí que es, que este impresentable sepa lo que dice en público, pues este tardío arrepentimiento sin la previa denuncia, lo hubiese tenido nada menos que siete años inhabilitado para ejercer cargos dirigentes en la URE.

Si nos asomamos a la política nacional podríamos posicionarnos, unos como es mi caso denunciando la verdad de los hechos y otros ocultándola para no perjudicar la imagen de la “marca España”. Me refiero a un tal Urdangarín y el alto coste de su conducta para la Corona; a los ERES de Andalucía; a toda la basura del PP de Valencia; o del PP de Baleares; al caso Gurtel; o a Luís Bárcenas y los presuntos sobresueldos del ahora presidente Rajoy y varios de los ministros de Aznar; y la presunta financiación irregular de ese partido. Del caso Malaya, del “Cachuli”, de la Pantoja y del fallecido Gil, ya ni me acuerdo. ¿De qué lado se pone en estos hechos concretos el que me escribe y trata de justificar su inoperancia en aquellos asuntos de la URE, o el arrepentido ex presidente: de guardar silencio y que sigan las tropelías para no perjudicar la imagen de la “marca España”, o de los medios que informan de quiénes son esas personas?

En cuanto a los “jiñatintas” que tanto se afanan en destruir mi gestión al frente de la URE, una reflexión que, por otro lado, no se me ocurrió a mi, sino que a un tercero:

Después de más de 25 años ejerciendo diversos cargos en la URE, casi 18 de presidente, los cuatro que me han ido sucediendo los he “acercado” yo a la poltrona, y de esos cuatro, tres, se han ido yendo de ella por dimisión traumática. Y el que queda no lo “veo” mucho más allá que unos telediarios mal contados. Porque eso de la dimisión por “asuntos personales” no se lo ha creído nadie, máxime, si su sucesor o quién por sus órdenes redacta la nota sucesoria, nos coloca ante un hecho insólito en la historia de la URE: No se le agradecen, a Enrique Herrera Arce, EA5AD, los servicios prestados. Entonces ¿cuál es la verdad de esa dimisión tan repentina como inesperada? ¿A cuánto sale el “kilo” de los asuntos personales? ¿No fue ese mismo motivo el aducido por el ahora difunto Padín? ¿A cuánto salió el “kilo” de asuntos personales en aquel caso? Recordemos que a Padín, con toda la basura generada encima de la mesa, parte de una asamblea muy concurrida, le aplaudió en Zaragoza cuando pidió disculpas. A Herrera, una asamblea de 40 (los 5 directivos no cuentan) ni las gracias.

(Volver a QRX...)