MIRANDO ATRÁS SIN IRA

 

G. Belay.- EA1RF.

11/05/2017

 

Desde hace ya unos años, cuando repasamos los periódicos digitales y los programas diarios de TV en los que no influye (por ahora) el poder político ni el empresarial, nos desayunamos cada día con un escándalo que afecta a algún alto dirigente (o ex alto) del Partido Popular. Primero se filtra algo que es como una salpicadura, y el aludido sale de inmediato desmintiendo la información, arremetiendo contra la “oposición” y culpando a los “medios informativos” de haber montado una “cacería” contra su honor, su prestigio y su persona (y contra el PP, claro). Luego, empiezan a aparecer documentos que respaldan la información de los "medios". El aludido sigue pregonando su inocencia pero ya sólo le cren los periodistas de su cuerda. En la última fase los registros y las detenciones caen sobre los presuntos corruptos como un sunami.

Estos días en la “Operación Lezo”, el expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, dirigentes de empresas como OHL, y según avanzan las diligencias judiciales otros varios y no menos sonoros nombres, están emergiendo, al tiempo que se citan empresas de titularidad pública como el Canal de Isabel II, sociedades filiales de ésta, o la Cámara de Cuentas de la Comunidad de Madrid que se supone que tiene la responsabilidad de controlar a estas empresas públicas.

Raro me estaba pareciendo que entre tanto investigado, y luego imputado, para acabar encarcelado preventivamente, no apareciese el nombre de uno de los más discretos, pero al tiempo quizás el mayor coleccionista de cargos del PP de Madrid, hombre de confianza de Esperanza Aguirre, y más tarde de mismísimo Mariano Rajoy, nuestro insigne colega Arturo Canalda, EA4AZ, por su vinculación en la época de los escándalos que se investigan con el Canal de Isabel II, del que era Director Gerente, y los desvíos millonarios de dinero público que, desde el cargo que en la actualidad ocupa de presidente de la Cámara de Cuentas de la Comunidad de Madrid, viene obligado a controlar.

Y claro, en esta semana ha aparecido su nombre en los “medios”, digamos que en la primera fase informativa: “Salpicaduras” por (creo) firmar la autorización de algunas operaciones millonarias en Panamá cuando era director gerente, digamos que “ayer”; y, “hoy” (sigo creyendo) por mirar para otro lado desde la presidencia de la Cámara de Cuentas. Quede claro que no lo acuso de nada, que en estos primeros días de la semana he estado ocupado en otras cuestiones, y estoy hablando de lo que me pareció oir en algún programa de la “tele”.

A día de hoy los ciudadanos tenemos bastante información sobre las “maffias” y las organizaciones criminales (así constan en los sumarios que se filtran) que estaban urdidas desde los dirigentes preventivamente encarcelados del PP. Si miramos atrás en la historia de la Unión de Radioaficionados Españoles, con sólo leer el informe de aquella “comisión de Zaragoza” o repasando mis informaciones sobre las subvenciones recaudadas por el ahora ex presidente fallecido Padín, veremos, en cifras discretas pero utilizando el mismo sistema, cómo se obtiene dinero público, cómo se justifica, y cómo se falsean documentos. También como donde se dice que se entrega material nuevo, se entregaba material usado, y el nuevo, comprado con dinero público, se vendía a precio módico a compradores discretos. Si tuviésemos paciencia para repasar aquel QRX del 4 de mayo del 2015 titulado: “EL CONVENIO CON EL MINISTERIO DE EDUCACION QUE NUNCA SE FIRMÓ” quizás podamos comprender el porqué de que unos presidentes que me precedieron no duraban en el cargo ni siquiera los dos años por los que eran elegidos, y yo aguanté casi 18. Contento que salí de aquella entrevista con el ministro Rajoy, y cómo, a lo largo de las cuatro horas de viaje de regreso a casa, empecé a sospechar que algo raro había en todo aquello.

Con lo que ahora sabemos, y con un cálculo somero del presupuesto necesario para llevar a cabo lo que supuestamente me pedía el ministro, suponiendo unos 1.000 centros escolares para instalar 1.000 emisoras, necesitaríamos unos 3.000.000 de €. Y, siempre desde la ingenuidad, una compra de este nivel tendría unos precios más ajustados, además de no pagar IVA por ser para la Administración del Estado. O no.

Algo parecido y unos años antes, hizo la Dirección Gral. de Protección Civil, con un plan piloto sobre 20 provincias y los equipos de decamétricas, de válvulas, con sintonía a “cristal”, antena de hilo largo y alimentadas para casos de emergencia, por una batería, hecho que yo había denunciado en mi revista RADIOFRECUENCIA, con un buen escándalo, pues cada una de estas instalaciones había costado así como el triple de su valor real (de válvulas, obsoletas) y según el Director General que intentó rebatirme, se había abonado hasta el IVA.

Ahora pienso que si el proyecto del ministro Rajoy se hubiese llevado a cabo, me hubiesen presuntamente pedido que las facturas del material de las emisoras estuviesen hinchadas, que incluyese el IVA, y que luego abonase en billetes de 500 € una comisión de al menos el 50% de la cantidad inflada, que yo me quedase con un pequeño porcentaje y el resto se lo hiciese llegar “a quién corresponda” en Panamá.

Como siempre he sido un ingenuo pasé de la alegría a las dudas, pero nunca en la medida de la hipótesis que hoy manejo, sino simplemente en la de la época electoral y cómo se mueven los políticos en los caladeros de votos. Sí, de los votos y del dinero para “dopar” unas elecciones.

 

(Volver a QRX...)