"3.475,27 euros"

BENEFICIOS QUE NADIE QUIERE


LA URE INCAPAZ DE CELEBRAR EL CONGRESO ANUAL

 

G. Belay.- EA1RF.

02/09/2017

 

Si la celebración de un evento del empaque que tenían los congresos anuales de la Unión de Radioaficionados Españoles, pese a ir a menos, deja un beneficio de 3.475,27 € cualquier asociación con dirigentes medianamente dotados de inteligencia y sentido de la administración de los recursos de todos, no dudaría en mantener esos encuentros aunque fuese únicamente para buscar el beneficio económico en momentos en los que la radioafición está en crisis, y con un futuro tan incierto como cierta es la avalancha de las redes sociales.

Tras las turbulencias de la última Asamblea General Ordinaria, con más celo en machacar a los disidentes (ejemplo de “madurismo”) que de controlar al ejecutivo, se podía prever que alguno de los eventos clásicos acabase reventando ante la llegada de otros de nuevo cuño, impuestos por los intereses comerciales. Como la AG ordinaria no puede obviarse porque viene impuesta por la Ley de Asociaciones, el evento damnificado no podía ser otro que el Congreso. Cabe, que gozosos, los palmeros y pretorianos griten:

¡El Congreso a muerto. Viva IberRadio!

En Avila, estos días se ha celebrado una especie de “carnaval del medievo”, con un mercadillo de artesanía, bastantes puestos de herreros, carpinteros, alfareros, panaderos… Justas con jinetes a caballo luchando con sus lanzas, cetreros, damas y toda una feliz parafernalia de disfraces de la época. Está de moda. En Galicia teníamos alguna clásica como la de los vikingos de Catoira, pero ahora las hay en muchas más villas y pueblos, y viene a ser el mismo tinglado ahora aquí, ahora allá, con la mismas empresas que alquilan los trajes… Lo cierto es que la gente lo pasa bien y el poder de convocatoria es importante.

Dentro de unos días en Avila, el evento será IberRadio. Por tontos que sean los responsables de las instituciones de Avila, tendrán capacidad para discernir, apenas comparando, el eco del “carnaval del medievo” del eco del evento de los radioaficionados, porque políticamente es lo que buscan, en los medios informativos. Y, dentro de unos meses, en la AG ordinaria, el presidente de la URE volverá a contar la misma historia del éxito de asistentes y los resultados (beneficios) económicos de IberRadio. Y ojalá las cosas vayan bien para los comerciantes y para los asistentes, y para la URE, porque eso será bueno para la radioafición.

La evidente defunción de los Congresos anuales también puede ser considerada como la evolución hacia fórmulas más actuales. Cierto que más que un fallecimiento natural habría que considerarlo como un homicidio inevitable perpetrado por la evolución desesperada del empresariado de nuestro ramo, cuya crisis es cada vez más visible, que obliga a reinventarse, a buscar nuevos horizontes, pues los de las comunicaciones de aficionados están cada vez más negros. Las redes sociales vienen amparadas por unas multinacionales de un poder omnímodo en los medios de difusión, sin que podamos ni siquiera imaginar el techo al que llegarán, y siempre ofreciéndonos el último artilugio de comunicación que lo puede manejar desde un niño a un anciano, con aplicaciones sorprendentes para lo bueno y lo menos bueno.

Precisamente toda esta tecnología hace que estemos en constante comunicación, de persona a persona o en grupos. Ya no hace falta aquel rincón de la casa para instalar el “cuarto de radio”, sino que con llevar un teléfono o un ordenador portátil llevamos toda nuestra emisora, antenas y “cuarto de radio” para poder utilizarlo mientras comemos, o vamos en el “bus”, o incluso a pie jugándonos el tipo en los semáforos o conduciendo el coche. A lo mejor (lo mío no es la estrategia comercial) a los expositores de IberRadio lo que les vendría bien, más que ese tinglado de dudosa repercusión económica, sería mirar hacia eso de las “redes sociales” y ver qué necesitan y qué les pueden vender… Y a lo peor, no miran porque los que controlan la bicoca no permiten que nadie se inmiscuya, y no les queda otra que mantenerse mientras puedan en donde están.

En el foro de la “web” de la URE están enzarzados en un debate sobre la defunción de los Congresos anuales, todos contra el ínclito EA1NT, al que como de costumbre le faltan unos centímetros para dar la talla, y allí salen todos los palmeros y pretorianos habituales a zurrarle la badana, defendiendo algo tan absurdo como que no haya ninguna sección dispuesta a responsabilizarse de la celebración del Congreso. ¡Acojonante! Con un beneficio de más de 3.000 € nadie quiere ser anfitrión. Pero ¿quién es responsable de organizar el Congreso, las secciones o la JD de la URE? El Congreso lo puso en marcha una JD de la URE, y siempre ha sido la JD la que se ha responsabilizado de la estructura y de la organización, salvo que yo sepa cuando en Ciudad Real pretendieron forrarse algunos inteligentes, y acabó todo en un fiasco. Si alguna sección quiere ser anfitriona, el Congreso irá a ese lugar y los dirigentes locales colaborarán con la JD de la URE, pero siempre ha de ser la JD y todo estar previsto en el Presupuesto anual. Si nadie se ofrece, la JD decide dónde llevarlo a cabo, lo estructura y organiza y punto pelota. Y más a sabiendas de que dejará beneficios.

Pero la JD se agarra a que nadie se ha ofrecido y directamente asume el fallecimiento (o el homicidio) renunciando a un (parece) seguro beneficio de más de 3.000 €.

Bueno… seguro… porque igual eso del beneficio era un artilugio contable, y mejor es cargar con el funeral que meneársela al muerto.


(Volver a QRX...)