DERROCHE DE MEDIOS

 

 

G. Belay.- EA1RF.

30/09/2015

 

Es evidente que “Torrente”, en los análisis que difunde en el foro “Ureanos”, parte de la estimación de costes de cada uno de los elementos que intervienen en el desarrollo de un evento como IberRadio, y de los posibles ingresos que repercutan en la recuperación de lo gastado. Lo hace desde una perspectiva objetiva aplicando a cada elemento un coste por hora y partiendo de mínimos, bien sean salarios más seguridad social, desplazamientos, hospedaje, manutención, espacios ocupados según tarifa, etc.

Mi manera de contemplar la organización de un evento de esta o parecida naturaleza es más subjetivo, por lo tanto menos preciso, más global. Digamos que partiría de un coste del todo, dejando la precisión de los resultados para el contable. Para que se me entienda: Calcularía un gasto mínimo de 18.000 € y por lo tanto esa cantidad es la que aparecería en un presupuesto extraordinario, dejando la parte de recuperación en base a la repercusión que la “marca Radioafición” y por añadidura la “marca URE” tuviese en los medios informativos, y en menor medida, por ser la primera experiencia, lo que los expositores abonasen por sus espacios. El esfuerzo económico estaría plenamente justificado y encaminado al primer objetivo, la imagen de la “marca Radioafición” y de la “marca URE”. Sólo con que el éxito de expositores y visitantes alcanzase el nivel que alcanzó, los 18.000 € estarían perfectamente empleados, si se hubiesen previsto cuestiones elementales que afectan directamente a la imagen, de manera que al no preverlos se han derrochado los medios que los deschaquetados y sudorosos dirigentes/azafatas tuvieron al alcance de sus manos, para que el éxito fuese rotundo y la inversión rentable.

Vamos por partes:

En la inauguración y siempre basándome en la información gráfica de Santos Rodríguez, EA4AK (ver anterior QRX), se tira por la borda el momento que en términos informativos se considera la cresta de la ola de la imagen de la “marca Radioafición” y aún más, la de la “marca URE”, al no tener previsto un “fotocol” y una iluminación medianamente decente, para que el acto mantenga un empaque importante y el político de turno, que es el que cede gratuitamente el espacio de la feria, destaque, se le “vea”, que todos los vecinos y por lo tanto todos los votantes, lo vean en los informativos de TV y en los periódicos locales, y, de paso, que viesen en un fondo convenientemente iluminado, el logo de IberRadio, el de la URE y la palabra “radioafición” así como los logos de los expositores que pagasen un plus por tener allí sus marcas. En vez de todo esto se aprecia a un alcalde demacrado, a un señor con una camiseta verde pasado de kilos y con un micrófono, y a otros en segundo plano, todavía, si cabe, más decrépitos. El fondo, negro, el color menos deseado para estos fines. Esa imagen, el responsable de un gabinete de un político, de entrada, la veta.

El tema de las azafatas ya se ha tocado en anteriores comentarios. En una feria son elementos estéticos imprescindibles para orientar a los visitantes. Recordemos que en el acceso al edificio principal estaban haciendo el trabajo de azafatas el vicepresidente y el interventor, con el gerente. Suponiendo que no hubiesen asistido estos dos directivos, con lo que se hubiese ahorrado de sus respectivos viajes desde Algeciras y Barcelona, más las pernoctas y dieta alimenticia, se hubiesen pagado varias azafatas uniformadas de empresas que se dedican a estos eventos.

En lo que era el estand de la URE me pareció ver un ordenador. Si había un ordenador se supone que habría una impresora. Pues bien, a la entrada, los dirigentes/azafatas y el gerente/ordenanza, te entregaban la acreditación y una bolsa... vacía, pero ¿dónde estaban los horarios de los actos paralelos y dónde se celebraban? ¿Por qué no se repartía un plano de los tres espacios dedicados a expositores, con sus nombres, y el lugar de cada una de las salas de las conferencias? ¿Tan difícil es redactar un par de folios con estos datos e imprimir los programas con la información de expositores y horarios de los conferenciantes?

En eventos de corte parecido incluso en aquellos que pusimos en marcha por primera vez, siempre y mientras fui responsable del colectivo URE, fueron los empleados de la plantilla administrativa que se ofrecieron voluntarios a colaborar fuera de sus horas de trabajo, los que se encargaron de todos estos detalles, y no me corto un pelo en decir que el 90% del éxito que se iba acumulando se le debía a ellos. A mí me bastaba explicar lo que quería y cómo lo quería, y el resto corría por su cuenta. Es elemental: saben de URE mil veces más que el más espabilado de los dirigentes.

Volviendo al “fotocol” me surge una pregunta relacionada con el nombre IberRadio: ¿Se ha molestado alguien en registrar este nombre y el logotipo?

Como la feria ya pasó y se trata de analizar fallos y establecer bases de futuro sostenible, imagino que alguien se habrá percatado que el logotipo ya está lanzado, pero ha resultado poco impactante por los colores desvaídos. En un “fotocol” pasaría casi desapercibido. Como ahora se dispone de un año para la segunda edición, es el momento de construir ese “fotocol”, poner las marcas “Radioafición”, “URE” e “IberRadio”, buscar la iluminación correcta y hacer todas las fotos posibles de prueba para que, llegado el día, sea instrumento eficaz.

La URE, entre los "objetos que tiene a la venta", oferta corbatas con el rombo de la asociación y pasacorbatas con ese mismo escudo. Increible que los directivos acudan a un evento donde esperan a más de 1.000 visitantes y se desprendan de las chaquetas y no usen esas corbatas y pasacorbatas que pretenden vender. Incluso que utilicen camisas oscuras cuando es elemental la camisa absolutamente blanca, ya que las corbatas que se pretenden vender son azules... Es increíble que a estas alturas, algunos de los dirigentes no tengan claro que ciertas camisas obscuras con rayas son propias de chulos de putas y narcotraficantes.

Los directivos que estén en las poltronas ya deben tener claro que su tarea son las relaciones públicas y vender la imagen de la “marca URE”, y, además de aguantar la chaqueta y la corbata, tienen que ser conscientes de que van a ser fotografiados y entrevistados por cuantos medios informativos acudan a cubrir el evento, y por lo tanto, no es ninguna mariconada que antes de dejarse ver, pasen por una maquilladora profesional que, incluso a lo largo de las horas y en algún lugar discreto del recinto, los mantenga en forma. Evitar caras demacradas, brillos en las calvas, pelos desordenados, gotas de sudor en los obesos, camisas con sobacos sudados… no es ya que les procure una buena imagen a ellos, sino que vienen a ser la imagen de la URE. Y, si alguno de ellos, ni maquillándolo, ni peinándolo, ni con chaqueta, ni con corbata, pasa el corte de los mínimos exigibles, que lo escondan debajo de una mesa o que se quede en su casa.


(Volver a QRX...)