IGNORAR LA HISTORIA

G. Belay.- EA1RF -------------------------------------------------------------------

(8 enero 2014)

 

 

Interesante debate en el foro de “asuntos internos” de la URE, y como es costumbre, algunos conceptos ignoran la historia reciente y otros parten de errores. El tal Guillermo suelta unos peñazos en los que pretende convencernos a todos (a mí no puede porque no me dejo) de sus ahora limpios deseos de construir una URE adaptada al Siglo XXI. Y dice, sin que se le caiga la cara de vergüenza:

“Invocáis mucho al socio... que si hay que hacer o dejar de hacer... y, sin embargo... yo creo que el socio lo que quiere es TRANQUILIDAD:
Que no se le maree, que esto es un hobbie... que mola tomarse unas cañas... que mola activar una ermita un fin de semana... que mola comentar las tarjetas recibidas o los Dx trabajados... y ya... que el resto sobra.

Tras este aserto lo que los socios de la URE quieren recibir de la asociación se limita a tomar unas cañas (cierto), a activar una ermita (cierto), a comentar las QSL recibidas o los DX trabajados (cierto) y el resto sobra. Entonces ¿en qué se diferencia la URE de los años 50/60 de la URE que pretendemos del Siglo XXI? Porque repasando la colección de revistas desde la fundación, esto de tomarse las cañas o el cafelito, las QSL y los DX, es lo que se hacía y se vino haciendo hasta nuestros días, sin perjuicio de si aquellos socios fundadores y los subsiguientes, son los mismos (alguno queda) o se han ido relevando por imperativo biológico. Y si el resto sobra, que alguien nos explique de qué nos quejamos y qué pretendemos.

Pero este hombre es un iluminado con cierto problema de falta de memoria, y en su peñazo, afirma:

“Lo que no es normal es lo que pasa por TODA la geografía... donde unas secciones no se tratan con otras... arrastrando grupalmente a sus integrantes... y cosas de esas.”

¡Ah, carallo!: ahora resulta que entre las secciones existen enfrentamientos. Y para rematar, añade:

Una bonita herencia que nos han dejado aquellos que se dedicaron a consagrar "la estructura".

Y sigue:

“Una sección que tenga entidad jurídica propia puede decidir un día cualquiera irse de URE y llevarse con ellos su infraestructura, medios, etc. adquiridos y/o mantenidos con el dinero revertido de los socios de URE. Y esto ya ha pasado en URE.”

Para que exista una herencia tiene que existir previamente un deceso. ¿Qué hay de la Unión de Radioaficionados de Cantabria y el cisma con el CT de la URE de Cantabria? Porque, aquel consejo, se constituyó en entidad jurídica y, cuando al presidente fundador no le convino el dictamen de las urnas, decidió que dejaba la presidencia del CT pero se quedaba como presidente de la Unión de Radioaficionados de Cantabria. ¿Y los fondos y el patrimonio que existía, de quién era y qué dice la normativa de la URE cuando se produce un cisma? ¿La URC recaudaba las cuotas o se limitaba a administrar los fondos de las cuotas complementarias de los socios de la URE de Cantabria? El actual presidente de la URE, Fernández, rey de la estulticia, que era vicepresidente de la URC y del CT de la URE de Cantabria ¿estaba en ese cargo voluntariamente, obligado, fue arrastrado grupalmente en el enfrentamiento del presidente de la URC con su sucesor? ¿A cuánto tiempo atrás hay que remontarse para comprobar que en Cantabria siempre hubo enfrentamientos entre unos y otros? Igual resulta que eso de tirar por la borda a los polizones, o de permitir o no que tal o cual se siente a una mesa, o de quedarse con el dinero de los socios de la URE, es práctica diaria entre los socios de la URE de Cantabria. ¿A quién autoriza este pollo para a tomar unas cañas, charlar sobre activaciones o contar las QSL de los DX, en suma: a sentarse en la mesa de la URE y a quién, decide, como lo hacían los fascistas, que no?

Pero... es que según él, hubo una serie de socios (o dirigentes) dedicados a consagrar la estructura... ¿De qué habla este impresentable..? ¿O es que lo que está pretendiendo ahora con sus peñazos no es consagrar una estructura... la que a él le parece la buena mientras tira por la borda a los que piensan de otra manera?

Otro, en el mismo hilo y debatiendo sobre los empleados, deja esta incógnita:

“A lo mejor, los empleados que quedan te dan una sorpresa y como saben que "la calle está dura" aprenden rápido y hacen el trabajo que deja de hacer la persona que se jubila.”

Y un tercero afirma:

“Cuando había 21.000 socios en URE creo que era la misma cantidad de empleados, ahora con casi un 40 % de masa societaria un 8.5 % (te regalo el pico) menos de empleados, creo que no está mal la proporción...”

Cuando se jubile el que se va a jubilar, hay dos o tres, más jóvenes, con capacidad para absorber sus tareas. Sólo hay una que carece de relevo: la corrección de originales de la revista. Por su formación de seminarista conoce bien los fundamentos del latín, y los fundamentos del latín son básicos para dominar la lengua castellana (y el resto de las derivadas del romance). Claro que las nuevas tecnologías nos aportan que, aquel que tome esa tarea, sepa utilizar el corrector ortográfico, algo que bastantes de los que escriben en los foros no se molestan en hacer. Así que, si no del todo, prácticamente hay relevos para el que se jubila, como hace años, los hubo para aquellos que se jubilaron en los años 70, cuando la sede estaba en Hortaleza 2, y parecían insustituibles. Pero nadie es insustituible.

Sobre el número de miembros de la plantilla es palmario que hay desconocimiento. Cuando la URE llegó a tener 21.000 socios la plantilla llegó a tener sobre 15 o 16 miembros. Es cierto que en “la calle hace frío” y que los que ahora trabajan en la URE lo saben. No hay que decirles nada, que ellos procuran hacer las cosas bien… pero no olvidemos que laboralmente funcionan como una empresa, y al frente de una empresa tiene que haber un empresario que sepa decirle a cada uno, cuál es su tarea. Entre esas tareas está la de administrar y la de la estafeta de QSL, esta última es absoluta y necesariamente manual y dadas las toneladas que supone el tráfico, necesita atención y método. En cuanto a la administración, sabido es que se lleva por personal externalizado en Elche.

Y, dicho todo lo que antecede y recordando la historia, resulta que esta directiva, escandalizada, negoció con los miembros de la plantilla hace apenas unos meses, que renunciasen a la claúsula de sus contratos en la que, en caso de despido (justificado o no) la empresa, además de los derechos laborales del correspondiente convenio, serían indemnizados con 10.000 euros por año trabajado. Todos menos uno/a aceptaron a cambio de alguna que otra ventaja cuyo alcance no se ha dado a conocer con la misma ligereza que otros asuntos judiciales. Eso sí, el o la que no aceptó, está ahora en pleito promovido por la URE (por ésta directiva de sabios estultos) y como se sabe, el juez (dicen y yo no lo entiendo) que llamó a los abogados de las partes para que llevasen la denuncia por la vía civil y no por la laboral. Si esto fuese así, en la vía laboral la URE ha perdido el pleito con el empleado/a. Y, si lo ha perdido, alguien tiene que salir a explicar cómo es posible que se metiesen en ese jardín. Y, si fuese cierto lo que dicen que yo no me lo creo de que el juez los llamó y por lo tanto aun no han perdido, esos señores del Pleno que no saben bien qué pintan en ese órgano de control, tendrían que estar exigiendo una explicación pública de cómo aquello que dicen que ganan en Magistratura con este empleado/a, nos ha costado un riñón en aquella presunta negociación para eliminar la penosa cláusula de los 10.000 €. Porque una cosa es cierta: si hay que meterse en pleitos y nos cuentan que casi lo tienen ganado (como el contencioso de Cádiz, jejeje) igual da meterse por uno que por todos. Pero si lo cierto es que lo han perdido, lo normal es que dimitan todos en bloque y entre en funcionamiento la nueva norma estatutaria que dice que se hace cargo de la URE el presidente del Pleno.

Y a todo esto, la lista de indicativos aumenta mientras los rumores dicen que, en diciembre, tiraron de unos 15 kilos de los de antes a cuenta de la cartera de recibos del 2014, para poder llegar a fin de año, y que, a estas alturas, empiezan a llover en Monte Igueldo las devoluciones... ¿Un 10%? Eso serían unas 900. ¿Tan pronto? No me creo nada; soy partidario de esperar diez o quince días más... porque de dinero y santidad, la mitad de la mitad.

Fuera es evidente que hace frío, aunque sea frío laboral. Dentro (en el despacho de la directiva) me temo que están todos congelados. El "niño de papá" nos va a dejar la URE hecha una mierda. Como todo lo que toca.

(Volver a QRX...)