INCONGRUENCIA

 

 

 

 

Un colectivo sin líder es un colectivo a la deriva. Esta situación se agrava cuando las posibles alternativas al liderazgo no tienen otro programa que hacer ruido para tratar de ser vistos y que los miembros del colectivo reparen en ellos. Y surgen las incongruencias.

En la pasada asamblea general de la URE (Unión de Radioaficionados Españoles) se trataron dos asuntos que, si hubiese un líder no se hubiesen llegado a debatir. Pero se debatieron.

Un aspirante a líder con vocación de “saco” de entrenamiento de boxeadores y acreditada ignorancia en asuntos del colectivo, exhibiendo una vez más su carga de odio, propone formalmente que la asamblea acuerde iniciar acciones judiciales contra los anteriores directivos, a fin de que sean condenados a devolver a la URE aquellas cantidades que, por presunta mala administración, la asociación haya tenido que pagar a entidades públicas de las que recibió subvenciones, que fueron deficientemente justificadas.

Como prueba de las presuntas irregularidades de la gestión de estos directivos, presenta y difunde por todos los medios posibles una lista cronológica de los hechos que por una u otra razón han tenido que ver con esas subvenciones, sin precisar en dónde radica el pretendido delito o la irregularidad. Y se olvida de citar nombres y apellidos de las personas presuntamente responsables y la base de partida para entablar las acciones judiciales, pruebas de gestión dolosa… Un churro, propio de un ignorante al que el odio no le permite discurrir ni lo más elemental. Tampoco se puede exigir a nadie conocimientos en Derecho; cierto, pero igualmente y visto lo visto, hay que guardarse de aquellos que van de justicieros para con los demás, y esconden los datos de las vergüenzas que a ellos atañen.

Si las irregularidades estuviesen tan claras y por lo tanto el éxito de las acciones judiciales amarrado, lo normal en un líder es ponerlas en marcha sin tratar de cubrirse las espaldas con el acuerdo de una asamblea, y con su dinero y no con el de todos. Como es un líder de pacotilla, todo lo que pone en marcha es partiendo de que sean otros los que “acuerden” tal o cual cosa, y él, siempre escaqueado de responsabilidades personales, sacando la cresta para que lo veamos. En este caso y por mucho esfuerzo que en las fechas previas desarrolló, la asamblea, y esta ya es una situación repetitiva, lo barrió de manera que no deja lugar a dudas de que, como pretendido líder, además de su ignorancia que lo arrincona, no lo quiere nadie.

En la misma asamblea otros socios presentan una propuesta de concesión de Botón de Oro a otro socio, evidentemente, convencidos de sus méritos. Y siendo esto normal en el procedimiento de “Honores y recompensas”, surge la incongruencia, que si hubiese un líder no se hubiese producido. El socio propuesto para tal recompensa estuvo implicado hasta las cejas en las presuntas irregularidades de las subvenciones, circulando documentos por internet que dieron, y mucho, que hablar sobre su falta de honestidad a la hora de reconocer que su firma, presuntamente, había sido falsificada y, también presuntamente, las cantidades que figuraban como recibidas no lo fueron sino para justificar ante las entidades oficiales, los dineros de las subvenciones.

Volviendo al líder de pacotilla y a sus pretensiones de exigir responsabilidades por gestión negligente, y al escaqueo habitual con el que pretende tomar por tontos a los demás, si en su propuesta hubiese puesto nombres y apellidos de los que presuntamente se beneficiaron de todas estas subvenciones, sin duda, hubiesen aparecido los nombres y apellidos de unos cuantos que en ello, presuntamente, estuvieron y claro, el nombre y apellidos del nuevo galardonado con el Botón de Oro. Al tiempo, si este socio tuviese un poco más de dignidad, cuando sus colegas deciden proponerlo para la recompensa les hubiese agradecido el gesto, pero declinado. Máxime, si en la misma asamblea se van a tratar las dos propuestas y primero se “ve” señalado y cuestionado, y luego galardonado.

La incongruencia es obvia, y la falta de liderazgo, palpable.

(Volver a QRX...)