JUBILACIÓN” DE EAoJC

 

 

G. Belay.- EA1RF.

11/07/14

 

Pues, y según nos cuentan, a excepción de Rajoy y Rubalcaba, y el hijo heredero, al resto del personal lo de la jubilación del ciudadano Juan Carlos de Borbón nos pilló con el paso cambiado, de ahí que estos últimos días estuviesen los aledaños de la Corona en ebullición, y los mentideros de la política atacados por las urgencias que vinieron a provocar esta nueva situación.

Pasados los primeros sobresaltos, Felipe de Borbón es el Rey de España y su padre, tras según el presidente del Congreso, unas medidas chapuceras, ciudadano del censo con ciertos privilegios para evitar demandas de presunta paternidad o denuncias por presuntos golpes de estado. No sé si también pudiese tener alguna por aparcar indebidamente en la Gran Vía madrileña, el “Fortuna”.

A toro pasado, los radioaficionados dejamos de tener un Concurso de SM El Rey, concesión del “jubilado”, y en la URE disponen de un año para solicitar que se mantenga el evento y prisa (si fuese presidente) me daría, no sea que se adelanten otros como ocurriese hace algunos años.

Confuso ha sido el asunto del operativo de EAoJC, indicativo singular e irrepetible (salvo modificaciones que no se han producido en las normas que específicamente lo regulan) que, al parecer y por lo que consta en la insuficiente información evacuada por la Junta Directiva en la última Asamblea General ordinaria: “Detalla las gestiones ante la Casa Real para el uso de EAoJC durante nuestro concurso” fue autorizado su uso al presidente de la URE (¿dónde está el documento?). Porque el indicativo era exclusivo de quien era SM El Rey de España, Juan Carlos de Borbón, pero, una vez que abdica, y siendo la abdicación un acto unipersonal, voluntario e irreversible, ya no puede hacer uso de ese indicativo ni siquiera quien había sido titular del mismo, y raro resulta, insisto, que fuese autorizado un tercero para ponerlo en el aire.

Así que, siendo la última y por lo tanto histórica vez que se escuchó tal indicativo, nos encontramos con la rara coincidencia que el titular no era el rey, ni el operador del entorno de la Casa del Rey, ni la estación estaba ubicada en donde administrativamente está concedida tan especial licencia (palacio de La Zarzuela), pero resulta que, posiblemente, por primera e irrepetible vez (todo ha sido excepcional, histórico e irrepetible), el operador fue Rey de verdad… de Torrelavega. Cuando hayan pasado unos años, este Rey (no el “jubilado”) contará a sus nietos o a los jóvenes colegas, que fue el Rey que operó en el Concurso de SM el Rey con el indicativo EAoJC, algo que, ni siquiera el titular del indicativo llegó a hacer…

Pues nada, que al hilo de estas reflexiones se me ocurre que, bien, que si alguien recibió, aunque nadie la haya visto, autorización para usar ese indicativo en un momento histórico para el Reino de España, y para la URE en particular, nadie mejor que el presidente de la asociación de la que el “jubilado” es Presidente de Honor. Pero claro, ya metidos en momentos excepcionales, las cosas deberían de haber sido tratadas con bastante más transparencia y empaque dado todo lo que de irrepetible conlleva tan singular “jubilación”. Ya que como lo del aforamiento, y bien sincero fue el presidente del Congreso, también terminó en una chapuza.

Y, digo yo: si nuestro Presidente de Honor, Juan Carlos, una vez que se jubila, no ha merecido tener, cómo mínimo, la misma consideración que Juan Martín. ¿Por qué no fue invitado con su esposa Sofía a la Asamblea General y allí sorprendido con el regalo de un crucero por el Mediterráneo?

(Volver a QRX...)