COSAS DE "GOOGLE"

 

 

G. Belay.- EA1RF.

27/01/2015

Pues buscando una información en "Google" me encontré con esta otra referida a mi persona, correspondiente a una sección del diario local "La Región". No es la primera vez que mi nombre y alguna de "mis aventuras" aparecen en esta sección dedicada a hechos de hace 25, 50 o 75 años. Esta vez lo curioso es el hecho de que, cuando era aficionado a la fotografía, participé en ese concurso y lo gané, y no he vuelto a participar en ningún otro (al pasar al campo profesional no sería ético) hasta que muchos años después, ya retirado, me presenté a otro relacionado con el 150 aniversario de la fundación de la Guardia Civil, con unas fotos sobre el adiestramiento de perros. Lo curioso de la información es que recoge dos hechos sobre dos concursos fotográficos, separados por un montón de años (los de mi dedicación profesional a la fotografía) en los que además de ganar el primer premio, fueron los únicos en los que participé. El ejemplar del diario "La Región" corresponde al 6 de julio del año 2009. ¡El inexorable paso del tiempo me llena de nostalgia!

 


Historia en 4 tiempos

La primera foto de Belay


Hace 25 años... Nace el "Caixa Ourense" de baloncesto
Hace 50 años... Las obras del 18 de julio y la primera foto de Belay
Hace 75 años... Don Pío Baroja pernoctó en Orense

(Por Maribel Outeiriño 06/07/2009)

Con el premio que en 1959 le concedía Educación y Descanso, iniciaba el joven Belay (28 años y gestor administrativo en aquel momento) su nueva profesión de fotógrafo que ejerció hasta su jubilación. La foto premiada y publicada en La Región, que introducía ese mismo año la fotografía como una sección informativa más, estaba hecha después de una fuerte tormenta que inundó la Avenida de Buenos Aires en el tramo entre la Avenida de la Habana y Bedoya, que todavía eran caminos, produciéndose el reflejo de la capilla de las Hermanitas en el agua. La hizo con su primera cámara de paso universal comprada a plazos. Fue su primer concurso, el siguiente y último sería ya jubilado al ganar un concurso nacional de la Guardia Civil con motivo de su 150 aniversario, cuerpo al que perteneció durante tres años, con un reportaje sobre los perros adiestrados. En el primero ganó una copa y 50 pesetas, en el segundo 100 mil.

Cuando decide cerrar la gestoría porque no puede afrontar los sobornos de algunos funcionarios, descubre a los emigrantes como clientes ofreciéndoles las fotos de pasaporte más rápido que los demás, aunque más caras. Monta su primer estudio en 1963 en un primer piso de la calle de Santo Domingo cuando los fotógrafos de aquel momento, Sanjurjo, Pacheco, Mazaira y Shrieck estaban todos en locales de la calle. Pronto se dio cuenta que la rapidez era importante en su profesión y ayudado de su Vespa consiguió primeras fotos de actualidad que publicaba La Región.

Belay se define como "un profesional de aquella manera, que no seguía normas pero procuraba ser el más rápido y estar en el momento oportuno", cualidades por otra parte muy periodísticas. Además de aficionado al camping y radioaficionado, los coches serían su tercera, o cuarta, que lo llevaría a convertirse en especialista en fotos de rallys, comenzando por el de Orense, que publicaba en las mejores revistas especializadas del país. Fue el primero en España en publicar en La Región una página dedicada al mundo del automovilismo y el primero en radiar un rally, el de Ourense, en la emisora "La Voz del Miño". Todo esto y más comenzaba hace 50 años con un concurso de fotografía. Su hijo Gonzalo no sólo continúa con el estudio fotográfico, sino que además está recopilando las fotos de su padre dispersas por toda España.

 

CURIOSIDAD:

Me llama un amigo y me dice que aporte una foto de cómo es ahora ese tramo de calle. Pasaron la friolera de 56 años. Los autocares que aparecen aparcados eran de empresas que tenían allí sus respectivas administraciones, una de ellas, del que luego sería conocido empresario en toda España, Eduardo Barreiros, que fue el primero en transformar un motor de gasolina a diesel. Los autocares que se ven no eran ni de gasolina ni de gasóleo, que escaseaba, sino de gasógeno. Muchos lectores no sabrán de qué hablo, pero por insólito que parezca, estos coches llevaban detrás adheridas, como unas grandes estufas en las que se quemaba carbón, y ese era el combustible que hacía andar los motores de autdocares y camiones, todos ellos reliquias de la segunda guerra mundial.

El tramo de calle, como se aprecia en la foto en color, se mantiene prácticamente igual, si bien la mayor parte de los edificios han sido sustiuidos por otros más modernos. La capilla de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados fue desmontada, piedra a piedra, y trasladada a otro lugar. Los edificios que estaban a la derecha e izquierda, eran la parte antigua y la nueva del asilo, y el resto hacia el fondo de la calle un gran muro de una enorme finca que se transformó todo en solar y nuevas edificaciones, con una gran plazoleta en medio. La parte izquierda de la foto premiada apenas tenía edificios, y eran todo muros de fincas de gente de posibles en las que vivían los caseros. Aun queda en pié un edificio de los de aquella época, el único que se ha salvado de la especulación.

Toda esa zona era "mi barrio", que a todos los efectos eran "las afueras", con muchas huertas y un fielato que cobraba unos arbitrios a los que accedían con productos para el mercado; en medio de esa calle jugábamos al fútbol con una pelota de trapo, que hacíamos con una media vieja de nuestra madre, rellena de trapos. Las porterías ean sendas piedras en el suelo. Con frecuencia, en la actualidad, paso por ese tramo y recuerdo mi niñez, pero pocas veces lo hago a pié, casi siempre en coche porque es una de las salidas hacia el pueblo donde ahora vivo.

 

 

(Volver a QRX...)