ARITMETICA LITERARIA

 

 

 

 

Que he sido cocinero antes que fraile lo saben la mayor parte de mis sufridos lectores. Que conozco la cocina y las cacerolas de la URE, también. Que sé leer e interpretar aquello que está escrito, al igual que los lectores, es evidente. Entonces, si leo: “A los que por alguna circunstancia os fuisteis y podáis leer esto, os invito a volver con nosotros” y esto lo escribe el presidente de la URE, Pedro Fernández en un documento oficial dirigido a los “barones” de la asociación, entonces lo que leo debería de ser como la aritmética, en donde dos más dos son cuatro, y no casi cuatro o un poco más que cuatro o ya veremos lo que resulta de la suma.

Es cierto que la aritmética es una ciencia exacta y la literatura no tanto; pero la frase es categórica y está escrita por el presidente expresando un deseo (la vuelta de los que “nos” hemos ido) e, insisto, en un documento oficial difundido posteriormente en RADIOAFICIONADOS.

Si un presidente muestra ese deseo en un documento oficial se supone que no está improvisando; los presidentes, cuando se expresan a través de documentos oficiales escritos, se da por hecho que saben lo que dicen y no lo hacen a humo de pajas sino que lo han meditado y conocen las consecuencias de lo que escriben. De un presidente, que tras escribir aquello que damos por hecho que ha meditado, y después, difundido, damos como seguro que conoce el Estatuto social, sus atribuciones, el trámite de un ingreso o un reingreso, y que, asumido todo lo que queda dicho, ha dado las instrucciones pertinentes a los administrativos para que, según se puedan ir produciendo situaciones de ex socios que se acogen a su llamada, éstos, procedan a ser dados de alta sin mayores trámites.

Mas parece que esto no es así, y que dos más dos no se sabe bien si llegan a ser cuatro… porque aceptada la invitación que se recoge en la frase acotada, desde la Administración de la URE se me indica:

“Acuso recibo a tu correo al Presidente, que acabo de reenviarle”

de lo que concluyo que los reingresos no son tan fáciles como se indica en las instrucciones de la “web” de la URE:

“Si ya fuiste socio de URE y deseas reingresar nuevamente, te indicamos que no es necesario que cumplimentes la solicitud de ingreso, únicamente tendrás que facilitarnos tus datos actualizados (QTH, indicativo, domiciliación bancaria) enviando un correo a tesoreria@ure.es”

Es obvio que los datos que tendría que aportar no cuentan, pues el recibo del año en curso está abonado en enero, y, si no aporto los datos será porque son los mismos que ya figuran en mi ficha administrativa. Parece, por noticias que se recogen en “internet”, que el presidente está de vacaciones en Málaga y que ha acudido estos días a visitar el Museo de CB de San Roque. Pero, repito, en la sede social deberían tener claras las instrucciones, o tan claras como aparecen en la “web” de la URE, que no hay que olvidar que están bajo el título de: “Cómo hacerse socio de la URE”, y, aunque en apariencia se imagina el que allí entra que se trata de captar nuevos socios, resulta que no, que el primer párrafo es el trascrito y por lo tanto se da preferencia a los reingresos.

No entiendo por qué se me indica que mi correo tenga que “verlo” el presidente, porque en vez de dos más dos, igual a cuatro, parece que dos más dos veremos cuánto suman. ¿Dónde dice en las instrucciones de la “web” de la URE que las solicitudes serán presentadas al presidente? Las instrucciones no dejan lugar a error de interpretación:
1.- Deseo de reingresar.
2.- No es necesario solicitar el ingreso.
3.- Actualización (si fuese el caso) de QTH, indicativo, domiciliación bancaria.
4.- Simple correo electrónico.
Y, además, la invitación formal del presidente Fernández.

Está claro que la literatura y la aritmética no van parejas, pero cuando un presidente pide que “todos tiremos del carro” porque “todos somos URE”, que “aportemos ideas” y todo eso, antes del discurso tiene que tener las instrucciones bien dadas para que no surja la más mínima duda de que pueda haber discriminación. Tal cual está planteado en la “web” el reingreso es tan simple como sumar dos, más dos, igual a cuatro. Los administrativos tienen que limitarse a que el que quiere reingresar cumpla las condiciones que en la “web” se señalan. Y punto pelota. A no ser que, bajo cuerda, existan vetos.

 

(Volver a QRX...)