EL "MAS ALLÁ", LA URE, IberRadio, LA PÚNICA Y EL SILENCIO DE LOS BORREGOS

 

 

G. Belay.- EA1RF.

31/08/15

 

Algo huele a podrido… en el “más allá”, que es como se conoce en lenguaje coloquial a Parla.

La “Púnica” sobrevuela a este ayuntamiento con el que la Unión de Radioaficionados Españoles ha establecido relaciones organizativas de la que pretende ser la mayor feria de la radioafición española. Sigue, sin que desde la dirección de la entidad de radioaficionados, se haga una declaración formal de hasta dónde llega el compromiso de la misma, de dónde obtiene los fondos que se le acusa de que ya ha invertido, cómo va a realizar el transporte de la colección de equipos antiguos que bajo el nombre de “museo” expondrá en la feria, qué tipo de seguro han contratado que garantice la integridad el material durante el transporte y la permanencia en la feria, a cuánto calculan que asciende la inversión y cómo esperan recuperar la cantidad invertida, o, en caso de más que presumible déficit, quién correrá con él.

Desafortunadamente, parece que el factótum de esta idea es el secretario general de la entidad, que es público y notorio que mantiene singulares contratas de servicios con el ayuntamiento, algo que en los tiempos que corren hace que los dedos se nos vuelvan huéspedes. Porque ahora resulta que la esposa del tal Marjaliza es la beneficiaria de unos contratos de terrenos para huertos ecológicos, cuyo fin parece que, según los medios informativos, no se cumple o no se cumple en lo previsto. Pero, siempre al hilo de lo que va transcendiendo, cúmplase o no se cumpla el fin deseado, contratas, dinero, subvenciones, mordidas y corruptelas sobrevuelan bajo el conocido paraguas llamado “Púnica”. Así que, en cuanto alguien se refiere al “más allá” sea en términos de contrata de servicios u organización de eventos, lo inmediato y aconsejable es “tocar madera” y alejarse del pestazo que desde allí emana.

Pero claro, en la entidad en cuestión, el presidente actual era vicepresidente de una asociación que optó por el cisma, y siguen pasando los años y nadie explica dónde han ido a parar los fondos aportados por los socios de la Unión de Radioaficionados Españoles de Cantabria; el tesorero actual, tampoco, tras 20 años, ha tenido a bien explicar qué pasó con los fondos de aquella sección cuya presidencia tuvo que abandonar por incompatibilidad; y el actual secretario… con contratas de servicios con el “más allá” tocado por la "Púnica" y conchabando a la asociación en un convenio de colaboración, según parece, secreto, donde nadie sabe quién es el organizador sobre el que gravita la responsabilidad de lo que allí pueda ocurrir. Bueno... si ocurriese algo (que la providencia no lo quiera) ya sabemos quién responderá: El patrimonio inmobiliario de Monte Igueldo, 102.

Y los que tienen la obligación estatutaria de controlar al ejecutivo de la entidad, callados, aborregados, cómplices de lo que pueda ocurrir. Bueno, todos, no. Hay uno o varios que no "tragan" tanta desfachatez, y según las noticias que van llegando, exigen información. Pero ya han recibido el primer aviso en sentido claro y nítido: El que pide explicaciones está influído por terceros no socios que quieren cargarse a la URE. Aquí no cabe otra postura que respaldar a la directiva, haga lo que haga.

Sí, aunque los "metan" en el terreno pantanoso de la "Púnica" y este "aviso" lo venga a dar uno que tiene contratas con el "más allá", cuyo "desnivel" está harto acreditado. Quizás aquel -o aquellos- que no "tragan" y exijen explicaciones, no hayan comprendido que en este tipo de responsabilidades están solos y seguirán solos hasta que ocurra lo que ocurrió en aquella olvidada asamblea de Zaragoza en la que todo lo que desde estas páginas se denunciaba y se achacaba a un viejo chiflado y vengativo que quería cargarse a la URE, resultó que era cierto, y sí, ahí se subieron unos cuantos al carro, entre otros los que ahora okupan las poltronas, y ya, a poco que nos esforcemos, resulta que no fui yo el que inicié aquella batalla, en solitario, con todos estos callados y siguiendo las consignas del "poder", ni más ni menos que lo que está ocurriendo en la actualidad.

La historia se está repitiendo, y todo comienza imponiendo silencio, acojonando a los discrepantes, forzándolos a dimitir de sus cargos, para tapar pequeños fallos que luego se van transformando en agujeros negros y caminos sin retorno. Cuando la mierda les llegue a la boca, entonces dimiten por asuntos personales, y ahí queda eso. "Queda eso"... o no queda nada.


(Volver a QRX...)