EXPLICACIONES NO PEDIDAS... CULPABILIDAD MANIFIESTA

 

G. Belay.- EA1RF.

19/08/15

 

Por si algún despistado no se percató, diré que hasta ahora y en torno a este desagradable asunto, me he limitado a respaldar a una señora a la que no conozco y nunca he visto, y a señalar la grosera e intolerable conducta de unos presuntos radioaficionados machistas; igualmente, la cobardía de uno que se considera “alguien” en este mundillo, por ser incapaz de justificar una acusación, a otro, de nada menos que un delito de robo. Como terceros y subsidiarios responsables, a los dirigentes de un colectivo que se hunde en el fango (o la mierda, para ser más concreto) que ellos mismos generan.

He dejado claro que a los que acuso de intolerable grosería, o de no tener hombría de bien para justificar su acusación del delito de robo, nadie, tenga o deje de tener licencia de radioaficionado, es quién para llamarles la atención y exigirles que abandonen una frecuencia determinada, con el estúpido argumento de que es “frecuencia reservada a emergencias”. No existe, dentro del Reglamento de Estaciones de Aficionado, ningún artículo que obligue a tal estupidez, y aquello que diga que “se recomienda…” ni es de obligado cumplimiento, ni la Internacional Amateur Radio Unión tiene autoridad para imponerlo… ni siquiera a las asociaciones que componen esa federación, y no digamos a los aficionados que no pertenecen a ella. No “veo” al cretino que “entra” en una “rueda” a pretender ser el “policía” que se encarga de poner “orden”, en medio de una calle haciendo de guardia de tráfico corrigiendo a los conductores o advirtiendo a los peatones que no crucen hablando por el móvil… sin que alguno lo mande directamente a la mierda.

Los ciudadanos carecemos de poder coercitivo para obligar a nadie a cumplir normas ni leyes (si tal incumplimiento contemplásemos). Ese poder coercitivo lo tiene en exclusiva el Gobierno del Estado a través de sus cuerpos y fuerzas de seguridad, y sólo desde las atribuciones de la Administración y de los Jueces, se impone su cumplimiento. Por lo tanto, meterse a funciones de “policía” es meterse en un avispero con todos los boletos de la rifa para salir abrasado, como así ha sucedido al cretino del protagonista de esta estúpida historia, que, para colmo de desdichas, no entiende nada, pues ni siquiera sabe leer.

Sólo un cretino puede pretender que contando sus miserias en un foro le “saldrán” los palmeros de turno a aplaudir… y alguno sí ha salido, pero parece que al final, la mayor y más razonada, parte, le ha venido a decir lo que aquí ya se le había advertido: lo de meterse en avisperos.

Pero el asunto suscitado acarrea otras peculiaridades que vale la pena analizar: ¿Qué está pasando en el colectivo, que de un tiempo acá, proliferan las filtraciones de documentos que están sujetos a la LOPD? ¿Cómo llegan los datos de las liquidaciones del “pinchadiscos” a los habituales de la “rueda” en cuestión? ¿Quién está filtrado según qué documentos? ¿Con qué fin se pretende poner contra las cuerdas al “pinchadiscos”?

Según un tal “Torrente” el origen de las filtraciones está en el SG; yo no puedo afirmar tal cosa porque carezco de datos y no acostumbro a tirarme a una piscina sin comprobar si tiene agua. Sí vienen a coincidir estas filtraciones con el acceso del fulano al cargo, y tienen todas el denominador común de partiendo de un documento auténtico establecer una conclusión falsa. El “pinchadiscos” ni robó ni necesita robar nada, pero la manera de filtrar los datos y a las personas a las que se les filtraron, demuestra que existió voluntad de crear la duda sobre su honradez; y sus torpes esfuerzos para justificarse acaban hundiéndolo más en la mierda, como bien le dicen: “Explicaciones no pedidas, culpabilidad manifiesta”. Pero ¿culpable de qué? Culpable de cretinez, de pretender ser el "Rambo" que la Providencia ha designado para restaurar el orden perdido.

Y el mismo sistema en el caso Badajoz”, siempre la información sesgada para sembrar la duda sobre la honradez de otros, como palpable venganza por no seguir las “órdenes” del “poder”.

Es más: el “pinchadiscos”, además de perjudicado por las filtraciones, es a la par difusor de patrañas como, por ejemplo, que yo he sido expulsado dos veces del colectivo. Ni me molesto en pedirle que demuestre tal afirmación, pero ¿qué diferencia existe entre lo que él reclama en la grabación al “señor Koldo” y lo que yo podría reclamarle a él? Ninguna: son dos cobardes, impresentables, lenguaraces, groseros y en suma, merecen el mayor desprecio.

Al final, el “señor Koldo” la aplica la misma medicina al “pinchadiscos” que él reparte. Pues que les aproveche a los dos.

(Volver a QRX...)