CONGRESO URE MOJÁCAR

 

FRACASO DE LA MESA REDONDA DEL ESTATUTO

G. Belay.- EA1RF.

12/12/14

 

 

 

¡¡¡Reconócelo: eres un ignorante y no tenemos ni puta idea, ni de cómo se escribe ni de cómo se hace un estatuto... y estos tíos menos!!!

¡¡¡Tendré que llamar al puto ratón...!!!

¡No jodas... ni se te ocurra!

Por lo menos sabe escribir y se le entiende todo...

 

 

El diálogo figurado responde plenamente al resumen de lo que fue la pretendida mesa redonda sobre “La futura estructura de la URE”, que tuvo lugar en el pasado Congreso de Mojácar. Fue el presidente de la asociación, al presentar el debate, el que admitió sin lugar a dudas y ante la sorpresa general, que no han sabido exponer en el documento que se envió a los socios, la intención real de lo que pretenden. Y va más allá cuando afirma: “No tenemos intención personal ni como junta directiva de modificar nada (…) no queremos perpetuarnos en los cargos como han querido entender algunos.”

Si esto es así y fuese creíble lo que el presidente afirmó, entonces no se entiende para qué se redactó ese documento, ni para qué se llevó a cabo la “mesa redonda”. Si no acertaron a explicarse en el referido documento, lo esperable era que, una vez que se insiste en celebrar el debate sobre la nada y tomada la palabra por el referido presidente, explicase de manera clara, comprensible y sencilla, qué es lo que realmente quisieron proponer en el documento, y, al ponente, al culpable de que se entendiese lo contrario de lo que dicen que se pretende hacer, por las consecuencias bochornosas para la Junta Directiva del resultado, no tener la desfachatez de que se sentase como moderador del fiasco que su ya notoria incapacidad para escribir, redactar normas y debatirlas ha provocado. La frase: “Yo no soy jurista, pero…” se escuchó más de una vez, y, lo inexplicable es que aquel que dice no ser jurista, se empecine en crear normas, cuando un debate sobre una reforma estatutaria no consiste en otra cosa que exponer conceptos, para que más adelante un jurista los articule y la Asamblea General los apruebe.

Pero metidos en lo que pretendió ser un debate (no una discusión) resulta que el presidente ocupa un buen tramo de la hora y media que duró el acto para explicar que, a la llamada de la JD, apenas contestaron “5, o 6, o 7 socios” con opiniones, y que “hubo poco interés”. Y ya es grave el escaso interés de los socios, para que, encima, esos 5, o 6, o 7 que se han preocupado de aportar algo, diga el presidente que no han entendido bien el objeto del documento, porque el ponente no ha sabido redactarlo. ¡Vaya bochorno para el autor del bodrio!

IMPROVISANDO, QUE ES GERUNDIO

En vez de escuchar a los presentes que quisiesen aportar algo al confuso acto, el presidente se extendió en un discurso improvisado (evidente falta de respeto a los presentes) pasando de unos temas a otros, sin aportar nada que no fuese “no queremos perpetuarnos (…) no tenemos intención personal de modificar nada”, y se enrolló con que si hay secciones que tienen 500 socios y cuando abren los locales apenas acuden 4 o 5, que se forman pequeños grupos, que hay que incentivar actividades en las secciones, que la representación en la AG responde al volumen de socios, que no tenemos la intención de modificar nada… pero de la reforma del estatuto y del futuro de la URE, nada de nada. ¡Acojonante!

Como era de esperar, cedió la palabra al secretario general, que figuraba en el programa como moderador del debate y en su momento fue señalado como autor del desafortunado documento. Digamos que eso de que “no tenemos intención de modificar nada” lo dijo el presidente varias veces, pero el SG no participa de esa idea ni de lejos. Este hombre ya pretendió más de una vez modificar las reglas de juego, sigue empecinado en hacerlo y lo grave es que no asume que siendo un experto en chatarras varias es un ignorante en asuntos jurídico/administrativos, pero ahí lo pusieron con el dedo, ahí está, en el lamentable documento se aprecia el resultado, y allí aparece, siniestro, como nada menos que moderador. Descubrió la pólvora al afirmar que el factor económico limita la asistencia a las asambleas y aclaró que no pretenden quedarse con el patrimonio de las secciones, pero tampoco las responsabilidades. Poco más dijo, y si dijo, no se entendió nada.

El discurso improvisado del presidente limitaba cualquier pretensión de exponer ideas del ponente del malhadado documento, de manera que casi, casi, lo que hasta ese momento se escuchó es lo de siempre sobre el escaso interés del socio por participar en los asuntos administrativos de la URE, y estas tonterías sobre el patrimonio y las responsabilidades, cuando todo eso ya está inventado hace años: las secciones que tienen patrimonio se han inscrito como asociaciones con personalidad jurídica, y por lo tanto, son dueñas de su patrimonio y responsables de los actos en los que se involucren como tales secciones independientes. Esto es así en la URE desde 1986. ¿A que juegan?

INVENTAR LA PÓLVORA

Por fin cedieron la palabra a los asistentes, y enseguida tomó el micrófono (cuyos fallos técnicos estaban siendo un pitorreo) EA2AR, para trabucarse al fallarle la memoria, referirse a las verdades del barquero (?), recordar que una sección que no tiene personalidad jurídica viene a ser una delegación, divagar entorno a que las secciones con personalidad jurídica son independientes y soberanas en sus acuerdos, como si fuesen radio clubes, y que habría que estudiar la conveniencia de que pudiesen tener socios que no fuesen a la vez socios de la URE. Del patrimonio de las secciones no se entiende bien lo que dice, pero a estas alturas diría lo de siempre: intocable por parte de la URE; y, si no tienen personalidad, en su condición jurídica de delegaciones, nada de lo que tengan es suyo sino de la URE. Pero de los conceptos básicos de una reforma estatutaria, nada de nada.

DESORDEN

Retomó el micrófono el presidente, dentro de un desorden total, pues la “mesa” iba sobre la futura estructura de la URE, no sobre el presente, y se perdió, siempre improvisando, sobre el patrimonio y la dificultad de la disolución por inviabilidad de las secciones de pocos socios. ¿Qué tarea tiene un moderador? Se supone que mantener un orden en los temas a debatir, y no contribuir al desorden improvisando temas ajenos a la propuesta del debate.

El siguiente en intervenir lo hizo con una pantalla de un proyector encendido detrás, apenas se le veía y sí una especie de sombras chinescas en la pantalla. ¿Aportó algo novedoso? Nada. Que si la abuela fuma. No sé cuándo, al parecer, sugirió unas ideas sobre copiar lo que estaba haciendo la RSGB, y se quejó de haber recibido una serie de críticas (entiendo que mías) y no se le hizo caso por parte de los miembros de la comisión de estatutos. Aclaro que esto es lo que parece que explicó, pues el audio es bastante deficiente. Pero lo traigo a colación como ejemplo de socios que siempre intervienen para decirle a los demás lo que tienen que hacer, cuando lo deseable es que se hubiese integrado en esa comisión, ya que aunque sea copiar, siempre es una aportación. Y claro, ya se me aludió... de manera que por uno u otro motivo, sin mi, parece que no pueden vivir...

Otra vez el presidente con el micrófono, sin que se entienda bien de qué habla, porque se empieza a referir a la Administración, a la ARRL y a la RSGB. En la perorata parece que dice algo que casi estaba aprobado por la Administración, pero que se paralizó, pues la URE a la hora de establecer una relación de sus trabajos para el bien de la radioafición española, sólo consigue acreditar que ese trabajo está circunscrito al bien de sus socios, por lo tanto no puede pretender determinados beneficios. Siempre tratando de adivinar y comprender de qué habla, parece que la ARRL y la RSGB tienen un convenio con sus respectivas administraciones para examinar a los nuevos colegas y expedirles las licencias. Vuelvo a insistir: ¿Qué tiene que ver todo eso con un nuevo estatuto para la URE?

Toma la palabra otro colega, parece que presidente de alguna sección de Andalucía, quizás la de Mojácar, para referirse al patrimonio. El moderador debería de advertirle que se trata de aportar las bases de un estatuto y no de exponer la casuística de una determinada sección, pero, en fin, si el primero en irse por los cerros de Úbeda es el presidente…

El siguiente (siento no tener claro el indicativo) parece que es EA7AEL, y entiendo, dentro de la confusión, que se queja de que a los colegas nuevos se le concedan indicativos vacantes… ¿Tiene algo que ver eso con un borrador de estatuto?

Y ya, la traca: Un colega que anda por el medio del “tiro” de la cámara de video con una cámara de fotos, pide el micro y sin que prácticamente le entienda nadie, cuenta, con cierto enfado, algo que ocurre en Portugal… Otra vez desorden, falta de dirección del debate, temas que nada tienen que ver con el borrador del estatuto. Pero el colega portugués quería desahogarse… y lo hizo.

El presidente, una vez más toma la palabra y dice algo más o menos parecido a que “no estamos aquí para hablar de Portugal” y sin que se sepa cómo, enlaza la intervención del colega portugués con la revista y sus colaboradores. Si lo del colega portugués no venía a cuento ¿qué tiene que ver la revista y sus colaboradores con el borrador del estatuto?

TAMBALEANTE INTERVENCION

Expectación: Pide la palabra EA8AK. Por si algún lector no lo conoce, lo presentaré partiendo de lo que se puede leer en “Wikipedia”:

 

Fernando Manuel Fernández Martín (Santa Cruz de La Palma, La Palma, 29 de mayo de 1943) es un médico y político español.

Licenciado en Medicina y Cirugía (por la Universidad de Navarra, 1965). (22 años)

Diplomado en Neurología (Barcelona, 1966; París, 1967). (24 y 24 años)

Especialista en Neurología y Neurofisiología Clínica (Navarra, 1968).
(25 años)
Doctor en Medicina (1975). (32 años)

Profesor asociado de Neurología (Navarra, 1965-1968). (22 a 25 años)

Profesor adjunto de Patología Médica (La Laguna, 1969-1979); profesor titular de Neurología (La Laguna, 1984). (25 a 35 años)

Jefe del Servicio de Neurología del Hospital Universitario de Canarias en Tenerife (1971-1999). (28 a 56 años)

Diputado al Parlamento de Canarias (1983-1994). (40 a 51 años)

Presidente del CDS de Canarias (1983-1989). (40 a 46 años)

Presidente del Grupo parlamentario del PP (1991-1994). (48 a 51 años)

Presidente del Gobierno de Canarias (30 de julio de 1987 - 28 de diciembre de 1988), (44 a 45 años)

Miembro del Comité Ejecutivo Regional del PP (Canarias, 1991-2004) (48 a 61 años)

Miembro de su Junta Directiva Nacional (1994-1999). (51 a 56 años)

Diputado al Parlamento Europeo (1994) por el PP (51 años)

Vicepresidente de la Comisión de Desarrollo (1999-2001). (56 a 58 años)

Miembro de la Asamblea ACP-UE (1994-2004). (51 a 61 años)

Vicepresidente de la Delegación del Parlamento Europeo para las relaciones con América del Sur-Mercosur (2001-2004). (58 a 61 años)

Presidente de la Delegación "ad hoc" del Parlamento Europeo para Venezuela (2003) y para Bolivia (2004). (60 a 61 años)

Miembro de observación electoral del Parlamento Europeo en diversos procesos electorales en África y América Latina.

Collar de la Orden de las Islas Canarias.

Medalla del Senado de España y otras condecoraciones nacionales y extranjeras.


Libros publicados:

Canarias a mitad de camino (1991)
La Europa que yo veo (1996)
Por la senda europea (1999)
Islas y Regiones ultraperiféricas de la Unión Europea (2000)
De Canarias a la Unión Europea (2002)
Las caras de la pobreza (2005)
Crónicas de América Latina (2005)


Radioaficionado con indicativo EA8AK

Campeón del Mundo de Radioaficionados en 1986 (43 años)
Campeón del Mundo de Radioaficionados en 1985
Campeón del Mundo de Radioaficionados en 1984
Campeón del Mundo de Radioaficionados en 1983
Campeón del Mundo de Radioaficionados en 1982
Campeón del Mundo de Radioaficionados en 1981
Campeón del Mundo de Radioaficionados en 1980
Campeón del Mundo de Radioaficionados en 1979
Campeón del Mundo de Radioaficionados en 1978
Campeón del Mundo de Radioaficionados en 1977
Campeón del Mundo de Radioaficionados en 1976
Campeón del Mundo de Radioaficionados en 1975 (32 años)

(Esto no se lo cree ni el que asó la manteca. No obstante, si espaciamos los años nos encontraremos con que todavía resulta mayor la fantasmada, y conocida la realidad, el currículo resulta harto cuestionable)

Presidente de la Unión de Radioaficionados Españoles.

Medalla de Oro de las Telecomunicaciones.

Piloto de coches.

Navegante.

Sindicalista de UGT.

Recordemos que estudió bajo la sombra del Opus.

Como se puede apreciar, para lograr todos estos hitos en su currículo, tiempo para trabajar poco ha tenido. Tal acumulación de actividades sólo es posible si eres lo que se conoce como “un niño de papá”. Así que de una personalidad como esta cabía esperar las ideas claras sobre un borrador de estatuto, pues no olvidemos que además de haber sido el más breve presidente de la URE (seis meses), fue dos veces vicepresidente. ¿Pero, qué dijo? Pues que para andar por el mundo no hace falta llevar el código penal bajo el brazo, se entiende que referido a que no hay que obsesionarse con hacer un nuevo estatuto sino que a los radioaficionados nos basta con hacer radio. Dijo, también, que en la actualidad la URE está en las mejores condiciones de las últimas décadas… se supone que en esas décadas incluye aquellas en las que fue presidente y vicepresidente y dejó a sus sucesores una asociación asfixiada por las deudas. Mostró un grado extraño de inseguridad para tenerse en pie, tambaleándose, apoyándose constantemente en el borde de la mesa, con lapsus notables de memoria, contorsiones harto cómicas, confundiendo lo que es un área territorial (municipio) con un órgano administrativo (ayuntamiento), y puso de ejemplo al ayuntamiento de Mojácar (luego corrige y dice municipio), y Huércal Overa como posible fusión y la imposibilidad de llegar a tal situación por la negativa de los ciudadanos de estos municipios, que prenderían fuego… no dice a qué o a quién, pero eso pasaría si en la URE se pretendiese fusionar dos secciones. Enorme patinazo: en la URE se han fusionado varias secciones, entre ellas, las tres que había en la provincia de Ourense, en una de carácter provincial, y nadie prendió fuego a nada.

Seguidamente se refirió al individualismo del radioaficionado, que se mete en su cuarto de radio, se pone los cascos y habla con medio mundo pero no habla con sus vecinos. De ideas para un futuro estatuto ni una, pero la sala le brindó unos tímidos aplausos. ¡Qué pena: es 12 años menos viejo que yo, le falla la memoria y casi no se tiene en pie!

SIGUE EL DESPELOTE

Vuelve el presidente que se centra (o se descentra) sobre no sé qué de la Administración… del motivo por el que tiene lugar la “mesa redonda” nada de nada.

Toma la palabra EA7FT (o eso entiendo). No logro enterarme de si propone algo relacionado con el borrador de estatuto, sólo que se llama Paco.

Retorna en el uso de la palabra EA2AR, que dice aquello que la ignorancia de las leyes no exime de su cumplimiento, no logro discriminar si se refiere a la intervención de EA8AK sobre lo del código penal, o qué. Añade que los tiempos han cambiado y que la URE necesita actualizarse… y que cuando Belay y su equipo aportó los actuales estatutos eran muy bonitos, pero ahora hay que actualizarlos. Una vez más y como todos los que intervinieron, no aporta nada de nada. Sí está claro que otra vez aparezco en escena... o me hacen aparecer. Si en el 2011 en vez de acomodarse servilmente al "poder" y a la ignorancia, en aquella comisión de estatutos se hubiese acomodado a la lógica, hoy, la URE tendría un estatuto actualizado y aprobado por la AG. Pero se fue con los ignorantes, con los que reparten coces y navajazos traperos, y así le ha ido.

DESPEDIDA IRRESPETUOSA

Parece que se acaba el tiempo, y el presidente toma la palabra para decir que la clave está en que el socio que se presenta a un cargo se supone que tiene que participar en los órganos de gobierno, si bien no está obligado (claro, sobre todo si tiene que pagarse los gastos de los viajes y hoteles). Después, sin dar el nombre se vuelve a referir a una sección (Barcelona) de las de mayor censo que abre dos días a la semana y apenas acuden dos o tres socios, y el alquiler del local cuesta sobre 7 u 8 mil euros al año. Y ya remata con que seguiremos discutiendo de esto con la comisión y analizaremos por qué la ARRL y la RSGB crecen y nosotros no. Y con un “¡Venga, hasta otro momento!" da por finalizada la “mesa redonda”.

ABURRIMIENTO

La viñeta con que ilustro este QRX es posiblemente ácida, pero realista. Ni el presidente ni el SG tienen capacidad ni conocimientos para sugerir las bases de partida de un borrador de estatutos ni siquiera para ser moderadores. Una vez más les recuerdo el método:

Hay que elegir si queremos una confederación, una federación o una asociación. En cada una de estas posibilidades varían sustancialmente las composiciones de los órganos de gobierno y los derechos y responsabilidades de los asociados, ya que en los dos primeros casos son personas jurídicas y en el tercero personas físicas.

Sin perjuicio de entrar en materia en otra ocasión, y por la experiencia que 18 años de presidencia y otros muchos en cargos de responsabilidad me acompañan, me inclino por la tercera opción porque de las otras dos la primera no tiene encaje en la actualidad y la segunda cada vez que se intentó fue un fracaso. El socio quiere servicios y huye de la política. Los servicios básicos se los procuran desde Monte Igueldo. El resto es su cuarto de radio. Lo demás política.

Los primeros conceptos de una Asociación del Siglo XXI son la separación de poderes: Legislativo (asamblea), ejecutivo (directiva) y judicial (elecciones y disciplina). Cada uno de estos poderes con su presidente y sus funciones perfectamente definidas, y la incompatibilidad para ejercer más que un cargo. El secretario general, con una misión muy clara que es la de levantar actas de los acuerdos de los órganos citados, con voz y sin voto, por lo tanto, profesionalizado y miembro de la plantilla administrativa.

En las reuniones de la asamblea, el presidente del ejecutivo acude a dar explicaciones, no a presidir. Por lo tanto no dirige nada, pues esa función la ejerce el presidente de la Asamblea. A las reuniones de las comisiones, no acude ningún miembro de la directiva, y los cargos electos de esas comisiones son incompatibles con otros cargos e incluso los mandatos más largos, pues, si no, en los periodos electorales estarían también metidos en campaña.

Y como ya me aburre este tema de los borradores de estatuto, los fracasos reiterados y la falta de nivel de los que a ello se meten, me limito a exponer lo que considero básico para pretender un debate en un congreso. Se está repitiendo la historia de hace 30 años, cuando España evolucionaba de una dictadura militar a una democracia, unos cuantos pidiendo un nuevo estatuto y varias directivas (incluida la de EA8AK) prometiendo esa reforma y acumulando fracaso sobre fracaso hasta que en 1985 se aprobó el actual, que a base de reformas a la conveniencia del que manda, ya casi ni se parece a cómo era. Nadie de los que cacareaban pidiendo la reforma tuvo parte en el texto que se aprobaría, porque cacareaban pero ni sabían realmente lo que pretendían ni mucho menos cómo se hacía. Lo mismo que está ocurriendo en esta última década.

¿Alguien sabe qué reformas son las que necesita la URE?

Está claro: Ni puta idea.

 

(Volver a QRX...)