"REY" DE LA ESTULTICIA

 

 

 

 

Semanas más tarde -decía al final de mi anterior QRX- recibí esta carta del presidente Fernández, rey de la estulticia:

8/8/2013

Estimado Gonzalo

Es evidente que mis deseos son sinceros como también que al escribir esto no te tenía a ti precisamente en mi pensamiento. En cualquier caso quiero creer que tu deseo de aportar algo positivo a nuestro futuro también es sincero.

Hemos de agradecerte los años que dedicaste a nuestra Asociación, años que ya fueron recompensados con los más altos honores. Nos indicas que pediste la baja por cuestiones de salud y deseamos sinceramente que estas hayan mejorado aunque obvias lo evidente y es que tu petición de baja se produce tras no recoger sendos certificados y un burofax en el que se te notificaba un nuevo expediente. Sigues envuelto en disputas judiciales, en alguna ya con condena firme, y por tanto aunque nuestra intención es y siempre ha sido sumar, en este caso en particular y vista la problematica que durante estos últimos años se ha ido creando en torno a tu figura, creemos que tu reingreso en nuestra Asociación no generaría ningún beneficio, sino más bien todo lo contrario, creo que podremos prescindir de tu parte alícuota en la financiación del colectivo. Por otro lado ya sé que peco de ingenuo, pero prefiero pecar de esto, de lo contrario ya hemos tenido demasiado en nuestra casa, los excesos cometidos puestos en evidencia en los últimos años son un buen ejemplo.

Por todo ello te agradecemos sinceramente que quieras nuevamente implicarte en nuestra URE, pero también creemos que no es el momento.

Aprovechando que nos has informado de tu nuevo número de cuenta, he dado instrucciones de que se te devuelva la parte de la cuota de este año no disfrutada.
73, Pedro Fernández Rey, EA1YO
Presidente

Si analizamos con calma esta contestación deduciremos que el presidente Fernández, rey de la estulticia, se olvida de cumplir las normas vigentes (y en base al artículo 8-c del Estatuto, incurre en causa de pérdida de la condición de socio: “incumplimiento de un acuerdo de JD”) y decide que los reingresos se establecen según su voluntad, cuando dice: “creemos que tu reingreso en nuestra Asociación no generaría ningún beneficio”, de lo que deduzco que si hubiese acompañado a mi deseo un cheque por valor de unos cuantos millones de euros, el evidente “beneficio” para la URE haría viable mi reingreso.

Dice, también: "Es evidente que mis deseos son sinceros como también que al escribir esto no te tenía a ti precisamente en mi pensamiento”, de lo que también se deduce que cuando redacta esa “tierna” misiva y aunque parezca sincera, resulta que no, que en su pensamiento ya estaba discriminando a determinados ex socios, o por lo menos, me estaba discriminando. O, quizás, a quién tenía en su pensamiento fuese en el secretario general de la URE, Salvador Bernal Gordillo, EA7SB.

El sarcasmo no falta: “Hemos de agradecerte los años que dedicaste a nuestra Asociación, años que ya fueron recompensados con los más altos honores”. Cortés y agradecido, tras discriminarme de manera insólita, y, si nos atenemos a los últimos acontecimientos, muy generoso, algo que no ocurrió con Herrera, al que, a estas alturas, aun no le han agradecido, públicamente, los servicios prestados. ¿Será que no los prestó? ¿Habrá algo más que “asuntos personales” en la inesperada dimisión? Misterio por transparencia.

Y, ahora, juzga mis intenciones y me condena al no reingreso, mediante un criterio que no prueba: “Nos indicas que pediste la baja por cuestiones de salud y deseamos sinceramente que estas hayan mejorado aunque obvias lo evidente y es que tu petición de baja se produce tras no recoger sendos certificados y un burofax en el que se te notificaba un nuevo expediente”.

De nuevo discrimina, pues al afirmar pero no probar, que mi petición de baja se produce tras no recoger sendos certificados y un burofax en el que se me notificaba un nuevo expediente, está haciendo un juicio de intenciones y olvida de que una cosa es la afirmación categórica de “no recoger” y otra que los avisos me hubiesen sido notificados por los funcionarios de “correos”, de tal suerte que la correspondencia electrónica “llega” sin mayores problemas, pero la “certificada” si no estoy en mi QTH, algo normal en una persona que vive sola, y me dejan un aviso en el fondo del buzón, es harto probable que, si no lo abro porque “veo” que no hay cartas que recoger, no pueda intuir que el cartero me haya dejado un aviso de que la URE me está expedientando; por cierto, una vez más.

Pero en esto de las “notificaciones”, el presidente Fernández, rey de la estulticia, olvida algo tan elemental como que las “armas las carga el Diablo”. Porque el argumento con pruebas irrefutables pareciese hecho a la medida para Salvador Bernal Gordillo, EA7SB, secretario general de la URE e instructor de expedientes disciplinarios, pues basta consultar el BOE de fecha 2 de agosto del 2010 (¡Ojo al dato: en estas fechas se estaba formando la candidatura de Herrera!) y nos encontramos con que a este dirigente de la URE le tienen que notificar en el referido BOE porque tras dos intentos practicados en su domicilio no lo encontraron. Entonces, si es a mi a quien se pretende notificar y no se me encuentra, Fernández, rey de la estulticia, dice “no te tenía a ti precisamente en mi pensamiento”, será, digo yo de nuevo, que quien estaba en su pensamiento era Salvador Bernal Gordillo, secretario general de la URE y protagonista (para bochorno de la URE) de ese anuncio del BOE.

Y como las armas es cierto que las carga el Diablo, el motivo por el que se le pretende notificar tiene que ver con el desalojo de una vivienda militar, que ocupaba como domicilio. Y claro, resulta que Salvador Bernal Gordillo, “a efectos URE” no vivía en esas fechas en Ceuta, sino en Algeciras, y como consecuencia y como no se pueden tener dos domicilios “legales”, en cuanto que socio de la URE, no podía (como fue) ser presidente de la Sección de Algeciras y del Consejo Territorial de Andalucía, si vivía en Ceuta.

Por lo tanto y en esto de recoger o no las notificaciones de expedientes, en la URE hay unas normas que como es una asociación democrática rigen para todos igual… menos cuando se trata de Gonzalo Belay Pumares, EA1RF, Socio de Honor, Botones de Oro, Plata y Bronce, ex presidente y, sobre todo, crítico con las actuaciones de los dirigentes de la Asociación. Con el “otro”, Salvador Bernal Gordillo, EA7SB, esas normas, según Fernández, rey de la estulticia, no existen. Será, imagino, porque Fernández, como vengo diciendo, es el rey de la estulticia.

Como también me desea la recuperación de mi salud, y con el mismo derecho que él establece un juicio de intenciones, digo yo que se toma un pelín a chanza el tema. Sepa, Fernández, rey de la estulticia, que entre julio y agosto he tenido que ingresar en tres ocasiones en Urgencias Hospitalarias, la última me tuvo en dique seco los últimos 10 días (19 al 29) y, aunque con el alta bajo el brazo ya estoy en casa, no es menos cierto que con ciertas órdenes de reposo. Eso sí, no tengo pensado palmar… de momento. ¿Y tú?

Un presidente tiene que cuidar lo que escribe o dice en público, ya te lo he dicho anteriormente, y cuando tienes el escaso tacto de decirme:

“Sigues envuelto en disputas judiciales, en alguna ya con condena firme…”

comprenderás que de inmediato te pida si te refieres a mi o a Salvador Bernal Gordillo, secretario general de la URE, pues que se sepa y sepan fundamentalmente los socios de Ceuta, resulta que circula por internet una sentencia sobre una denuncia de unas presuntas amenazas e intentos de agresión de un socio al citado Bernal, en los locales de la URE de Ceuta, donde el principio de la presunción de inocencia se impone a la falta de pruebas suficientes que el denunciante, Salvador Bernal Gordillo, EA7SB, acompañó a su denuncia.

Pues nada, cosas del secretario general que anda metido en notificaciones que no se le pueden hacer y “sale” retratado en el BOE, en disputas judiciales que pierde, o ¡anda: también el BOLETIN OFICIAL CIUDAD CEUTA!

Martes 5 abril 2005

De conformidad con lo dispuesto en el artículo
112.2 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General
Tributaria, y habiéndose intentado la notificación a los
interesados o sus representantes por dos veces, sin que haya sido posible practicarla por causas no imputables a la Administración, se pone de manifiesto, mediante el presente anuncio, que se encuentran pendientes de notificar el acto cuyo interesado y concepto tributario se especifican a continuación:

ACTO QUE SE NOTIFICA:
NOTIFICACIÓN DE EMBARGO DE METÁLICO EN
CUENTAS CORRIENTES / AHORROS EN ENTIDADES
FINANCIERAS

00.004 BERNAL GORDILLO, SALVADOR

¡Ostia, tú, este tío no para de tener asuntos judiciales y administrativos, desahucios, notificaciones que no lo encuentran nunca en casa..! ¿Es que no te habías fijado, Fernández, rey de la estulticia, o sólo me tienes a mi en tu pensamiento? Porque si la URE dices que somos todos, Hacienda ¿qué?

Pues no, no se había fijado, porque su estulticia no para ahí, y sigue pretendiendo meter el dedo en mi ojo, pero se lo está metiendo a Salvador Bernal Gordillo, EA7SB, cuando añade:

en este caso en particular y vista la problematica que durante estos últimos años se ha ido creando en torno a tu figura, creemos que tu reingreso en nuestra Asociación no generaría ningún beneficio, sino más bien todo lo contrario

¡Vale, vale! En torno a mi figura se ha creado problemática porque desde hace una década me he convertido en un crítico insoportable, y, si bien todo lo que denuncio y comento acaba siendo cierto (como reconoce Bernal en el escrito que a continuación analizaré), a los dirigentes les resulto altamente incómodo, aunque a Salvador Bernal Gordillo, EA7SB, estos criterios de discriminación por ser libre y decir al pan, pan, y al vino, vino, nada tienen que ver con su demostrada problemática que en torno a su figura se ha ido creando, como por ejemplo, denuncian sus antiguos colegas de Ceuta en este escrito que no tiene desperdicio:

(Continuará)

(Volver a QRX...)