RENUNCIA EJEMPLAR

 

 

 

 

Pilló a todo el mundo mundial por sorpresa, la renuncia ejemplar del Papa Ratzinger a su pétrea y romana poltrona, de la que desde hace 7 siglos, dicen los vaticanistas, nadie se había bajado salvo por causa tan radical como la muerte. Ratzinger dice que ya no se encuentra con fuerzas, y que por eso lo deja. Los muchos años y el deterioro físico, la Curia romana, la imposibilidad de saber qué se hace en su nombre, le lleva a reflexionar y a comprender que carece de competencia para ejercer ese cargo.

En la URE, y en otros muchos estamentos, como La Moncloa e incluso La Zarzuela, pudiese que una mínima reflexión llevase a los titulares de esas poltronas a comprender que, quizás, las respectivas situaciones críticas por las que atraviesan aconsejarían seguir el ejemplo del Sumo Pontífice, y por eso ya corren decenas de caricaturas y fotocomposiciones donde se entremezclan “papas” con otros personajes. En la URE no ha de ser menos, y a nuestro ínclito presidente Enrique Herrera Arce, administrador de “KCBN Pesca”, tan propicio al “rezo”, no lo vamos a dejar de tratar igual de bien que a Rajoy, a Juan Carlos, a Ana Mato, etc.

Todos esperamos con tremenda “devoción”, que entre sus “rezos”… recordemos: “Hijo de Puta”, “Me importa una mierda que se vayan todos los socios”. “Si no se aprueba la expulsión dimito”, “Al moderador lo mando a tomar por culo” pues eso, que sea cumplidor de sus promesas y proceda a una renuncia ejemplar.

Porque ya, tal cual van las cosas y dado que su camarlengo Salvador Bernal Gordillo, se sabe todos los “rezos” de memoria, ambos a dos, retirados a un convento de clausura, donde el silencio fuese obligado, elevarían sus silentes plegarias por señas al más allá” (o sea: más o menos después de Alcorcón que viene a ser Eurovegas) y todos seríamos felices. Pero cuando digo “todos”, es todos, incluidos Carrillo Luque y Pardeiro, como líderes de las “nuevas generaciones” regeneradoras, sangre vivificante (¡ostias: Eufemiano Fuentes!) transfundida y por los siglos de los siglos, amén.


¡JODER: QUÉ CALOR!

 

(Volver a QRX...)