2CROWDFUNDING"

LA PELA… ES LA PELA

 

 

 

 

Por algún lado (quizás en el foro) aconsejaba al presidente no electo de la URE que una de las principales “armas” para ganarse el afecto del socio, era acercarse a él. Hacerse cercano, escuchar con paciencia (a veces benedictina) sus cuitas, dar explicaciones… y que para eso había que viajar, desplazarse a los actos sociales de las secciones, soportar las reiteradas y a veces plúmbeas entregas de diplomas, sorteos y subastas…

Desplazarse, viajar, gastar dinero de la caja registradora en, a decir de algunos, beneficio propio, pero en realidad y pasados los primeros meses, un peñazo, pues acabas teniendo comprometidos la mayor parte de los fines de semana, que antes eran los que, se supone, dedicabas a la familia, a hacer radio, a estar con los amigos, a ir de pesca o a asistir a los partidos de fútbol del equipo de tu pueblo, o a verlos por la TV.

Estamos comprobando cómo, Fernández, rey de la estulticia, ha tomado nota del consejo y se desplaza por la “piel de toro” acompañado de unos y otros. No hay otra información sobre el gasto que tales viajes supone, ni cuál es el sistema de justificación, que lo que establece el artículo 24 del Estatuto:

“Los miembros de la Junta Directiva y de los restantes órganos de gobierno desempeñarán gratuitamente sus cargos, sin perjuicio de poder ser reembolsados por los gastos debidamente justificados que el desempeño de su función les ocasione, pero no podrán percibir cantidad alguna por adelantado ni se les suministrará tarjetas de crédito con cargo a la URE.”

Por lo tanto ya tenemos dos pistas: “reembolsados” y “no podrán percibir cantidad alguna por adelantado”. Así que, de entrada, quedan discriminados de acceder a cargos dirigentes electos todos aquellos socios que carezcan de recursos económicos suficientes para anticipar los gastos que genere su gestión. El genio que redactó esta chorrada que es pura y sencillamente anticonstitucional, discrimina a los socios en ricos y pobres. Pero hay más: Si un dirigente anticipa de su peculio los gastos de billetes de desplazamiento, de hoteles y restaurantes, el rastro que va dejando de cara a una inspección de Hacienda no es de la URE, sino propio, de manera que le costará bastante acreditar que esos gastos vienen motivados por la gestión altruista ajena a su economía.

Pero ¿qué derecho tiene la URE para obligar a nadie a anticipar dinero de su patrimonio? Evidentemente, ninguno. Pero el que no esté dispuesto a anticiparlo no puede ser candidato a ningún cargo dirigente.

Pongamos que la JD toma el acuerdo de que el presidente y otro directivo, más un intérprete, acudan a una Conferencia de la IARU que dura un semana y tiene un coste por persona importante. ¿Tienen que anticipar el coste de viajes y estancias? En la misma línea, un vocal ha de asistir a una reunión que se celebra en Viena o en Londres… ¿tiene que anticipar los gastos y luego que se los reembolsen? ¿Y si no tiene medios para tales anticipos? Pues eso: los dirigentes no lo serán nunca por sus aptitudes, por sus conocimientos, por su eficiencia, sino por ser ricos o hijos de papá.

Pero, históricamente, según quién era el presidente, en la URE se han utilizado diversos sistemas de financiación de los gastos de los dirigentes. Echemos un vistazo:

Un presidente es invitado por los colegas de Barcelona a unos actos sociales. Decide ir y adquiere los billetes de tren (años 40/50) que los paga con dinero de la URE, así como el hotel en el que se hospeda una noche. Resulta que para los primeros gastos los directivos habían aportado un dinero, y cuando se enteran, montan en cólera y dimiten. El presidente, también monta en cólera, se ofende, y dimite. Los directivos, “des-dimiten” (valga el palabro) y aceptan la dimisión del presidente.

Ya tenemos el primer incidente de la historia de la URE y las primeras dimisiones motivadas por una cuestión de cómo, un dirigente, ha de hacer frente a los gastos que genera su gestión. Y un dato: el presidente había sido “buscado” por su significación social, no sólo en el ámbito de la Radio, sino en el ámbito de la España de la post guerra. Para mayor desconcierto resulta que, los mismos que se escandalizan del gasto y fuerzan su dimisión, inmediatamente, lo nombran Presidente de Honor.

Otro presidente decide que los desplazamientos de los directivos sean en tren y en segunda clase. (En esa época –años 70- ya no había tercera). Vale. Al ceñirse a los trenes y por la duración de las reuniones (en Hortaleza 2) la mayor parte de los directivos se ven obligados a hacer una noche más en Madrid y una cena y un desayuno. El sistema acaba siendo más oneroso que dejar que cada cual elija, dentro de un orden, el mejor medio de desplazamiento, según desde donde venga.

Este presidente va más lejos y pretende ser un ejemplo de cómo no ser una carga para la economía de la URE: No carga sus gastos. Pero resulta que por su profesión viaja prácticamente gratis; en Madrid, se hospeda en una residencia, donde como mucho, satisface un precio simbólico; esa residencia no paga impuestos y los que hacen la comida, limpian las habitaciones, sirven las mesas etc. no cobran porque son soldados…

Otro dirigente de aquella misma época viaja con las mismas condiciones que el presidente y acude siempre acompañado de su esposa. Pero carga los gastos como si pagase los billetes del tren y el hotel.

Otro… (ejemplos “haylos”) se desplaza siempre con su esposa, viene por carretera y carga una cantidad por kilómetro recorrido, y el hotel más la manutención. Pero resulta que en Madrid no pisa un hotel ni de coña, pues se aloja en la casa de su cuñada.

De cómo, entre los años de la fundación y principios de los 80, cada cual trataba de recuperar los gastos, hay decenas de ejemplos. Y de la desastrosa administración de unos y otros, también.

A partir del segundo semestre de 1985 se establece un nuevo y único sistema para los desde aquel momento, cinco directivos: Se pagará una cantidad por kilómetro recorrido y una dieta para alojamiento y manutención. Cada cual es libre de escoger el sistema de desplazamiento y el nivel del hotel o el restaurante. Si se excede, el exceso lo pone de su bolsillo; si ahorra, lo ahorra él. Cada cierto tiempo se adaptan el coste del kilómetro al precio del combustible y la dieta al precio de los hoteles y restaurantes: tres o máximo cuatro estrellas.

El directivo dispone de una tarjeta de crédito con la que extrae el dinero que “va” a gastar, o que gastó. Todos los meses o cada trimestre, pero en cualquier caso en diciembre, tiene que tener presentadas las liquidaciones y justificaciones de sus gastos y extracciones de la tarjeta de crédito, que no pueden exceder de las previsiones aprobadas por la AG ordinaria en el Presupuesto anual para cada miembro de la directiva.

En un principio las tarjetas de crédito eran “oro” con un límite de 500.000 pesetas, pero a partir de un incidente que luego relataré, pasaron a ser “clásic” con un límite de 300.000 ptas. Algún vocal técnico (posiblemente sólo uno, que recuerde) tenía tarjeta de crédito y, por los desplazamientos que tenía que hacer, era el único que disponía de tarjeta “oro”.

El incidente que provocó el mal uso de la tarjeta de crédito “oro” se produjo una “nochevieja”. Un directivo hizo uso de ella en esa fecha, que es evidente que no estaba haciendo nada que tuviese que ver con la URE, y, en vez de avisar al día siguiente al contable para que cargase el gasto en su cuenta personal y abonarlo, no lo hizo, y, en un repaso posterior del presidente a las liquidaciones, aparecía el pago con la tarjeta de crédito de la URE en una fecha, como ya queda dicho, en la que el directivo no estaba haciendo nada que tuviese que ver con su gestión. El incidente se resolvió con la invitación a que presentase la dimisión… antes de que acabase destituido. La presentó, le fue aceptada, y más adelante y como se le abriese expediente disciplinario, fue baja voluntaria.

Alguien es posible que se pregunte qué es lo que pagó aquella “nochevieja” con la tarjeta de crédito de la URE. Importa poco: una cena, unos “cubatas”… pero el hecho de no avisar para que se lo cargasen en su cuenta y que el presidente encontrase esta irregularidad, motivó la pérdida de la confianza y la sospecha de que esto no fuese un hecho aislado.

No es necesario entrar en otros sistemas que se puedan haber empleado a partir del año 2003, ya que los escándalos los conocemos todos. Ignoro si se mantuvieron en la línea de lo que se venía haciendo, pese a todo lo ocurrido con el mal uso por parte de otro posterior presidente de la tarjeta de crédito, ni, ahora, cómo se aplica el artículo 24 del Estatuto. Me consta que, en algún caso concreto, esto de poner el dinero y “ya te lo reembolsaremos”, suena a utopía, pues una cosa es lo que aparentamos y otra lo que realmente tenemos. En cada familia, además de lo que uno pueda pretender que “manda”, hay normalmente una esposa que también tiene algo que decir y lo primero que dice suele ser eso de “¡Ojo con ese cargo que tienes, no sea que nos cueste dinero!” O, directamente, puede que en la “butxaca” no haya de dónde tirar. Estamos en tiempos críticos y a nadie le sobra un céntimo.

Estatutos, códigos éticos, leyes… sirven de poco si la persona se olvida de ser persona. Algún ministro acabó en la cárcel; algún banquero la pisó aunque y por ahora, por poco tiempo; algún empresario se ha instalado para una temporada; algún exalcalde vive entre los platós de TV y la celda; algún todopoderoso presidente de equipo de fútbol pasará media vida encerrado; de tesoreros/senadores de partidos políticos ya sabemos cómo amasan dinero y lo incómodo de vivir entre rejas; algunos políticos se están librando, de momento. Todos ellos se olvidaron de ser personas y se han sentido intocables, y se han forrado.

En la URE no hay de dónde ”sacar” para llegar a tanto, pero más de uno se olvidó de ser persona. Cuando alguien se olvida de ser persona importa poco lo que diga un estatuto, sobre todo si se dice “sí a todo por el bien de la URE”. O, como es el caso del presidente del Pleno, aceptas ser miembro de la directiva a la que vienes obligado a controlar. Porque lejos de ayudar a tener una URE limpia y transparente te conviertes en "amiguito del alma".

 

(Volver a QRX...)