DEL PERSONAL ADMINISTRATIVO

 

 

 

G. Belay.- EA1RF.

14/08/14

 

 

De lo que me llega del foro de la “web” de la URE, destaca un debate en el que uno habla de la transparencia y otros varios, entre palmeros y pretorianos, hablan del tiempo que hace en Australia. Unos intentan mantenerse en las formas (las buenas) y otros salen con las destemplanzas que le son innatas.

Una referencia a una empleada de la URE, quizás equívoca por las diferentes acepciones de la RAE, provoca una nueva salida del secretario general de la URE, que para que tengamos claro su falta de nivel, escribe el nombre de su cargo utilizando mayúsculas en las iniciales. ¡Cojonudo! Con mayúsculas se escriben los nombres de los departamentos, no los de los cargos. ¡Burro!

El personal administrativo tiene algunas armas para mostrar su estado de ánimo. Son asalariados y dado como anda esto de la crisis y las reformas laborales, saben que sus puestos de trabajo no están tan asegurados como hace unos años. Si desconfían de un “jefe”, tratan de ser escrupulosamente cumplidores con las tareas que tienen encomendadas o las que le puedan encomendar, pero tras el buenos días de rigor, se ”encierran” en su trabajo y hacen que no “ven” al presunto “jefe”, que flota por entre las mesas o se enclaustra en el despacho de la segunda planta, y a todos los efectos deja de existir. Cuando se aburre y se da cuenta de que no es lo mismo estar con otros “jefes” de cháchara que hacerlo en solitario, se va. El personal administrativo le desea que todo le vaya bien y se relaja. Dicho en Román paladino y para que se me entienda: Le hacen el vacío.

Ganarse la confianza y el respeto de los miembros de la plantilla administrativa de la URE es, relativamente fácil, o imposible. Depende de la auctoritas y depende de las rajadas. Si ven en ti que tienes la mano firme en el timón, serán tus mejores aliados porque saben que el barco navega con buen rumbo, y lo que para nosotros es una afición para ellos es el pan de sus familias. Si te dedicas a rajar de lo que harías si fueses dirigente, como ellos saben de qué va la URE mejor que nadie, te esperan y se cuidan de ti. Si tienen la mala suerte de verte ocupando una poltrona, y has dicho cosas cómo estas que a continuación transcribo, nunca tendrás su confianza, y se la habrás hecho perder al resto de los “jefes” pues sabiendo tus rajadas, te han sentado en una poltrona.

“Buenas tardes. Gonzalo pues si se va tirando es lo importante y que sea así muchos años.

Los empleados renunciaron a cambio de mejoras en su convenio, creo que eran más días libres y alguna otra contrapartida que ahora no recuerdo, tendría que buscar la noticia en la revista.

La cosa no pinta bien y como empresario diría que para quien pinta peor es para la empleada. ¿ Por qué ?, gane o pierda ese juicio, yo como empresario no me quedaría más remedio que despedirla. Si fuera presidente de URE, también.

Como empresario, nadie, absolutamente nadie en su sano juicio puede mantener una figura que anualmente le crea una posible deuda añadida de 10.000 euros. Además, el empleado al ir a juicio ha roto la confianza empleado-jefe y esa relación ya es imposible mantener.

Como JD, la despediría, la indemnizaría con lo que marca la Ley y los 10.000 euros anuales añadidos, si los quiere que demande.

¿Podrían ser la JD firmante de ese acuerdo declarados subsidiarios?. Ojo no hay que perder de vista esa puerta. Ante el argumento de la desaparición de una Asociación sin ánimo de lucro por hacer frente a una disparatada clausula de blindaje, veríamos a ver que pasa.

Bueno, no le aburro más, que pase una buena Semana Santa.

Saludos.

José, EA4RE.”


Pues sí, este era hace unas semanas el “amigo” Pardeiro, deseándome, en términos de salud, que “siga tirando por muchos años” mientras en “Twitter” su “otro” amigo el presidente me deseaba la muerte. Como se puede apreciar tiene las ideas muy claras en esto de las relaciones entre el empresario y el asalariado, que como tal empleado ha “roto” la confianza “por ir a juicio”. Y ahora, leyendo esas líneas, me entra la duda de quién demandó a quién, si la empleada a la URE o la URE a la empleada. De lo que no hay duda es de la contundencia del argumento: gane o pierda ese juicio, yo como empresario no me quedaría más remedio que despedirla. Si fuera presidente de URE, también. Pero claro, ahora no es presidente de URE, pero es secretario general (con minúsculas) y jefe del personal. Todos, desde la más elemental lógica, están con la mosca tras la oreja. Así que esta nueva rajada del foro suena a carpintería teatral:

“Solamente decirle sr José Víctor que mientras yo sea secretario general de la Unión de Radioaficionados Españoles no voy a permitir ningún menosprecio al personal administrativo.
Ahora mismo doy aviso para que se edite su post.
José M. Pardeiro SGURE.”

Y añade:

“No confundas mi personalidad con mi actitud.
Mi personalidad es quien soy yo, mi actitud depende de quién seas tú.”

Esto de añadir frases de las que circulan por internet tiene su coña: La actitud para con la empleada es esta de “no consentiré…” como si estas personas fuesen menores de edad, o la otra de “no me quedaría más remedio que despedirla.” Mejor gasearla, como nos enseñó el presidente del Pleno.

Su actitud sería la de “ya le dije que es agua pasada (caso honores) y ya no mueve molino. Quien tenia el deber y la obligación de ejecutar los acuerdos de la AG no lo hizo y el órgano que debía vigilar (Plure) también miró para otra parte. Asunto acabado para mi.

¿Seguro, “amigo” Pardeiro? ¿No será más cierto que subido a la poltrona se fue directamente a “liquidarme”?

Obedecen, que es lo suyo, pero no son tontos; creer lo contrario es que los tontos son los “jefes”.

(Volver a QRX...)