PLEITOS TENGAS...

 

 

G. Belay.- EA1RF.

11/junio/2015

 

El recurso de apelación en el "caso empleada" ya tiene sentencia y lo ha ganado la Unión de Radioaficionados Españoles. Como todo está harto debatido, y pese a que la sentencia puede ser recurrida en casación y sin perjuicio de lo que la empleada decida, la conclusión es que como vengo analizando desde hace más de un año, fuese cuál fuese la sentencia, la URE habría perdido.

La sentencia recoje entre los hechos, que se firmaron por parte del presidente Trujillo 12 contratos con 12 empleados. La sentencia recoje que se firmaron por parte del presidente Herrera 11 contratos con 11 empleados y se anularon los otros 11 firmados por Trujillo. La sentencia recoje las condiciones que estos 11 nuevos contratos contienen. Finalmente, la sentencia anula el contrato de la empleada que no aceptó las nuevas condiciones propuestas por Herrera. La sentencia desestima la demanda contra los ex directivos. Por lo tanto, la empleada pierde el pleito y su situación laboral se retrotrae a la que tenía antes de que se firmasen los contratos por Trujillo, el 12 de septiembre del 2009. Pero, los otros 11 empleados que habían renunciado a lo que se conoce como "paracaidas dorado", mantienen las condiciones de los nuevos contratos que también se exponen en la sentencia firmados el 2 de mayo del 2011 por Herrera.

Tras esta sentencia una cosa ha quedado clara: Los contratos suscritos por Trujillo eran abusivos y desproporcionados, no era cierto que se tratase de proteger a los empleados, constituían fraude de ley y por lo tanto, nulos. Pero ¿y los firmados por Herrera? Porque antes de proceder a negociar el cambio de unos por otros, si tan seguros estaban de que los contratos constituían fraude de ley y eran nulos, lo lógico hubiese sido que se denunciasen los 12 contratos sin entrar en negociaciones. Ahora, con esta sentencia, los 11 empleados que aceptaron el cambio de unos por otros, estarán pensando que han ganado, aunque no lo llegasen a plantear, un pleito. Porque sus 11 contratos son válidos y las ventajas laborales que contienen no son "ad futurum" sino que ya las vienen disfrutando desde que se firmaron en el 2011. Y no son, precisamente, bagatelas.

La URE ha ganado el pleito y como dijo el gitano: "Pleitos tengas y los ganes" porque teniendo una sentencia que declara nulo por fraude de ley un contrato, hubiese tenido el mismo resultado para los otros 11.

¿Cuánto están costando, y seguirán costando, estos otros 11 contratos, a los socios? ¿Quién fue el cerebro privilegiado que metió a la URE en ese charco?

Asimismo, la URE pierde el pleito planteado contra los anteriores directivos. Y esto a ojos de un profano se hace confuso: Que la sentencia desestima la demanda contra los anteriores directivos está claro; pero al tiempo recoge que estos han sido expulsados y que, tras recurrir la expulsión ésta quedó confirmada por sentencia judicial y ratificada por sentencia en apelación. Los motivos de los expedientes tampoco deja lugar a dudas la sentencia, que fueron los contratos... Entonces, desde los ojos de un profano no me encaja que haya dos sentencias confirmando la expulsión y una nueva, esta última, desestimando la pretensión de la actual directiva, de que fuesen responsables de los perjuicios causados por, precisamente, la firma de los 12 contratos. Porque, si la expulsión está justificada es palmario que son responsables de los perjuicios sobrevenidos por la firma de los contratos; pero si no son responsables, entonces ¿por qué los han expulsado?

 

(Volver a QRX...)