¡¡¡NECIOS PREPOTENTES!!!

 

 

 

En alguno de los últimos comentarios adjunté dos dictámenes del “gabinete” de abogados, cuyas minutas pagamos entre todos los socios, y de los que el presidente de la Unión de Radioaficionados Españoles, Enrique Herrera Arce (destacado ejecutivo de la empresa “KCBN Pesca” declarada en paradero desconocido e insolvencia temporal en varios boletines oficiales), y el resto de los miembros de la Junta Directiva, no sólo no han hecho caso, sino que hicieron lo contrario de lo que el dictamen aconsejaba, o, mirado de otra manera, hicieron lo que el dictamen que pagamos entre todos decía que no se podía hacer. Y esto, pese a que el dictamen dejaba bien claro que hacer otra cosa que lo que se indicaba era fraude de ley, nulo de pleno derecho o vulnerar los derechos de los asociados a los que se les dejaba en indefensión.

Dictámenes del año 2011, apenas los necios prepotentes asentados en las poltronas.

Hacer lo contrario de lo que pagas a un experto en Derecho, para que te evite equivocaciones, y por lo tanto, obrar a sabiendas de que lo que haces es nulo de pleno derecho, o vulnera la Ley de Asociaciones, o la Constitución, o simplemente el Estatuto de la URE, es una exhibición de necia prepotencia, de chulería, de que te pasas la URE por la entrepierna, de que, como le acusan de haber dicho: “le importa una mierda que los socios de la URE se den de baja”.

Po algún lado sabía que disponía de otro dictamen que anticipaba todos estos criterios, dictamen detallado, exhaustivo, preciso en los conceptos y claro en las conclusiones, y me ha costado un poco de tiempo localizarlo. Así que, para mayor abundamiento en argumentaciones, lo doy a conocer a quienes no lo tuviesen a su disposición, advirtiendo que he suprimido algunos de los folios en los que se recoge parte del texto de nuestra normativa, dado por hecho que la conocemos (o debiéramos de conocer) todos. Este dictamen está realizado por un importante ex dirigente de la URE que, entre sus varias responsabilidades y atribuciones, figuraba la de garante de los derechos de los asociados, con motivo de las dudas que planteaba la sanción impuesta a un socio, al que se le privaba de acceso escrito al foro.

No tiene desperdicio:

(...)

(...)

(...)

(...)

Leídos este y los anteriores dictámenes, la pregunta que surge es: ¿Qué se puede hacer contra estos necios prepotentes?

Los acuerdos vulneran los más elementales derechos de los asociados, no respetan el derecho de defensa, ni las normas por las que se han de regir las sanciones disciplinarias… y parten, a sabiendas de que todo esto lo hacen “por cojones”, de que, la víctima, cuando consiga que le den la razón, los daños son ya irreparables.

 

(Volver a QRX...)

.