El sueño del gran oso blanco

(Diario La Región, de Ourense)

 

 


Pepe Sampayo
07/05/2018



Pensaba, creo yo, que con el frío que hacía para qué gastar fuerzas y que era mejor hibernar hasta la primavera… y así lo hizo. Se durmió sin decirnos cuando volvería a despertar, así que toda esa marabunta de amigos, colegas y compañeros deberá estar atenta porque cualquier día y en cualquier sitio puede aparecer a vuestro lado para enseñaros a hacer el encuadre perfecto de vuestras vidas. Mantener viva su memoria y hacer excelentes fotos porque volverá más crítico que nunca.

Esto va también por sus compañeros de La Región, que tuvieron la fortuna de disfrutarlo en su última temporada profesional y en la que rebosaba felicidad.

Quedan en el recuerdo multitud de anécdotas, vivencias, viajes, carreras, fiestas y demás eventos, rematadas siempre con un buen homenaje culinario. Su capacidad imaginativa para convertir en chuletones una manada de “gallegas” (vacas) o al ver un buen rebaño de corderos, unas majestuosas chuletillas, eran de todos conocida.

En la memoria nos queda el afecto, el cariño y la amistad. Creo que el pasado martes cuando Pablo y yo le dimos un beso de despedida, pensamos que quizá fuera la definitiva, y al menos fue un hasta pronto amigo.

Desde ese cariño recibimos durante estas semanas multitud de llamadas, mensajes y testimonios de muchísima gente que no quería “molestar” pero que lo tenían en su pensamiento e incluso en sus oraciones. La Escudería Ourense y la de Barbadás pierden a uno de sus grandes colaboradores y amigos. Gracias a todos de parte de Gonzalo.

La pandilla de “locos” de los tíos, estuvo desubicada al no poder hacer algo más para revertir la indeseable situación. Pero por otro lado nos toca ser notarios de la inmensa veneración que sentía por el otro gran Gonzalo y de su preocupación por sus problemas. Nos quedó pendiente el arroz de bogavante del 17.

También del inmenso y eterno amor por su Lourdes. De la única mujer capaz de aguantar las innumerables meteduras de pata y de quererlo tal como era y mucho. De algún proyecto frustrado, siempre con Lourdes, que se queda en el tintero y en el que depositaba su afán de mejoría.

Y de la devoción hacia nuestra princesa. Nuestra sobrina y ahijada y su orgullo personal, nuestra Diana, su querida hija. Cuando el pasado año ofrecimos la jefatura de prensa del Rallymix de Barbadás a ella, no pudo disimular el orgullo que sentía por verla convertida en protagonista de algo que él había representado durante los años anteriores. Cuantas aventuras y cuantas vivencias para recordar y cuanto cariño para compartir. Que sepas que tus tíos, padrino y todas las demás ovejitas estaremos ahí para intentar ayudaros a nuestra manera y mantener vivo su recuerdo.

Y tú, querido amigo, si tienes forma dinos cuándo y si no, al menos… dónde.

Mientras tanto y para este viaje un abrigo de cariño de todos tus amigos.

(Volver a QRX...)