ELCHE: SENTENCIA ABSOLUTORIA

 

G. Belay.- EA1RF.

31/07/2018

 

Desde hace unos días ando un poco descolocado. En parte porque mi hija quiere que me vaya a vivir con ella a la ciudad, y en parte porque la salud a mis años es lo que es, y lo mismo estoy por un lado que por otro, que ingresado en "urgencias" para que acompasen los latidos de mi maltrecho corazón a un ritmo lo más parecido a lo normal, posible. Y, en medio de estas idas y vueltas, resulta que me andaban buscando para notificarme que el pasado día 9 tendría lugar el esperado juicio oral por la denuncia de un alto cargo de la Junta Directiva de la Unión de Radioaficionados Españoles, por presuntas injurias, hecho que llevaba nada menos que cuatro interminables años esperando que sucediese, y cuando sucede, pues no me entero. Preocupado, al encontrar un aviso en el fondo del buzón cuando ya había pasado la fecha, me pongo en contacto con mi abogado que me informa que, pese a mi ausencia, el juicio oral se celebró, y que la Juez acordó dar carpezazo a la acusación por haber prescrito sin que se acredite que existieron esas presuntas injurias. La sentencia tiene fecha de ayer 30 de julio, y la he recibido hoy. La parte denunciante, que me pedía 12.000 € de indemnización, tiene ahora 10 días para interponer recurso, si no está conforme con la sentencia. Al estar fundamentada en la prescripción, no parece que tenga mucho recorrido.

Las presuntas injurias están en esta "web" y lo que en ellas digo lo sustento en documentos oficiales y públicos, escritos, todos de puño y letra, y algunos del mismísimo denunciante, donde reconoce hechos que protagonizó y, si hubiesen sido denunciados en su debido tiempo, quizás me hubiesen ahorrado estos "belenes". O, visto desde otra perspectiva, si yo no hubiese desistido de seguir adelante con un expediente disciplinario convencido por dos de los que al parecer eran sus amigos, y al tiempo integrantes de la JD de la URE que yo presidía, el que luego sería denunciante, no formaría parte de la actual JD de la citada URE, ni siquiera sería socio.

El paso de los años te ayuda a coger experiencia, dicen, y ¡mira por dónde! aquellos que por él terciaron, primero uno (que ya falleció) y luego el otro (desaparecido una temporada y luego reaparecido) fueron los dos sucesores en mi cargo, y desleales a más no poder, si bien el primero se lo "llevó crudo" vía tarjeta de crédito y otras maravillas, y el otro acreditó su ya conocida inutilidad.

Un placer, el haber comprobado que personas con amplio crédito (familiar) en burbujas económicas varias, con intérpretes personales, esperasen que un pensionista como es mi caso, le aportase 12.000 € a sus holgadas cuentas corrientes. Y una pena que incurriesen en esto de la prescripción. Lo de la pena no es por lo que me atañe... ¡faltaba más! sino por lo que atañe a los socios de la URE y especialmente a aquellos que formando parte de la Asamblea General, acuden a ella a decir "Sí a todo".

NOTA: Como soy perro viejo, no he dicho ni esta boca es mía hasta que he tenido la sentencia en la mano.

AÑADIDO: Me sorprende que habiendo dejado la URE hace tiempo, me sigan llegando correos y llamadas para ciertas aclaraciones. Una es importante, pues se refiere a los plazos para presentar recurso. La vista oral se celebró el pasado día 9. La sentencia, como dejo dicho, es de fecha 30 de julio y está notificada el 31. El mes de agosto es inhábil en estas cuestiones, así que los 10 días empiezan a contarse a partir del 1 de septiembre y concluyen el día 10.

 

 

 

 

 

(Volver a QRX...)