SE BUSCA SICARIO

 

 

G. Belay.- EA1RF.

15/10/2015

 

 

Un sicario es un asesino a sueldo, alguien que es capaz de cargarse a un tercero por encargo, por servir a quién se lo pide o por dinero o compensación. En las mafias son habituales los sicarios, y en la saga de las películas de “El Padrino”, esa figura está siempre presente.

Un dirigente de un colectivo decide, aburrido de soportar presiones para que tome decisiones que su ética y su moral, y sobre todo su sentido de la Justicia, determinan que no ha de ser instrumento de revanchas ni venganzas, decide, repito, dimitir de los cargos que ejerce e incluso abandonar el colectivo. El que lo presiona tiene la desfachatez de cruzarse con él estos mensajes a través de “wasap”, rastro fétido, mafioso, que retrata hasta dónde ese personaje confunde a un dirigente del colectivo con un sicario al que le pide que “ejecute” a otro que le estorba en su gestión. Y como al final no lo “ejecutó”, le pide explicaciones.

Veamos:

 

O sea y para que se entienda mejor: No sólo "El Padrino" de esta historia presiona al otro hasta aburrirlo y hacerlo dimitir e irse del colectivo, sino que, con una jeta que se la pisa, le pide, en realidad le exige, que "ejecute" al que le estorba y ponga en su lugar a otro... y como no le ha hecho caso, le pide cuentas dejando ese rastro fétido, asqueroso e infumable.

Por ahora basta con esta pequeña muestra de cómo se administra y gestiona el colectivo, por cierto, de utilidad pública. Hay más. Y de tribunales. Pero últimamente ando un poco perezoso en esto de contar novedades y no acabo de sacudirme la galbana que la llegada del Otoño me produce.

Así que… continuará.

(Volver a QRX...)