CUESTIÓN DE CRITERIOS

 

 

 

Acabo de escuchar en la “tele” una última noticia referida al juez Silva, que metió en chirona por dos veces al Blesa y que va a ser juzgado por prevaricación el próximo 21 de abril. Consultada la noticia en internet, aparece en varios medios digitales más o menos con este titular y (acotado lo que me parece relevante) este texto:

"El juez Elpidio Silva logra apartar a dos de los magistrados que iban a juzgarle"

"La Sala de Recusaciones del tribunal madrileño explica en su resolución, a la que ha tenido acceso Servimedia, que los magistrados contra los que ha había recurrido el abogado de Silva “admiten” que participaron en resoluciones anteriores referidas al juez procesado."

Como no soy jurista sino un ciudadano del censo, me limito a exponer la noticia de la recusación y el motivo que la sustenta: “que ambos magistrados admiten que participaron en resoluciones anteriores referidas al juez procesado”. Y, siempre desde mi ignorancia pero como ciudadano del censo, se me ha venido a la memoria una reciente sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid, sobre el asunto de los directivos expulsados, que desestima el hecho probado de que dos de los miembros de la Comisión de Garantías, ante la que habían recurrido, ya habían participado en resoluciones anteriores, como miembros del órgano (Junta Directiva) sancionador.

Tengo que imaginar que es una cuestión de criterios que en cada situación los magistrados aplican, de la misma manera que los árbitros de fútbol “ven lo que ven” en según qué camisetas visten o qué áreas o a qué jugadores tienen que aplicar las reglas de juego.

Pero claro, no faltará quién arguya que no está mal que quienes previamente formaron parte de la referida Comisión, ahora se desayunen con su propia medicina. Y en dosis abundantes, aquel al que le corresponde el cargo de secretario general, pues comienza como instructor del expediente, continúa como miembro del órgano sancionador y concluye como miembro del órgano garante. Raro es que en su momento ninguno de ellos reparase en esta circunstancia (la de que la norma se volviese en su contra) y tiempo tuvieron para en vez de aprovecharse de ella, hacerla más neutral y democrática.

Mañana, porque como es el caso, los cargos son finitos y nunca se sabe lo que el futuro nos depara, pudiese ocurrir que los que ahora se beneficiaron de las lagunas de la norma, mañana, insisto, puedan, como los que ahora se lamentan, ser víctimas de ella.

Por cierto: Dicen que en los pasillos de Magistratura el pasado día uno, el presidente Fernández, rey de la estulticia, charló con el ex secretario general, Baqués, el hombre corcho que andaba flotando por aquellas estancias. Sin venir a cuento, le explicó que “de reingresar se olvidase; que si la cuestión se hubiese planteado antes del recurso que lo hubiesen pensado, pero que ahora ya no había nada que hacer”. ¡Carallo! Este hombre parece que por donde quiera que va siempre lo hace contando confidencias… porque todo esto del reingreso de Baqués, que se sepa, ha sido iniciativa de alguien en el foro, pero nadie ha confirmado que el afectado (o sus compañeros) hayan presentado ninguna solicitud de reingreso. ¿O sí?

Porque si fuese SÍ, eso no se trata en los pasillos sino en una respuesta formal por escrito.

(Volver a QRX...)